Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Ha llegado el momento de la unidad
 

Hoy las organizaciones agrarias y populares ratifican su empeño en lograr transformar las políticas agrarias de este país. Están decididas a arrancar de sus posibilidades la corrupción y el clientelismo en que se ha convertido la democracia colombiana. Vienen a ejercer su poder popular, su poder constituyente.

Alrededor de cuatro mil personas provenientes de todas las regiones del país se concentran en este momento en el Palacio de los Deportes de la ciudad de Bogotá. Luego de extenuantes jornadas de viaje, el campo nuevamente se une con la ciudad, la capital del país se viste de ruanas, ponchos, sombreros y bastones de mando; las calles hablan de zonas de reserva campesina y soplan vientos de asamblea nacional constituyente.

Pero si su trasegar por la lucha y resistencia campesina durante décadas no ha sido fácil, el llegar al tan esperado encuentro tampoco lo fue. Según la comisión de derechos humanos de la Cumbre, conformada por delegados de organizaciones convocantes, las irregularidades y saboteos estuvieron a la orden del día:

–Se reportó robo del bus de la delegación del departamento de Nariño en su paso por el departamento del Cauca.

–Bus del proveniente del Cauca fue retenido por seis horas, de dos a ocho de la mañana en La Tebaida (Quindío).

–Delegación de Caldas retenida en varias ocasiones, la más prolongada en inmediaciones del Alto de Letras.

–Al bus proveniente de la Costa lo detuvieron en Boyacá, la policía nacional decomisó ilegalmente los documentos del vehículo al conductor.

–Delegación de Medellín retenida en cuatro ocasiones en el departamento de Antioquia, la razón que dio la Policía Nacional para detenerlos fue que la hacían porque se dirigían hacia un paro.

A pesar del intento de torpedear el encuentro y la unión de fuerzas agrarias y campesinas, la búsqueda de la reivindicación de las necesidades más sentidas del campesinado, indígenas y afrodescendientes no da más espera. Después de seis meses de intentos fallidos de negociación con el gobierno nacional en mesas departamentales, regionales y nacionales, en los que la falta de voluntad política y dilación del proceso fueron el común denominador, el movimiento agrario y popular se abre paso por medio de la movilización y sigue adelante con su lucha por lograr la paz con justicia social que necesita el campo y la sociedad colombiana en su conjunto.

La construcción de la unidad converge en la Cumbre Agraria: Campesina, Étnica y Popular, para construir el país que desde el campo a la ciudad se sueña. Aquí esta el pueblo construyéndola dispuestos a luchar y caminar juntos hacia ese cambio agrario que por años reclama el país, y así trabajaran de manera conjunta en ocho mesas:

  1. Tierras territorios y ambiente
  2. Economía propia vs modelo de desarrollo
  3. Minería y energía
  4. Cultivos de coca marihuana y amapola
  5. Derechos sociales
  6. Derechos políticos garantías y justicia social
  7. Relación campo y ciudad
  8. Paz, justicia social y solución política

Y tres ejes de forma unitaria, las jornadas que serán divididas en ejes temáticos por día: sábado: Camino a la unidad, domingo: tejiendo acuerdo, lunes: todos y todas a la plaza.

¡Es el momento de nosotros, es el momento de la unidad!
Viva la Cumbre Agraria: Campesina, Étnica y Popular