Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra
:: Magdalena Medio, Colombia ::
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Fuerza Pública hostiga a las organizaciones sociales en Remedios (Antioquia)
Una capacitación en salud y una reunión de líderes comunitarios, asediadas por militares y policías
Milton Mahecha / Jueves 24 de abril de 2014
 

Entre el 14 y el 18 de abril, en la vereda Puerto Nuevo Ité - La Cooperativa (Remedios, Antioquia), se hizo una actividad de capacitación de agentes de salud para el Nordeste Antioqueño, con el apoyo de la ACVC y estudiantes de la Universidad Nacional de Bogotá, cumpliendo con la segunda fase de formación del plan de desarrollo sostenible de la zona de reserva campesina del valle del río Cimitarra.

En la noche del viernes 18, algunos helicópteros sobrevolaron a baja altura el caserío, generando zozobra en la comunidad y entre los asistentes de la actividad, ya que parecía que fueran a aterrizar en el lugar e iniciar un operativo. La comunidad siente mucho temor, ya que se han presentado ejecuciones extrajudiciales contra campesinos en esta región. La preocupación era mayor por quienes habían salido del caserío horas antes para sus fincas.

De esta manera se dejan ver de nuevo los hostigamientos en la región por parte del Ejército Nacional, que de antemano sabía de la actividad que se iba a realizar en Puerto Nuevo Ité. Afortunadamente los asistentes llegaron bien a sus veredas sin ningún inconveniente pero con temor de seguir en la tercera fase que se realizará en junio.

De la misma manera, en el casco urbano de Remedios, cuando sesionaba la mesa comunal por la vida digna de la región, en el salón comunal del barrio Llanos de Córdoba el 31 de marzo y 1 de abril, la Policía llego varias veces al sitio, sin preguntar nada. Una hora después de culminar la sesión, dos policías se acercaron a la presidenta de la junta de acción comunal, preguntando de manera déspota quiénes éramos y qué hacíamos en el salón comunal, cuando de antemano se le envió la invitación al alcalde y al consejo municipal para que participaran en la actividad.

Rechazamos esta acción de la Policía, pues ahí solo estaban presidentes de JAC y líderes de organizaciones reconocidas en la región, y no se realizó la reunión a puerta cerrada ni a escondidas de los organismos de seguridad, ya que las actividades sociales y las reuniones son un derecho constitucional de las comunidades en Colombia.