Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Jaime Restrepo, una amenaza profesional para el campesinado de Colombia
 

La Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina – ANZORC, en representación de los 54 procesos organizativos de campesinos que le apuestan a la figura de Zona de Reserva Campesina como el instrumento para materializar sus ideales de desarrollo rural en búsqueda de una igualdad con justicia social, pretende a través del presente comunicado poner en conocimiento de la opinión publica los siguientes hechos:

El 20 septiembre aproximadamente a las 5 de la tarde, luego de realizada la multitudinaria marcha de cierre del IV Encuentro Nacional de Zonas de Reserva Campesina, y mientras se daba inicio a la programación final, en la tarima ubicada en la calle principal del municipio de Tibú, frente a la alcaldía municipal donde entre otros puntos se dio lectura a la constitución de la Zona de Reserva Campesina de Hecho del Catatumbo. El señor JAIME RESTREPO, señalado públicamente como ALIAS SAMUEL, presunto integrante de las Autodefensas Unidas de Colombia - AUC, en un acto irresponsable, incendiario, y provocador; empezó a distribuir panfletos a los asistentes , en los cuales manifiesta que las Zonas de Reserva Campesina son una guarida de las FARC, entre otros señalamientos del siguiente tenor:

“Las Zonas de reserva campesina son zonas para el monopolio y beneficio de las FARC (…)”

“Las Zonas de Reserva Campesina sirven de guaridas de impunidad para el repliegue y aprovisionamiento logístico de organizaciones criminales como las FARC”

“Las Zonas de Reserva Campesina sirven para la perpetuación de zonas de cultivos ilícitos, narcotráfico, y la minería ilegal como el musculo financiero de las FARC (…)”

Al ser puesto en evidencia, los campesinos encargados de prestar la seguridad del evento junto con miembros de la comisión de derechos humanos del mismo, y el personero del municipio de Tibú, como representante del Ministerio Público, aprehendieron a dicho personaje, y lo condujeron al interior del palacio municipal de Tibú, donde fue entregado a los altos mandos del Ejército y la Policial Nacional, quienes hacían parte del Puesto de Mando Unificado, espacio de interlocución entre representantes de nuestras asociaciones campesinas, y autoridades civiles y militares, para monitorear y dar solución a eventuales conflictos en el desarrollo del IV Encuentro.

Es preciso manifestar, que la actuación de JAIME RESTREPO no solo configura la comisión de varios delitos, sino que además pone en riesgo la vida e integridad de los más de 10 mil participantes del IV Encuentro Nacional de Zonas de Reserva Campesina, quienes debido a los señalamientos de este señor pueden convertirse en objetivo de eventuales ataques por parte de grupos paramilitares y bandas criminales presentes en las regiones donde nuestros campesinos y campesinas viven y construyen país. Así mismo, es importante resaltar que la intención del señor Jaime Restrepo de manchar nuestro nombre y el del IV Encuentro, esperando ser violentado por los participantes, no encontró eco, toda vez que:

Respecto a la contingencia suscitada por Jaime Restrepo, las autoridades de ejército y policía solicitaron la ayuda de los campesinos encargados de la seguridad del evento, para de manera conjunta poder trasladar al susodicho desde la alcaldía a la estación de policía de Tibú, sin que los participantes alterados por las acusaciones desafiantes e infundadas del presunto alias Samuel, pudieran causarle algún daño. Solicitud que fue aceptada.

Por tanto, es preciso resaltar que contrario a las afirmaciones de JAIME RESTREPO en redes sociales, fue gracias a los campesinos que prestaban la seguridad del evento, y quienes aparecen a su lado en los videos y fotografías que el mismo ha publicado en internet; que su integridad pudo ser salvaguardada, desde el momento de su aprehensión hasta cuando fue entregado a las autoridades para su traslado. Hecho del que puede dar fe el Acta del 20 de septiembre de 2014, la cual se anexa a este comunicado, firmada por algunos de los integrantes del Puesto de Mando Unificado entre quienes se encontraban el señor Brigadier General Luis Felipe Montoya - Comandante Fuerza de Tarea Vulcano; Teniente Coronel Fabio Cristancho - Comandante de Policía Norte De Santander; Coronel Jhon Henry Arango – Derechos Humanos Policía Nacional; Secretario De Gobierno De Tibú; Ingrid Cañizales - Coordinadora De Gestión De Riesgo De Tibú; Gustavo León Becerra - Alcalde de Tibú; Representantes del Ministerio Publico, Y Representantes de Las organizaciones campesinas y coordinación del evento.

Por otra parte, comunicamos que ya se realizó la respectiva denuncia en contra de JAIME RESTREPO por los delitos de calumnia, injuria, pánico, amenaza, hostigamiento por razones políticas(…); entre otras conductas; teniendo en cuenta que no es la primera vez que este personaje arremete contra nuestras organizaciones; por el contrario en su proceder, de manera sistemática, constante y reiterada ha acusado a nuestros dirigentes de guerrilleros, y ha interpuesto ya varios procesos penales para judicializar a nuestros líderes y debilitar nuestras organizaciones sociales. Procesos en los cuales hemos podido demostrara ante las autoridades judiciales nuestra inocencia, y la ausencia de nexos de nuestras organizaciones campesinas con la insurgencia.

Por ultimo manifestamos nuestro rotundo rechazo a este tipo de intromisiones, señalamientos, estigmatizaciones, amenazas y ataques en contra del proceso que estamos adelantando en búsqueda del reconocimiento y materialización de los derechos de los campesinos y campesinas de Colombia, y demandamos de las autoridades civiles, judiciales y militares su acción efectiva y urgente para frenar este tipo de actuaciones, y esclarecer las circunstancias de tiempo, modo y lugar respecto al desplazamiento de Jaime Restrepo a Tibú, personaje que manifiesta públicamente estar tan amenazado. Lo anterior teniendo en cuenta las dudas y cuestionamientos que nos suscita la fotografía que Jaime Restrepo público horas antes de los hechos narrados, en donde desciende de un helicóptero artillado de uso privativo de las fuerzas militares, usando la misma ropa con la que aprehendido fue el 20 de septiembre.