Agencia Prensa Rural

Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Enfrentamientos por la cosecha de aceitunas en Palestina
Agencia Prensa Rural / Sábado 4 de octubre de 2008
 

El sábado 4 de octubre, soldados israelíes impidieron, a punta de fusil, que campesinos palestinos entraran a cosechar aceitunas en sus tierras ancestrales cerca de la aldea de Al-Ras en el sureño distrito de Tulkarem.

El grupo había preparado sus provisiones y herramientas para la jornada, y las habían cargado en el tractor de la finca, para dirigirse a los olivares, ubicados en un terreno rocoso y empinado. Al ser abordados por los militares israelíes, sin embargo, la familia fue obligada a bajarse del tractor y llevar el material hasta los olivares a pie, a varios kilómetros de distancia.

El presidente de la junta comunal de Al-Ras, Eid Yaseen, condenó los procedimientos israelíes, explicando que están dirigidos a presionar a los campesinos y confiscar más tierras para el muro del apartheid Israel-Palestina. También subrayó que las autoridades israelíes han incendiado grandes áreas de tierras agrícolas en las semanas anteriores.

El jueves 2 de octubre, fuerzas israelíes detuvieron a Muhammad Abu Haykal, de 42 años, residente de Hebrón al sur de la Cisjordania, cuando trataba de impedir que los colonos israelíes del asentamiento Tal Rumeida, robaran su cosecha de aceitunas.

"Docenas de colonos estaban robando las aceitunas de nuestro campo", aseguro la esposa del detenido, "y cuando mi hijo de 14 años, Mu’taz, trató de detenerlos, fue golpeado. Cuando mi esposo intervino para protegerlo, una patrulla israelí lo detuvo junto a mis hijos Mu’taz y Hussein, de 19 años".

El inicio de la temporada de cosecha de aceitunas coincide con una ola de ataques de colonos contra los palestinos en Cisjordania, y se teme que crezca la violencia por parte de dichos extremistas, que ocasionalmente atacan también a judíos y miembros de las fuerzas de seguridad israelí.

El viernes 3 de octubre, la Corte israelí de Kfar Saba extendió la detención de dos colonos israelíes sospechosos de incendiar olivares palestinos. Según medios israelíes, a cada uno se le ordenó una detención adicional de cuatro días y un tercero fue puesto en arresto domiciliario.

Colonos cerca a Ramallah en la Cisjordania central, y en Hebrón en el sur, se enfrentaron a palestinos y pacifistas que pretendían recoger aceitunas en áreas confiscadas por Israel. Ambos incidentes ocurrieron el viernes 3 de octubre, el último día del Eid Al-Fitr musulmán, que marca el final del mes sagrado del Ramadán.

En Ni’lin, un pueblo palestino al norte de Ramallah, un grupo de activistas internacionales e israelíes se enfrentó con colonos israelíes, cuando acompañaban a los palestinos de dicha aldea a cosechar las aceitunas de sus olivares comunitarios, al pie del muro del apartheid.

Cerca de 40 activistas se enfrentaron a otros tantos colonos. Estos alegaron que el olivar que iba a ser cosechado no pertenece a la familia de Ni’lin que fue a recoger las aceitunas. Los colonos trataron de evitar que los activistas y la familia palestina llegara hasta los olivos.

Algunos colonos luego alegaron que un pacifista atacó a la esposa del colono derechista Itamar Ben-Gvir, quien llevó a su hijito a la manifestación. Los detalles del ataque no son claros, y no se documentaron heridas. El activista acusado del ataque habría dicho a la prensa israelí que la mujer lo había insultado previamente.

En Ni’lin, el doctor Mustafa Al-Barghouti informó a la agencia Ma’an que los palestinos y los activistas finalmente pudieron desalojar a los colonos y cosechar las aceitunas de la familia.

En Hebrón, los colonos atacaron a integrantes de Rabinos por los Derechos Humanos que protegían a un grupo de palestinos que cosechaba aceitunas en un campo cercano.

Según los medios israelíes, la Policía trató de impedir que los colonos expulsaran a los campesinos de esas tierras.

Los Rabinos por los Derechos Humanos dijeron que irían a 40 aldeas palestinas durante esta temporada para garantizar que los colonos y la Policía israelí no hagan daño a las familias palestinas que van a sus tierras comunitarias a recoger las aceitunas.

Durante varios años, activistas pacifistas internacionales e israelíes han viajado a Palestina para ayudar a los campesinos a cosechar los olivares que han sido confiscados por Israel. Algunos de estos terrenos están cerca de los asentamientos israelíes y los campesinos no pueden acercarse sin temor de ser molestados o heridos.

Por otra parte, el viernes en Al-Ma’sara, un área al sureste de Belén, se presentaron enfrentamientos entre el ejército israelí y activistas que marchaban en portesta contra el muro. La marcha conmemoraba el octavo aniversario del asesinato del joven palestino Mohammad Ad-Durra en ese lugar.

Con información de Maan News Agency.