Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

La Zona de Reserva Campesina del Catatumbo: una inciativa del campesinado que quiere la paz
Asociación Campesina del Catatumbo - Ascamcat / Miércoles 17 de febrero de 2016
 

¿Quiénes somos los campesinos del Catatumbo y por qué queremos una ZRC?

Los campesinos del Catatumbo somos víctimas de las múltiples violencias del siglo pasado. Llegamos a este territorio buscando un lugar para establecer nuestros sueños de tener familias felices y prósperas, pero desde que llegamos a estas tierras, fuimos olvidados por el Estado. Perseverar en nuestro territorio ha hecho que la nación colombiana se olvide de nosotros. A la gente de fuera, a los gobiernos y a los militares se les olvidó que los campesinos también somos ciudadanos.

En estas condiciones, la única forma de sobrevivir ha sido organizándonos para habitar la selva, para hacer nuestras propias vías y escuelas. Las ventajas de la vida y el trabajo en comunidad nos han ayudado a seguir viviendo a pesar de que en Bogotá o en Cúcuta a ningún político le importe nuestro destino. Esta lucha por la paz y el territorio nos llevaron a que desde las movilizaciones campesinas de los años 80 y 90 tengamos que exigir a los malos gobiernos que no nos arrebate los territorios que a pulso hemos levantado. Lamentablemente como respuesta de los poderosos obtuvimos 11.200 muertos, 600 desaparecidos y más 100.000 desplazados como producto de la guerra paramilitar contra el movimiento social en la región.

Después de la desmovilización formal del paramilitarismo, nuestras heridas empezaban a cerrar. Sin el asedio pleno de los cañones, los sobrevivientes de la violencia paramilitar empezamos a retomar las agendas políticas que las élites mafiosas intentaron ocultar entre tanta sangre y dolor. La necesidad de constituirnos como organización legalmente reconocida precedió nuestra inquietud de cómo buscar reconocimiento legal de nuestros territorios. Ahí reapareció para nosotros la Ley 160 de 1994 y la figura de la ZRC.

Ya con nuestra organización campesina formalizada decidimos iniciar el proceso de constitución de la ZRC ante el INCODER, nos reunimos en audiencias populares durante los años 2010-2011 en los municipios de El Carmen, Convención, San Calixto, Hacarí, Teorama, El Tarra y Tibú. En el proceso participaron más de 5000 campesinos delegados veredales, realizamos más de 20 talleres corregimentales donde los asistentes firmaron actas de apoyo a la constitución de la ZRC. En su momento, recibimos apoyo institucional de alcaldías, concejos municipales, gobernación departamental, Corponor, Parques Nacionales, entre otros.

¿Dónde queda y qué propone la ZRCC?

Como producto de este ejercicio participativo se construyó el Plan de Desarrollo Sostenible (PDS) de la ZRC y el Plan de Manejo Ambiental (PMA). En estos documentos hemos plasmado la región que soñamos. El objetivo del PDS es presentar nuestra propuesta para la reconstrucción y permanencia de la economía campesina en la región del Catatumbo. Éste propone como parte de las estrategias de reconstrucción del tejido social el reconocimiento integral del campesinado y la redistribución de tierras y bienes en su favor.

En general, el PDS es una propuesta colectiva de resarcimiento y reconocimiento a los campesinos Catatumberos, en tanto que somos víctimas del conflicto armado, de la exclusión social y de la arbitrariedad política.

Vale Decir que la Ley 160 declaró como ZRC todos aquellos territorios del país donde predominan los baldíos y la economía campesina. En ese sentido, consideramos que debe reconocerse la ZRC-Catatumbo como ese territorio con jurisdicción en 7 municipios, 326 veredas, 346.183 hectáreas y habitado por más 110.000 habitantes, porque cumple con los requisitos exigidos por la Ley.

Del total del área, 101.339 hectáreas está ubicadas en el municipio de Tibú. La propuesta en ninguno de sus polígonos presenta traslapes entre la ZRC y los Resguardos Motilón Barí y Caricachaboquira (Catalaura). Tampoco existe traslape entre el polígono de ZRC y las resoluciones del INCORA que adjudican tierras al pueblo Barí. Con la Zona de Reserva Forestal Serranía de los Motilones existe un traslape de 175.020.

¿Por qué la ZRCC aporta a la paz?

1. Puede ayudar a mantener relaciones pacíficas entre el campesinado y el pueblo indígena Barí, pues como se dijo, la propuesta de ZRCC no toca los territorios indígenas actualmente constituidos. Del mismo modo, nuestro interés es respetar los territorios ancestrales y honrar los acuerdos a los que llegamos el 5 de diciembre de 2012. En todo caso, para nosotros, el reconocimiento mutuo entre indígenas y campesinos es un requisito para la Unidad, y la Unidad es un requisito para la defensa del territorio. Consideramos que se debe respetar el derecho a la consulta previa, incluso elevándolo a la categoría de principio del ordenamiento territorial; sin embargo, esto implicaría que debe ser extendido a los campesinos puesto que nosotros también tenemos derecho a decidir lo que pasa en nuestros territorios.

2. Frente a la voracidad de la agroindustria, los campesinos proponemos una relación de respeto mutuo, es decir, consideramos que un país en paz debe incluir no sólo a la agroindustria, sino que también debe incluir a la economía campesina. El gobierno ha dado múltiples “gabelas” jurídicas y financieras a la agroindustria en la región, consideramos que la economía campesina también merece garantías. Consideramos que en pie de igualdad y de respeto equitativo es posible conciliar la coexistencia de modelos económicos en la región, es necesario dejar los señalamientos y abrir escenarios de diálogo franco entre campesinos y empresarios.

3. Frente a la situación predial, los baldíos y la paz el estudio de sustracción de ZRF-SM, que es parte integral del PDS, nos indicó que la informalidad de la propiedad en la zona asciende a por lo menos el 61% de los predios ubicados en el área. La ZRC es una herramienta para darle vigencia a las Unidades Agrícolas Familiares vigentes en la zona, poniendo coto con esto a la expansión irracional de la frontera agrícola y al acaparamiento de tierras en la región.

En resumen, la ZRCC permite la integración de la oferta institucional con enfoque territorial participativo que requiere la implementación de los acuerdos de paz, al tiempo fomenta la creación de alternativas que viabilicen la economía campesina como instrumento para resolver el problema de los cultivos de coca.