Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

CUT defiende a trabajadores del hospital San Francisco en Ibagué
“En ningún momento el trabajador tiene por qué renunciar a sus derechos, derechos que fueron conquistados, adquiridos. Nadie nos lo regaló”. Entrevista con Miguel Ángel Ruiz, presidente encargado de la seccional Tolima de la Central Unitaria de Trabajadores.
Nelson Lombana Silva / Sábado 11 de marzo de 2017
 
JPEG - 43.9 KB
Miguel Ángel Ruiz, presidente encargado CUT Tolima. Foto Nelosi.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT), seccional Tolima, ha planteado una vez más su respaldo irrestricto a la heroica lucha que vienen librando los trabajadores del hospital San Francisco de la ciudad de Ibagué, ante las medidas neoliberales y arbitrarias que viene asumiendo el alcalde médico Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez, primero de liquidar esta institución hospitalaria y ahora fusionarla exigiéndole a los trabajadores que renuncien a todos sus nobles conquistas adquiridas en franca lid y de paso que se rebajen el salario en un 5%, tal como al parecer ocurrió con los trabajadores de la Unidad de Salud de Ibagué (USI).

Las declaraciones fueron del compañero Miguel Ángel Ruiz, presidente encargado de esta seccional de la principal central obrera en Colombia. “La posición nuestra –indicó– es la defensa de los derechos de los trabajadores. En ningún momento el trabajador tiene por qué renunciar a sus derechos, derechos que fueron conquistados, adquiridos. Nadie nos lo regaló. Fue a través de la lucha y hay un reconocimiento”.

Dijo el dirigente sindical que se identifica con la fusión pero sin sacrificar ni los salarios ni las conquistas adquiridas por los trabajadores, en esta oportunidad por los médicos, las enfermeras y las auxiliares de enfermería. “Hemos planteado la fusión con respeto a las plantas de personal y a la antigüedad de las personas, a sus salarios y a su estabilidad”.

La idea del mandatario de que los trabajadores se rebajen los salarios, el compañero Miguel Ángel Ruiz la calificó de catastrófica y gravísima. Al respecto, expresó: “Eso nos parece gravísimo sobre todo de un hombre que llegó a la alcaldía con el apoyo popular”.

Desmiente la versión de Jaramillo Martínez de que hay trabajadores que estarían ganando sueldos que superan los seis millones de pesos. “Es algo muy grave que él tendría que comprobar”, subrayó.

Se lamenta el dirigente sindical del apoyo que esta organización le ofreció en campaña y le pide que abra la puerta del palacio municipal para dialogar y buscar salidas posibles que no perjudiquen a los trabajadores.

La entrevista de la página web www.pacocol.org con el presidente encargado de la CUT Tolima, Miguel Ángel Ruiz, es la siguiente:

—¿Cómo analiza usted la situación de los trabajadores del hospital San Francisco de la ciudad de Ibagué?

—Con los compañeros del comité ejecutivo hemos analizado esta situación que es muy contradictoria de un alcalde que en su propuesta de campaña y plan de gobierno que le presentó al pueblo ibaguereño era la defensa de lo social, era la defensa, precisamente, de la salud.

Nosotros como Central Unitaria de los Trabajadores en conjunto con las demás organizaciones filiales le hemos dicho es que nosotros no estamos de acuerdo con la liquidación del hospital San Francisco en ningún momento. Hemos planteado la fusión con respeto a las plantas de personal y a la antigüedad de las personas, a sus salarios y a su estabilidad, que es lo que podría dar una salida y lo que defendería realmente los derechos de los trabajadores.

Nos preocupa lo que él ha planteado que se terminan 99 contratos el 31 de marzo. O sea, que la gente va a ser lanzada a la calle, quedando 99 familias para engrosar las filas del desempleo más del que existe en Ibagué y el trabajo informal le tocará desarrollar a algunos compañeros en lo sucesivo, situación que nosotros hemos rechazado de plano.

Les ha llegado a plantear algo que nos parece catastrófico para un alcalde que dice ser defensor de la salud: Vincularlos pero que los compañeros tienen que rebajarse el salario y que, a su vez, renuncien a los aumentos salariales y sin ninguna solución de continuidad. Eso nos parece gravísimo sobre todo de un hombre que llegó a la alcaldía con el apoyo popular, le plantee esto a los trabajadores sin ninguna disyuntiva: o lo hacen, o lo hacen. Esto nos parece muchísimo más grave. No da una sola oportunidad de salida plausible.

Nuestra central ha querido hablar con el señor alcalde. Muy pronto estaremos planteando una reunión con él, aunque ya sacamos un comunicado y en las movilizaciones que hemos hecho acompañando a los compañeros del San Francisco, la posición nuestra es la defensa de los derechos de los trabajadores. En ningún momento el trabajador tiene por qué renunciar a sus derechos, derechos que fueron conquistados, adquiridos. Nadie nos lo regaló. Fue a través de la lucha y hay un reconocimiento.

—Según los medios de comunicación, el doctor Jaramillo habría dicho que se había abocado a tomar esta medida porque hay salarios muy elevados en salud y eso son los causantes de la crisis de la salud en este hospital. ¿Qué opinión le merece estas afirmaciones?

—Eso es algo muy grave que él tendría que comprobar. Nos gustaría que el señor alcalde mostrara la nómina de los trabajadores del hospital, cuáles son los que ganan dizque seis millones de salario.

Hasta donde tengo entendido, según los compañeros del hospital, él único que gana seis millones es el gerente y todos no son gerentes en este hospital como para que se diga que todos tienen un salario de seis millones de pesos. Los compañeros tienen un salario básico más unas reivindicaciones conseguidas, pero que en ningún momento un trabajador, un compañero de la base que nosotros llamamos, tenga un salario de seis millones de pesos.

Qué rico que fuera así, porque la necesidad merecíamos ganar más de seis millones de pesos por el trabajo consagrado que hacen los compañeros. Pero eso no es cierto. Y si el señor alcalde tiene como presentarlo, pues que nos diga qué compañeros de enfermería, auxiliar de enfermería, de otros trabajos básicos tienen ese salario y entraríamos a discutirlo. Pero eso no es cierto. El alcalde tendría que demostrar eso.

—Durante la campaña el doctor Jaramillo se mostró antineoliberal, una vez llega a la alcaldía se vuelve neoliberal a ultranza. ¿Por qué esa metamorfosis?

—Eso es algo que preocupa. No sé si se da por el hecho de que cuanto uno está en campaña utiliza siempre las viejas mañas de tratar de convencer al pueblo para supuestamente solucionar problemas, porque la verdad el problema de la salud aquí no se ha resuelto. Pero cuando uno llega al poder se le olvida realmente el compromiso social, porque es que él llega al poder con el apoyo popular y con un compromiso social, y la verdad lo que está mostrando en su administración y en su forma de ejecutarla, en ningún momento está por lo social, o que realmente nos muestre de qué forma nos va a resolver el hospital San Francisco, que yo creo no es el único, también hay otros entes que están en crisis y que habría que aclarar esa situación.

Para nosotros cuando están en el poder son una cosa y cuando quieren llegar al poder son otra. No nos podemos seguir dejando engañar de todos esos politiqueros que de verdad no nos defienden en lo social.

—Alguien dijo que el médico Jaramillo había utilizado la teoría del violín: se apoyó en la izquierda y está tocando con la derecha. ¿Usted qué opina?

—Por las acciones, específicamente con lo de salud ante tanta crisis, ante tanta problemática que no es solamente acá en Ibagué, sino en lo nacional, uno quisiera ver una posición realmente social, una posición humanitaria, una posición con el pueblo, en defensa de los derechos del pueblo. Pero no lo estamos viendo. Por ahí hay otras cosas que se le han dicho al señor alcalde que yo creo que es bueno él entre a reflexionar y entre a reestudiar esa posición y entre a defender a los trabajadores que son los que realmente hacemos el trabajo social, que es el trabajo de la salud, el trabajo con el pueblo, el trabajo por luchar y tener garantías en salud y prestación de servicios.

—¿Cómo han sido las relaciones entre el alcalde Jaramillo y la CUT?

—En el comienzo bueno, porque con él estuvimos en varias reuniones y todo esto se lo planteamos a él. Inclusive, le apoyamos y le dijimos a mucha gente de nuestra comunidad que deberíamos tener en cuenta que era una persona que podía ayudarnos en lo social. En esos términos hemos estado bien.

Últimamente, no hemos tenido reuniones y yo creo que muy pronto estaremos solicitándole a él una reunión para haber cómo aclaramos esta situación y cuál es la posición real que él tiene frente a lo social, porque la de nosotros está muy clarita: es la defensa de los derechos de los trabajadores y no renuncia a ningún derecho, porque esos derechos fueron adquiridos.

—¿Cómo se va a vincular la CUT directamente a esta lucha que libran los trabajadores del hospital San Francisco?

—Lo más lógico es pedirle al señor alcalde una reunión en compañía de nuestros compañeros del hospital San Francisco, solicitarle lo planteado ya en un documento escrito que ya se le hizo llegar por parte de los compañeros del hospital San Francisco, donde vuelvo y le planteo lo que nosotros le estamos solicitando es la fusión, el respeto a las plantas de personal y el respeto a la garantía de los trabajadores. Esa es la posición de la Central. Siempre hemos conservado esta posición y la conservaremos hasta el final. Esperemos que él nos dé la oportunidad de poder charlar, porque hasta ahora con el conflicto del San Francisco, la verdad no hemos podido charlar con él, pero oportunamente le pediremos una reunión para plantear la situación.

—¿Que el alcalde abra la puerta de la alcaldía para en conjunto con el sindicato buscar una salida sin sacrificar a los trabajadores de la salud?

—Creo que es lo más lógico. Si estamos en un gobierno que plantea el diálogo de charlar de llegar a conciliar situaciones, lo más lógico es sentarnos con él, que él escuche nuestras propuestas o sino nos tocará hablar con los trabajadores y los compañeros de la salud en general, no solamente en Ibagué, sino en el departamento del Tolima. Esto puede ser un presagio que no solamente va a hacer con el hospital San Francisco, sino podría ser con todos los entes de salud en el departamento.