Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Entrevistas comandantes de las FARC-EP (III)
"Romaña no guarda odio por nadie. Es un buen comienzo para la vida civil ¿No?"
Diálogo con Édison Romaña, Comandante Bloque Oriental
 

Édison Romaña (Miembro del Estado Mayor Conjunto, comandante del Bloque Oriental, del Frente 53 y de la Zona Veredal de Transición y Normalización de la Playa en Tumaco Nariño) es uno de los hombres más señalados, perseguidos y estigmatizados por los organismos del Estado y por los principales medios de comunicación del país. Édison le permitió al equipo del ECICP conocer una faceta diferente de la persona que está detrás la vida combatiente. El comandante Romaña dialogó sobre su vida personal y los desafíos e incertidumbres a los que se van a enfrentar los combatientes de esta guerrilla una vez dejen las armas y empiecen a luchar con las palabras y las ideas, en un país que todavía ve con cierta desconfianza su inserción en la vida civil y política.

Henry Castellanos, conocido como Édison Romaña, es uno de los tantos combatientes de la guerrilla que aspira poder vivir en paz y confrontarse cara a cara con una sociedad que necesita con urgencia cerrar el capítulo de la violencia e iniciar una nueva etapa donde la verdad y el diálogo directo y honesto sean el punto de partida para lograr esa paz que tanto anhelamos. Así se encontrará la forma de canalizar el rencor, el dolor y la angustia que generaron tantos años de guerra y desprecio por la vida.

Entrevista No. 7
Comandante Edison Romaña
Tema central: Reinserción a la vida civil y cultivos de uso ilícito.

ECICP: Para comenzar nos gustaría saber ¿Cómo ha evolucionado su pensamiento político desde sus inicios en las FARC-EP hasta el día de hoy, teniendo en cuenta dos situaciones: por un lado la situación actual del país y segundo el hecho de que ustedes van a convertirse en una opción política y social en Colombia?

Edison Romaña: Yo ingresé a las FARC como inconforme con la guerra del Estado contra el campesinado, políticamente entendemos que en el camino de la política hay flujos y reflujos; hay cambios a los cuales nos adaptamos porque obedecemos a una filosofía marxista-leninista que nos permite comprender y transformar; somos parte constante del cambio.

Nosotros, las FARC-EP, somos un partido en armas y siempre hemos pregonado la salida al conflicto por la vía pacífica; y este es el momento de la paz. En la actual coyuntura nosotros hemos puesto nuestra parte y la situación actual del país nos induce a transformarnos en una fuerza política permanente, en un nuevo partido político donde quepamos todas y todos.

Nosotros estamos cumpliendo con nuestra parte, pero hace falta mayor compromiso por parte del Estado y la élite dirigente pues ellos son los encargados de poner orden y de parar la violencia contra los más pobres. Dichas élites deben entender que éste es el momento de transformar nuestro país, que en muchos aspectos es de los más atrasados de la región latinoamericana, el papel de los estadistas es entender el país y conducirlo. De un inconforme, en las FARC-EP nos convertimos en seres políticos.

Como opción política y social en diferentes regiones partimos de tener conocimientos de ellas en lo económico, lo social y lo cultural y sabemos que nuestro pueblo cree en lo que ve; por lo tanto para que nuestras propuestas sean realizables debemos tener en cuenta las diferencias. Lo fundamental es que la sociedad y el Estado no pueden ir por lados diferentes, deben estar juntos para que la política sea la expresión y la solución de las necesidades. Ésto es lo que deben gestionar los órganos políticos locales y con ese enfoque se debe impactar a nivel nacional.

ECICP: Entendiendo al fusil como una extensión más de su cuerpo y como un símbolo de respeto y autoridad de los guerrilleros de las FARC-EP ¿Cuál es la sensación, después de tantos años, de dejar esa compañía que estaba con ustedes en el día y la noche?

E.R: El arma es un instrumento más dentro de una forma de lucha para preservar la vida y lograr los cambios que nos proponemos ya que se nos han cerrado otros caminos. La sensación de dejar las armas como compañía permanente y tomar otros instrumentos como el papel, el lápiz y los computadores, para nosotros es sencillamente cambiar de tarea pues siempre hemos tenido esos “nuevos” instrumentos.

ECICP: ¿Qué tipo de ayuda, especialmente relacionada con salud mental y el acompañamiento psicológico, tiene previsto la organización para esos guerrilleros que se desempeñaban muy bien en el campo de batalla y que son precisamente a los que quizás más les cueste alejarse del uso de armas?

E.R: Para ningún combatiente de las FARC va a hacer difícil abandonar las armas. La salud de nuestras tropas se refleja en la alegría permanente, en el trato fraterno y en la crítica y la autocrítica responsable. Somos un ejército revolucionario inspirado en valores y hemos sido formados por grandes líderes ejemplares como Manuel Marulanda, quien era un hombre sencillo, modesto y respetuoso que se preocupó siempre por la educación de los combatientes; como Jorge Briceño que nos enseñó siempre que ser destacado en las FARC implica respetar y hacer respetar la disciplina interna y que la obediencia es un valor, que el reglamento interno nos cohesiona y que es como el alma del ser fariano. Ser destacado en lo militar no es más importante que serlo en el trabajo y el cumplimiento de las tareas diarias, todos estamos preparados para lo uno y lo otro.

ECICP: Hace un tiempo el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, dijo que tenían que revisar el acuerdo alcanzado entre gobierno y las FARC- EP para determinar el nivel de apoyo que su gobierno va a brindar al proceso de paz en Colombia. El secretario hizo especial énfasis en la lucha contra las drogas afirmando que: “Colombia debía mantener en cintura la producción de coca” ¿Cuál es la lectura que usted como comandante hace ante estas declaraciones, teniendo en cuenta que existen territorios en los ustedes hacen presencia y ejercen control en donde hay grandes extensiones de cultivos de coca?

E.R: El gobierno de Estados Unidos representa a un pueblo grande, noble y valiente, por tanto ese gobierno y sus máximos representantes deben comprender que el apoyo a la paz no debe ser inferior que el apoyo a la guerra. El plan Colombia fue plata desperdiciada; lo que se invierta en la paz sí va a dar frutos para ambos países. Nosotros no somos enemigos por siempre de Estados Unidos, ni debemos de serlo; queremos la paz aquí en nuestro país, pero también la queremos para los demás países.

La política represiva contra las drogas también ha sido un fracaso reconocido en todo el mundo, hay que buscar otras salidas. En tiempos de guerra pensábamos en cobrar impuestos a narcotraficantes que estaban en nuestras zonas como medio para poder financiar nuestros planes, tanto ofensivos como defensivos; pero ahora pensamos que nuestros campesinos necesitan una vida tranquila y productiva y lo que se necesita ahora es apoyo para desarrollar seguridad alimentaria y unas formas agrícolas que integren a la sociedad.

ECICP: ¿Qué tipo de iniciativas o proyectos alternativos contempla el nuevo movimiento político frente al tema de los cultivos de coca, la minería ilegal, la palma de aceite en los territorios donde operan las FARC-EP?

E.R: En general los proyectos productivos que se presenten deben estar sustentados en estudios de suelo, estudio de mercadeo, en asistencia técnica y tecnológica y con amplio conocimiento de las comunidades involucradas, sus formas de organización y sus saberes y aspiraciones. En esta zona del pacífico se produce cacao de magnífica calidad pero no hay ningún tipo de procesamientos básicos que proyecten la agroindustrialización del producto. Aquí se le vende el cacao a la empresa Luker de chocolates, pero hay cultivadores que consideran que aquí se podría sacar chocolate en pasta para comercializarlo de manera más amplia. Sabemos que existen pequeños esfuerzos de agroindustria, pero para que eso prospere se requiere compromiso de la comunidad, del gobierno y de todos los actores.

En relación con los cultivos de palma tenemos que estimar la relación de esos cultivos con el medio ambiente, pero hay que demostrar si esos cultivos efectivamente destruyen la capa vegetal o por el contrario garantizan la sostenibilidad agrícola. Eso hay que estudiarlo muy bien para poder hacer afirmaciones.

Frente a la minería no podemos estigmatizar la minería artesanal de causar el desastre ecológico. La reacción de las comunidades de diferentes municipios del país frente a la minería reflejan que es la gran minería la amenaza real contra el medio ambiente. Pero de igual manera no se trata de reprimir, hay que apoyar al minero artesanal y organizarlo de una mejor manera.

El gobierno debe pactar con los pequeños y medianos mineros, llegar a acuerdos y legalizar la actividad para mejorar la producción y para mitigar el daño al medio ambiente y generar empleo en las regiones.

ECICP: Con el nuevo movimiento político que surja ¿Las FARC-EP va a apostarle a los espacios de participación política regional o también van a entrar a la contienda electoral por el poder nacional?

E.R: Para que haya una real participación política en el Estado debe haber inclusión real social ¿Cómo se le puede pedir a los que han sido excluidos y estigmatizados que participen en el Estado? Es el Estado quien debe legitimarse ante los grupos sociales, llegando con salud, con condiciones que garanticen una vida sana, debe haber empleo, productividad, educación, vías y transporte asequible para que la gente no se sienta abandonada y quiera participar para mejorar entre todos y ver formas sociales de progreso y desarrollo. Así si quisiera participar, queremos construir Estado con todos.

A nivel nacional hay tareas mucho más importantes que la contienda electoral, los problemas del país se pueden solucionar apoyándonos todos y cuando los grandes estadistas comprendan que este proceso es una universidad para hacer grandes cambios.

ECICP: ¿Cómo se han sentido los guerrilleros en las ZVTN, particularme en la que usted está, en Tumaco, teniendo en cuenta todos los problemas logísticos que se presentan y los retrasos del gobierno en la adecuación de los espacios donde los subversivos van a instalarse? (Incluyendo la alimentación y la salud).

E.R: La moral de nuestros combatientes es alta, la disciplina como siempre está al orden del día, nosotros los guerrilleros de las FARC somos capaces de transformar la selva o la montaña para hacer de ella campamentos vivibles. En lo político estamos cumpliendo es nuestra mayor motivación, sabemos exigir respeto por los acuerdos y tenemos capacidad de coordinar a nuestras tropas. Nuestros mandos y la guerrillerada tienen formación política y saben comprender las dificultades. En medio de la confrontación hemos mantenido un nivel de vida aceptable en lo que tiene que ver con la alimentación; a pesar de los grandes costos, siempre hemos tenido los medicamentos necesarios para atender nuestras necesidades, hemos tenido médicos en nuestras filas y mucho personal de la salud. Amigos sabemos que necesitamos una salud especializada para nuestros combatientes, esperamos que el gobierno no sea inferior a los retos que implica los acuerdos.

ECICP: Para todos esos combatientes, como usted, para quienes la guerrilla se ha convertido en el hogar ¿Cuáles son los proyectos para que todos estos guerrilleros no queden a la deriva y terminen haciendo parte de una disidencia o en el peor de los casos en alguna banda delincuencial?

E.R: Nosotros no consideramos la reincorporación a nivel individual, nuestros guerrilleros tienen arraigo y lazos familiares en las zonas de influencia. Un proceso de paz estable y verdadero debe reconstruir ese tejido social y comunitario para que tenga sentido. No se trata de desmovilizar a los guerrilleros, se trata es de reconstruir la sociedad colombiana.

El campesinado en Colombia ha sido expulsado y despojado de sus territorios por eso es una compensación histórica razonable la territorialización cultural y comunitaria que permitan la integración.

ECICP: Usted ha sido uno de los guerrilleros más estigmatizado por los medios de comunicación y por los presidentes que han gobernado este país ¿Quién es realmente Henry Castellanos?

E.R: Es un campesino que trabajaba la tierra, que buscaba el sol mañanero para comenzar su jornada de trabajo. Cuando fui desplazado por el paramilitarismo, encontré en las FARC-EP una posibilidad para salvar mi vida y mi dignidad. En las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo, encontré disciplina y respeto, conocí grandes líderes como el camarada Manuel Marulanda y Jorge Briceño o Mono Jojoy como lo llamábamos cariñosamente. Ellos representaban el sentimiento campesino de luchar por un país donde nadie sea humillado donde haya futuro, allí me convertí en comandante guerrillero.

ECICP: ¿Le tiene miedo a la vida civil el comandante Romaña? Teniendo en cuenta que la sociedad colombiana, especialmente la urbana, lo ve como un secuestrador y un guerrillero despiadado.

E.R: En los últimos años la guerra revolucionaria en nuestro país se ha desarrollado en regiones lejanas; después del gobierno de Uribe las ciudades no han vuelto a sentir el rigor de la guerra y algunos medios de comunicación se encargan de sembrar el odio. La gente en las ciudades cree que el conflicto no los toca, que no es con ellos. Pero miremos las ciudades y sus barrios y recordemos si nuestros padres, tíos y abuelos no llegaron a la ciudad como desplazados. O sino digan dónde están los más de ocho millones de desplazados, si no es en los cordones de miseria de nuestras ciudades. Y en cuanto a la estigmatización siempre pasa lo mismo con los revolucionarios y los rebeldes: que al principio son víctimas, pero cuando atacan a sus victimarios se convierten en villanos.

En una guerra los buenos no son tan buenos como los pintan, ni los malos son tan malos; sólo que unos son capaces de imponer su voluntad ante los otros. El Estado colombiano y las élites de los privilegiados han sembrado la violencia y ¿Acaso son recordados como violentos?. Nosotros nos hemos defendido y hemos atacado cuando corresponde, y hoy nos corresponde hacer la paz.

Henri Castellanos, Romaña, no guarda odio ni rencor por nadie. Es un buen comienzo para la vida civil y la actividad política ¿No?

ECICP: Muchas gracias por su tiempo comandante Romaña.