Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

En riesgo implementación de acuerdos por arremetida paramilitar
Agencia Prensa Rural / Miércoles 3 de mayo de 2017
 

Después de los homicidios contra excombatientes de las FARC–EP, los paramilitares de forma sistemática continúan asesinando a sus familiares. Así hizo referencia Marcos Calarcá, representante de la guerrilla en el Mecanismo de Monitoreo y Verificación (MM&V), quien dijo a Noticias Uno que “no es un hecho esporádico, sino que obedece a toda una planificación, nadie puede hacer ese tipo de operaciones de impacto nacional sino tiene una organización atrás”.

De la misma forma, Calarcá manifestó que aunque los paramilitares cambien de nombre siguen siendo los mismos que quieren aniquilar al movimiento social y a todos aquellos que estén comprometidos con la paz.

A pesar de esta situación, el Gobierno Nacional persiste en no reconocer a estos grupos como paramilitares o sucesores de las autodefensas. Al respecto, la Fiscalía asegura que estas agrupaciones no tienen conectividad, ni un accionar contrainsurgente, manejando de nuevo la tesis de que estas acciones son aisladas y no obedecen a un plan general.

Por tal razón, estos hechos han sido denunciados por diferentes organizaciones sociales, defensoras de DDHH, que han llamado la atención frente a la arremetida paramilitar contra todos aquellos que defiendan la implementación de los acuerdos de paz.

A pesar de que las denuncias se han hecho en todos los niveles, los asesinatos continúan sin poder frenar esta oleada de violencia, que en primer momento atacó a los líderes sociales que se la jugaron por la paz y ahora con los excombatientes y sus familias.

A lo anterior se agrega que cada vez los paramilitares están más cerca de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización, como ha sido reportado por las FARC-EP al Gobierno Nacional y al MM&V.

Los excombatientes están preocupados, puesto que en zonas donde debería estar el ejército y las instituciones del Estado ahora hacen presencia grupos armados, paramilitares que han amedrentado a las poblaciones donde la insurgencia hizo presencia. Con listas en mano, panfletos, desplazamientos, asesinatos y patrullajes estos grupos están en contra de la implementación de los acuerdos de paz.

Casos particulares han ocurrido cerca de la ZVTN Juan Carlos Castañeda, ubicada en la vereda Carrizal, Remedios, Antioquia, donde han aparecido mensajes y grafitis intimidantes por parte de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AUG), uno de los tantos tentáculos del Clan del Golfo, quienes obran y son herederos de las AUC.

Tanto las organizaciones sociales como excombatientes de las FARC-EP exigen el cumplimiento del punto 3.4 del acuerdo final que dice:

“Acuerdo sobre garantías de seguridad y lucha contra las organizaciones y conductas criminales responsables de homicidios y masacres, que atentan contra defensores/as de derechos humanos, movimientos sociales o movimientos políticos o que amenacen o atenten contra las personas que participen en la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz, incluyendo las organizaciones criminales que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo”

Por tal motivo, estos colombianos reclaman al Gobierno Nacional que el país no repita los sucesos ocurridos con la Unión Patriótica, donde se aniquiló sistemáticamente a este partido político, bajo la mirada y complicidad del Estado.