Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

El paro nacional de docentes en Colombia en pie de lucha
“Hoy tenemos en el haber tres maestros que han sido asesinados por los esbirros y las balas del régimen. Eso desde ya lo condenamos. Pero ante todo, el magisterio mantiene su firmeza y su actitud de mantenerse firme hasta que logren realmente unas conquistas del pliego de peticiones”
Nelson Lombana Silva / Lunes 12 de junio de 2017
 
JPEG - 51.6 KB
Foto: Nelosi.

El paro nacional de los docentes en Colombia en pie de lucha reclama más dinero para este importante renglón, curiosamente cuando el presidente Juan Manuel Santos ha hecho más alharaca de darle prioridad a esta.

La combativa, vistosa y pacífica protesta se realizó ayer en la ciudad de Ibagué con el cacerolazo, donde cientos y cientos de maestros, padres de familia, estudiantes y líderes de izquierda se tomaron la carrera tercera, desde el parque Andrés López de Galarza, ubicado en la calle 19, hasta el parque Manuel Murillo, calle 10.

Haciendo sonar las tapas de las ollas, los pitos, tambores, etc., los manifestantes llamaron la atención sobre la lucha que están librando y la necesidad de que el pueblo en su conjunto apoye la solicitud expresa que hoy el magisterio le está haciendo al Gobierno nacional.

No hay en el rostro de los docentes cansancio, hay disposición de lucha y combatividad ante un régimen profundamente neoliberal y complaciente con los dictámenes de los Estados Unidos. Todo indicaría que Juan Manuel Santos tiene dinero suficiente para la represión y no para la educación.

La protesta callejera se debe entender como una clase magistral que nos llama a tomar conciencia social y de clase, a entender la realidad dramática que hay en Colombia con dos clases sociales antagónicas: una minoría que usufructúa el poder a las anchas y una mayoría que tiene que protestar hasta por reclamar migajas. Eso nos debe indignar. No podemos seguir obnubilados e indiferentes. La lucha de clases descubierta y desarrollada científicamente por el marxismo-leninismo recobra singular vigencia en el siglo XXI. El maestro debe romper con los aparatos ideológicos y represivos del Estado, asumiendo una postura crítica, analítica y consecuente con su clase. No puede seguir pensando y actuando con la ideología de la clase dominante.

Somos docentes, sí, somos docentes

Una fuerte delegación del municipio de Fresno (Tolima) se hizo presente en la protesta ayer en la ciudad de Ibagué. Es diciente la asistencia de docentes de esta localidad, por la distancia y la concepción ideológica de la mayoría de los habitantes de esta comarca. Además, es vox populi que allí hay paramilitarismo vivito y coleando.

Al calor de la protesta, en día soleado, dialogamos con los marchantes quienes expresaron sus anhelos con entera libertad. José Ancízar Quintero: “El Gobierno no ha dado respuesta a algo tan esencial como la educación en Colombia, siendo claros que el asunto está por la financiación al sistema general de participaciones. Mientras esto no se resuelva, el magisterio colombiano seguirá en la lucha, si de verdad pensamos en la niñez y en la juventud colombiana”.

Ancízar Mosquera, directivo de Simatol: “Los maestros firmes, como usted los puede ver, todos unidos en Colombia contra este Gobierno prometedor y mentiroso debe quedar en la visibilidad del pueblo mismo porque no cumple absolutamente nada. Arriba el paro del magisterio”.

Luisa Sanabria, docente del municipio de El Fresno: “La protesta que estamos desarrollando es por la exigencia de todos los derechos del docente, como es un salario digno, con respecto de la jornada única, para que esta sea con todas las garantías que el Gobierno debe garantizarle al pueblo colombiano. Seguimos firmes en el paro hasta cuando no dé una buena respuesta que nos garantice una buena educación”.

Álvaro Vargas, docente directivo de Simatol: “El paro continúa firme ante la decisión del Gobierno nacional de solamente darle a los trabajadores tanquetas, gases lacrimógenos. Hoy tenemos en el haber tres maestros que han sido asesinados por los esbirros y las balas del régimen. Eso desde ya lo condenamos. Pero ante todo, el magisterio mantiene su firmeza y su actitud de mantenerse firme hasta que logren realmente unas conquistas del pliego de peticiones”.

Jonathan Varón Posada, docente: “Los maestros seguimos en pie de lucha porque el Gobierno nacional, a pesar de la movilización intensa de los maestros, los estudiantes y los padres de familia, sigue intransigente en aumentar el presupuesto para la educación”.

“Los maestros estamos es porque la educación pública en nuestro país mejore y para que esto suceda debe haber presupuesto. Hay plata para la represión y no para la educación. Infortunadamente, el Gobierno en vez de solucionar de manera pronta y oportuna, reprime. En Bogotá, la semana pasada el Esmad agredió a los docentes. Esperamos que esto no siga sucediendo, porque los maestros estamos usando nuestro derecho constitucional a la protesta”.