Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Las FARC no van a regresar a las armas
Así lo afirmó el máximo líder de las FARC Timochenko en su visita a Noruega
Mónica Orjuela / Sábado 17 de junio de 2017
 

¿Cómo se ve en el escenario de la vida política y democrática de Colombia en 5 años? -Siempre me preguntan lo mismo. Yo siempre pienso es en qué me toca hacer esta tarde, y en el compromiso que tenemos con el pueblo Colombiano-. No es raro que esta pregunta sea frecuente, trasladar su lucha política a las arenas de la democracia es la razón de ser de este proceso de paz.

En esta etapa de la implementación de los acuerdos todavía se espera saber más sobre la una nueva agrupación política de las FARC. Pero el hermetismo sobre este tema sigue presente. El mismo hermetismo que se mantuvo días entes de la llegada a Noruega del líder máximo de las FARC Timochenko y de otros delegados, invitados por la cancillería noruega.

Los guerrilleros llegaron a Oslo el mismo día en que en Colombia las FARC entregaban el otro 30% de las armas a la ONU. Mientras en Colombia la noticia se centraba en la dejación de las armas; en Noruega, su máximo líder participaba en el Oslo Forum, escenario donde quizás las FARC intercambiaron ideas con políticos de alto nivel como la alta representante de la Unión Europea Federica Mogherini, el canciller de Irán Javad Zarif y el exsecretario de EE.UU. John Kerry.

El esquema de seguridad fue inusual en Noruega. Nadie sin autorización podía acercase al hotel a las afueras de Oslo donde tuvo lugar el evento, incluso la rueda de prensa programa para las FARC fue cancelada. Fue tan improvisado todo el tema de medios, que los periodistas se tuvieron que conformar con los eventos públicos y, entre el alboroto, algunos lograron hacer un par de preguntas al máximo líder de las FARC Rodrigo Londoño.

En un conversatorio de las FARC realizado por del Grupo de Apoyo a la Paz en Colombia, Lodoño reiteró que no van a volver a las armas, pero, afirmó: -Estamos en un momento difícil de la implementación, siguen apareciendo obstáculos y el llamado que estamos haciendo es que no nos pueden dejar solos-.

Pastor Alape, miembro del secretario, aprovechó la ocasión para hacerle un jalón de orejas al espectro de la izquierda. -Desde organizaciones se han venido generando posiciones más radicales que la posición que teníamos quienes estábamos alzados en armas. Hoy es determinante la amplitud-. Señaló que aunque sea desde “la democracia burguesa” hay que hacer política sin el temor a ser asesinados.

Es evidente que su discurso ha cambiado desde 2012 cuando en esta misma ciudad se abrieron los diálogos. Hoy hablan de “nuevos sectores”, “empresarios que lleguen con iniciativas concretas, que quieran apostarle a la paz”.

Aunque Lodoño expresó que vino a Noruega a transmitir optimismo, fue enfático en que Colombia atraviesa por una situación difícil. -No estamos en capacidad de decir que hay paz en Colombia-. El conflicto continúa en zonas del país donde la guerrilla del ELN hace presencia y con quien siguen los enfrentamientos, especialmente en el Catatumbo, frontera con Venezuela.

El nuevo paramilitarismo asociado a negocios ilícitos, las redes de narcotráfico fortalecidas por las estructuras internacionales, el asesinato de líderes sociales, la tasa de desempleo ubicada en 8,9%, los altos niveles de pobreza y la oposición al proceso de paz desde el ala más derecha de la política, son algunos de los problemas que tiene enfrentar el presidente Santos, en medio de su baja popularidad y un ambiente permeado por las campañas presidenciales de 2018. Este no parece un ambiente de paz, por el contrario, es un escenario hostil en medio del cual se intentan implementar los acuerdos con las FARC.

Quizás por eso Rodrigo Londoño se rehúsa a hablar del futuro. Son muchos los problemas que tienen que superar antes de hablar de un nuevo partido político y quiénes de ellos son los que van a ocupar curules en el Congreso. Han expresado preocupación por el paramilitarismo y el fortalecimiento de estructuras en distintas zonas del país que amenazan la vida de quienes han tomado la decisión de reincorporarse a la vida civil, además de los problemas de infraestructura, alimentación y servicios básicos por los que aún siguen atravesando los casi 7.000 guerrilleros concentrados en las 26 Zonas Veredales Transitorias de Normalización debido, según las FARC, al incumplimiento por parte del gobierno colombiano.

Los asistentes a dos los eventos abiertos no ocultaron el nivel de fascinación por la presencia de los guerrilleros. Muchos se querían tomar fotos con ellos. Entre la multitud que se abalanzó a saludarlos alguien mencionó: “parecen estrellas de rock”. Y efectivamente las emociones estaban a flor de piel. Académicos, organizaciones, estudiantes, querían presentarse y hacer preguntas; pero la agenda y el cuerpo de seguridad les permitían poco margen para profundizar en una conversación.

El ejercicio realizado por la cancillería noruega puede interpretarse como una demostración del compromiso a largo plazo de Noruega con el proceso de paz. El canciller Børge Brende en el conversatorio titulado “Cómo crear la paz” se sentó en medio de la canciller colombiana María Ángela Holguín y Rodrigo Londoño, en un intento por representar en el escenario el papel que Noruega ha cumplido en estos años como mediador. Al final del evento Brende aseguró que Noruega no va a dejar solo el proceso y mencionó la inversión de Noruega en Colombia en materia de proyectos, los cuales son cuestionados por organizaciones sociales noruegas en relación a qué tipo inversión es la que realmente su gobierno va a realizar en Colombia.

- Llegamos con muchas expectativas y con algo de temores. Nos vamos fortalecidos anímicamente, moralmente por el calor humano y el interés que han mostrado las organizaciones noruegas, su gobierno y los colombianos que están dando su aporte.

- Necesitamos que la comunidad internacional esté atenta, vigilante y que ejerza la presión necesaria. Dijo Timochenko a los medios de comunicación al final del encuentro.