Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

II Encuentro de Común Acuerdo
Un balance promisorio y comprometido
El ministro del Interior, comprometiéndose a nombre del Gobierno y del Estado a realizar todo lo que esté a su alcance para garantizar la exitosa implementación, propone una acción mancomunada de las partes, y de la sociedad civil, para defender el acuerdo y su correcta implementación.
Antonio Madariaga Reales / Lunes 10 de julio de 2017
 

Durante dos días y medio cerca de 300 personas líderes y lideresas de 26 departamentos del país y de varias organizaciones nacionales, nos reunimos en el II Encuentro de Común Acuerdo, para dar una mirada al estado actual de la implementación del acuerdo final, teniendo en cuenta que en el terreno normativo se ha cumplido la primer fase de la vía rápida, y se ha cumplido el cronograma para la dejación de armas. La deliberación de ese corte de cuentas se tradujo al final del ejercicio en los lineamientos y componentes esenciales de un plan de acción para hacer efectiva la paz territorial.

Con paneles que abordaron de manera sistemática los avances, obstáculos, retos y desafíos de la implementación el acuerdo de paz en los que estuvieron las voces del Gobierno, de las FARC, y de sectores de la sociedad civil, con una disciplinada y atenta participación de los socios regionales y nacionales de común acuerdo en esta tarea de favorecer la implementación de lo acordado en La Habana, se efectuó un cuidadoso paneo por los seis puntos que contiene ese Acuerdo.

En el transcurso de uno de los paneles el ministro del Interior Guillermo Rivera señaló que saliéndose de la ortodoxia y comprometiéndose a nombre del Gobierno y del Estado a realizar todo lo que esté a su alcance para garantizar la exitosa implementación, fue más lejos al proponer una acción mancomunada de las partes, y hacer una apelación a la movilización de la sociedad civil, para defender el acuerdo y su correcta implementación.

De la misma manera, tanto Voces de Paz como las FARC hicieron el mismo llamado a la sociedad civil para su movilización e incidencia en el logro de una implementación construida en lógica de aportes en el camino de una paz sostenible y duradera.

A su vez las organizaciones presentes en el Encuentro plantearon las siguientes reflexiones sobre el proceso subsiguiente a la dejación de armas:

En primer lugar reconocer el innegable éxito del cese al fuego, y el gran papel cumplido por la misión de la ONU en preservarlo, lo que significa que al menos se evitaron 2.800 muertes por la violencia.

En segundo lugar la necesidad de avanzar en la identificación de los déficits existentes en el entorno regional y local en los terrenos fiscal, institucional y operativo para generar planes que permitan superar los obstáculos relacionados.

En tercer lugar la oportunidad de que, una vez recogidas las experiencias y propuestas de sociedad civil, estas entren en un diálogo con las construidas desde la prospectiva y perspectiva institucional.

En cuarto lugar requiriendo por significativos avances en algunos de los más importantes instrumentos y espacios contenidos en el acuerdo, siendo uno de los más nombrados el que corresponde al plan marco de implementación.

Al final del encuentro se revalidó el espacio de Común Acuerdo y se sentaron las bases de las múltiples intervenciones de sectores de sociedad civil alineados con el acuerdo.

Todo lo anterior sirve como acicate para efectos de lograr la gran movilización de las fuerzas organizadas para hacer frente a los desafíos y amenazas identificados.

Coda: La corrupción en el Estado y en la sociedad guarda relaciones de concurrencia con la desigualdad y la inequidad.

Semanario Virtual Caja de Herramientas
Edición 549 – Semana del 7 al 13 de Julio de 2017