Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

 

El día de 2 de agosto de 2017, siendo la 1:40pm, miembros de la Policía Antinarcóticos desembarcaron en helicóptero a las Veredas La Tigra y El Triunfo del Corregimiento Bajo Congor, municipio de Piamonte, Cauca, y procedieron a realizar fumigación forzada de cultivos de hoja de coca.

Varios campesinos del lugar acompañados de la Guardia Campesina intentaron persuadir al teniente a cargo y a los miembros de la Policía Antinarcóticos, explicándoles el Acuerdo Regional para la Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito Voluntaria y Concertada, firmado recientemente el pasado 27 de julio de 2017 con Gobierno Nacional.

El grupo de hombres de la Policía Antinarcóticos no quisieron dar sus nombres, ocultaron los apellidos de sus uniformes y de forma grosera se dirigieron a la comunidad. Procedieron ante el rechazo de la comunidad por la fumigación y erradicación forzada, de manera desproporcionada y desmedida, a disparar a quema ropa a los campesinos que se encontraban en el lugar, generando un ambiente de confusión y zozobra, dejando gravemente herido al joven menor de edad, Didier Lorenzo en su pierna izquierda quien requería intervención quirúrgica y exámenes especializados pero en el puesto de salud de Piamonte, Cauca, no hay capacidad para el tratamiento adecuado.

Siendo las 5:40 pm del mismo día, la familia del menor acudió a Personería Municipal de Piamonte, Cauca y se recepcionaron los hechos y detalles de precisión sobre lo ocurrido.

El día 3 de marzo el joven Didier Lorenzo fue dado de alta. Mientras se encontraba en recuperación, algunos miembros de la policía se acercaron a la comunidad y las familias solicitando que no denunciaran los hechos, intentando persuadir con dinero.

Desde noviembre de 2016 las organizaciones sociales, las JAC y la comunidad en su conjunto que vive y habita Piamonte, Cauca, ha sido víctima de estas acciones violatorias de los DDHH y el DIH por parte de la fuerza pública. El uso excesivo de la fuerza, abuso de autoridad y la estigmatización fue denunciada una vez más en febrero. Además la comunidad denunció la incursión de grupos que no se identifican adecuadamente con uniformes de uso privativo del ejército y de la policía antinarcóticos.

La comunidad en Piamonte y sus veredas han firmado y expresado su voluntad de acogerse al Acuerdo Regional y a los PNIS contemplados en el punto 4 de los Acuerdos para la Sustitución voluntaria de los cultivos de uso ilícito. Aunque no hay vías y la implementación de estos acuerdos en función de nuevos productos es precaria para esta zona de la región, los campesinos continúan en espacios diarios de socialización y pedagogía ante el cambio de su forma de supervivencia y economía con ocasión del abandono estatal. “Una vez más emitimos un llamado a Eduardo Díaz, pues estas comunidades han manifestado su voluntad de sustituir y participaron activamente en las socializaciones que se llevaron a cabo con Gobierno Nacional y las FARC—EP y la MEROS. Insistimos en que los campesinos No tenemos coca por gusto sino porque el gobierno nacional no nos deja otra alternativa y nos quieren hacer responsable por su abandono estatal”.

Es lamentable ver que el Gobierno Nacional representado para los Acuerdos Regionales en cabeza del ministro para el Posconflicto y la Paz Rafael Pardo y el director de la Agencia Presidencial para la Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito Eduardo Díaz Uribe, por omisión, al no llevar a tiempo a todas las instancias, las acciones de ley, administrativas, políticas y necesarias para que ninguna entidad o ministerio desde el nivel nacional y regional desconozcan lo pactado el reciente 27 de julio de 2017 con la sociedad civil, la Mesa Regional de Organizaciones Sociales.

Los actos violentos contra los DDHH y el DIH en cabeza de la Policía Antinarcóticos dan lugar a un eminente desplazamiento forzado, revictimizan a las comunidades que sistemáticamente padecieron múltiples efectos en la salud y la vida a causa de la fumigación aérea con glifosato desde 2010, generando desconfianza en el proceso que se viene adelantando para toda la región del Putumayo, la Baja Bota Caucana y Cofania Jardines de Sucumbíos de Ipiales-Nariño.