Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Las manifestaciones en Tumaco tenían como objetivo exigir el cumplimiento de los Acuerdos de Paz
 

Del movimiento hacemos parte mujeres y hombres, comunidades de diverso origen étnico, cultural y generacional, organizaciones sociales, sindicales y políticas que hemos vivido el impacto de la violencia generada por el estado colombiano, a través de violaciones masivas y sistemáticas de nuestros derechos individuales y colectivos, políticos, económicos, sociales, culturales.

Temas relacionados

Debido a los graves hechos de violación de derechos humanos denunciados el jueves por la Asociación de Juntas de Acción Comunal de los ríos Mira, Nulpe y Mataje (Asominuma), el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado – Movice, y otras organizaciones, realizamos un plantón el viernes a las 11 de la mañana. Se exigió un proceso de verificación y se denunció públicamente el asesinato de 9 campesinos y las agresiones en las que 18 personas fueron heridas por agentes del Estado, en Alto Mira y Frontera.

“Esta es una tragedia prácticamente anunciada. Desde hace meses las organizaciones sociales venían denunciando el uso desproporcionado de la fuerza de los militares y el ESMAD a fin de erradicar los cultivos de uso ilícito”, aseguró Erika Gómez, integrante del Movice. La expresión pública de rechazo por la masacre y de solidaridad con Tumaco se llevó a cabo frente al Palacio de Nariño.

Las manifestaciones pacíficas de Tumaco, desarrolladas el 4 y 5 de octubre, tenían como objetivo exigir al gobierno el cumplimiento de los Acuerdos de Paz firmados con las FARC. Impidiendo la erradicación de cultivos de uso ilícito, los campesinos manifestantes solicitaban la concertación para generar un proceso voluntario de sustitución de cultivos, reclamando programas más allá de la erradicación. En su comunicado, ASOMINUMA consideró desmedido, desproporcionado e innecesario el uso de la fuerza de los agentes del Estado.