Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

El conflicto social y popular con balas y represión
 

El paramilitarismo en la capital del Magdalena Medio sigue su accionar, y aunque la tasa de homicidios disminuyó no se debe a que estos grupos hayan desaparecido de las diferentes comunas de Barrancabermeja. El sicariato prende las alarmas, aumenta la persecución de las autoridades. Organizaciones como la Corporación Regional para la Defensa de los Derechos - CREDHOS, denuncian los homicidios a nivel nacional e internacional.

Las estrategias del paramilitarismo para mantenerse en la región pueden variar y aunque en Barrancabermeja bajaron los homicidios, en otros municipios se mantiene; como lo denunció hace muy poco el gobernador de Antioquia Luis Pérez Gutiérrez, los homicidios aumentaron en un 80% en otros municipios de la región.

En el marco de la implementación de los Acuerdos de Paz está el desmantelamiento de los grupos paramilitares y la sustitución de cultivos de uso ilícito, sin embargo esto avanza a pasos muy lentos, la represión a las comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes se mantiene y va en aumento, como en el caso de Tumaco en el departamento de Nariño.

Igualmente, las comunidades agrupadas en las diferentes asociaciones y organizaciones campesinas, indígenas y afrodescendientes del Sur de Bolívar recogidas en la Cumbre Agraria, sienten que ni los acuerdos firmados ni lo acordado en La Habana, Cuba les brinda garantías reales de cumplimiento, para mantenerse en el territorio, ni de protección de su derecho más básico que es el derecho a la vida.

El mantener una doctrina militar que ve a los pobres, marginados y a quienes exigen su derecho a la vida, a la tierra y el territorio como enemigos internos y que no se modifique este sistema, significa que se seguirá dando tratamiento de guerra a las protestas sociales. El conflicto social y popular con balas y represión.

Hoy Credhos hace un llamado a mantener la unidad campesina, indígena, afrodescendiente y popular por la defensa de la vida. Exige al Gobierno Nacional a que dé cumplimiento a lo pactado en la Cumbre Agraria Étnica y Popular, pero también a darle trámite y cumplimiento a la implementación de lo acordado con las FARC – EP, en el desmonte real del paramilitarismo y el cumplimiento del punto 4 de sustitución de cultivos de uso Ilícito.

A la comunidad internacional, a las Naciones Unidas y la OEA que se dé seguimiento y se le exija al Estado colombiano lo pactado en ambos casos.

Finalmente, Credhos se solidariza con los familiares y comunidades víctimas en Tumaco, acompañamos su dolor y tristeza. Recordamos que la paz no solo es el silencio de los fusiles, también es garantía real y efectiva del cumplimiento integral de los derechos humanos.