Agencia Prensa Rural

Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Ultraderecha colombiana, enredada en plan para matar a Evo Morales
Bruno Matapay / Viernes 24 de abril de 2009
 

La investigación realizada por el gobierno boliviano en torno al eventual magnicidio contra su presidente, Evo Morales, ha puesto de manifiesto la vinculación de una red internacional que incluye mercenarios europeos, ex militares golpistas argentinos y una telaraña de oenegés y fundaciones de extrema derecha con asiento en Colombia.

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, pidió colaboración al gobierno argentino para buscar a ex militares «carapintadas» de la dictadura que estarían vinculados con la banda que planeaba matar al presidente boliviano, Evo Morales, y que fue desbaratada tras un enfrentamiento en Santa Cruz, que se saldó con tres muertos.

Ese lugar, conocido como la Media Luna, es el epicentro de un permanente ejercicio de golpes y acciones violentas de la ultraderecha boliviana contra el Gobierno, pero allí también subsisten ex militares, ex policías, paramilitares y empresarios ligados a las antiguas dictaduras de Argentina, Chile, Paraguay y Brasil, que conviven con nazis alemanes y croatas.

A partir de las investigaciones bolivianas sobre la activa ultraderecha de la Media Luna, se deriva la vinculación al eventual magnicidio de prófugos húngaros y al menos dos ex militares argentinos, uno de los cuales llegó a Bolivia desde Hungría con documentación africana.

Las autoridades bolivianas destacan que uno de los mencionados ex «carapintadas», Jorge Mones Ruiz, mantuvo contactos con Eduardo Rózsa, ex combatiente del régimen fascista de Croacia en la guerra de Yugoslavia, donde también participaron numerosos ex militares de la dictadura argentina en el exterminio de serbios y antifascistas, avalado por la comunidad internacional encabezada por Alemania y Estados Unidos.

Rózsa, muerto en enfrentamiento con la policía boliviana, junto al rumano Mayarosi Ariad y el irlandés Duayer Michel Martin, habría sido quien encabezaba el grupo de acción. Mones Ruiz llegó a Bolivia como delegado de la Fundación UnoAmérica, conformada en Colombia en diciembre con lo más granado de la derecha regional. UnoAmérica está ligada a la Fundación Heritage de EEUU y a todo el entramado de grupos similares que dependen de CIA.

UnoAmérica está compuesta en Colombia por organizaciones como la Fundación Defensa Patria, adscrita a la Cuarta Brigada y fundada para “ayudar al soldado en los ámbitos de bienestar, como también en la atención integral de sus familias frente a los embates de su vida como soldado”, según el brigadier general Juan Pablo Rodríguez Barragán; y la Federación Verdad Colombia, cuyo origen se remonta a 1995, cuando las Fuerzas Militares crearon la oenegé Centro de Análisis Sociopolíticos para contrarrestar las denuncias de las organizaciones de derechos humanos. A partir de esta iniciativa, otras instituciones que compartían el mismo interés se unieron alrededor de la FVC, presidida por Miguel Posada Samper, alto ejecutivo del grupo financiero Bolívar, quien también es asesor en temas de seguridad del presidente Álvaro Uribe Vélez.

UnoAmérica se conformó durante una reunión realizada en Bogotá entre los días 12, 13 y 14 de diciembre de 2008 en la que se dieron cita “delegaciones de diversos países latinoamericanos”.

Al revisar las fundaciones asociadas a UnoAmérica surge la evidencia de que todas dependen de las “centrales” como la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID, en sus siglas en inglés) o la National Endowment Foundation (NED)-que aparece entre nosotros como destinada a “financiar” la democracia- y otras similares con sede en Estados Unidos y en Europa.

A estas dos últimas se las conoce como “la cara social de la CIA ” y desde los años 80 y trabajan en toda la región financiando proyectos, movimientos y oposiciones supuestamente “democráticas”.

UnoAmérica está asociada a la Heritage Foundation, cuyos integrantes redactaron los Documentos de Santa Fe uno, dos, tres y cuatro, entre otros, de nefastas consecuencias para América Latina.

Otros lazos de UnoAmérica nos llevan a la ultraderechista Fundación para el Análisis Económico Social (Faes) que dirige el ex presidente de España José María Aznar y a la Fundación Internacional para la Libertad presidida por el escritor peruano-español, Mario Vargas Llosa, de conocida actuación en contra de los gobiernos progresistas de la región.

Para los creadores de este nuevo engendro, "América Latina está en peligro" porque existen “14 países latinoamericanos, cuyos gobiernos pertenecen o están vinculados al Foro de Sao Paulo, y aunque llegaron al poder por la vía democrática, muchos de ellos están destruyendo la democracia y coartando las libertades, como es el caso de Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa, Cristina Kirchner y Daniel Ortega”.

Con el argumento de que UnoAmérica fue creado para enfrentar al Foro de Sao Paulo, se proponen proporcionar “a los sectores democráticos de América un mecanismo de intercambio de información, coordinación permanente y apoyo mutuo”, una versión remozada de la Operación Cóndor, la coordinadora de las dictaduras militares de los años 70 creada para enfrentar lo que llamaban una “insurgencia supranacional”.