Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Mineros reclaman inclusión social
Quienes se dedican a la búsqueda de oro y carbón en El Tambo (Cauca) no quieren que las grandes compañías lleguen a sus territorios sin ofrecerles garantías para subsistir.
El Liberal / Sábado 30 de mayo de 2009
 

Que haya un proceso de sensibilización y que no sean excluidos de los proyectos sociales, es lo que pidió la asociación de mineros de la vereda Fondas en el municipio de El Tambo, frente a la posible llegada de una multinacional al sector en busca de oro.

La petición surgió tras la realización de un foro realizado en días anteriores en el concejo municipal tambeño, en donde ediles, líderes comunitarios y personas dedicadas a la búsqueda del mineral preciado, cuestionaron el impacto ambiental y económico que causaría la entrada de la compañía.

Cerca de 90 familias que dependen de lo encontrado en los socavones de manera artesanal y rudimentaria, temen que de otorgarse el título de explotación minera a Anglo Gold Ashanti, ellos no tengan la posibilidad de continuar con su labor como lo han hecho por varias generaciones.

Si bien la empresa actualmente está haciendo los estudios para luego determinar la viabilidad de la explotación, la comunidad no quiere que las autoridades ambientales otorguen el contrato de concesión sin previa consulta con los tambeños y su administración municipal.

De acuerdo con Álvaro Silva, representante de la Asociación Aguas y Bosques del Futuro -Quebrada Santa Ana-, si los estudios de Anglo Gold Ashanti en la vereda Fondas concluyen que en la zona hay yacimientos de oro, “el pequeño minero tiende a desparecer porque no tiene nada qué hacer frente al capital y la infraestructura que tienen las grandes industrias”, añadió.

De igual manera, expresó que las comunidades afro del corregimiento de Quilcacé, al sur del municipio, podrían estar quedando sin terrenos para el aprovechamiento del carbón si el Gobierno Nacional permite que las compañías se instalen sin antes firmar propuestas favorables para la población. “Hay 1.200 hectáreas para explotar carbón y tan sólo las comunidades afro tienen derecho a 200 hectáreas sin ellos saber qué va a pasar con las mil restantes”, agregó Silva.

Entre tanto, desde el Instituto Colombiano de Geología y Minería (Ingeominas) se indicó que antes de desarrollar cualquier actividad de explotación, es necesaria la aprobación de la autoridad minera sobre el Programa de Trabajos y Obras (PTO) y del estudio que demuestra la factibilidad ambiental.

De igual manera, en Ingeominas se expuso que dentro del código de minas se señala que para la exploración y explotación de algún terreno, previamente se requiere de un contrato de concesión otorgado por la autoridad minera y a la vez, la existencia de los permisos ambientales necesarios.

Por ahora, se tiene pendiente la realización de un segundo foro en el que se puntualizará qué va a pasar con los mineros de la vereda Fondas y los del corregimiento Quilcacé. Las autoridades municipales esperan contar con la presencia de funcionarios de Ingeominas y del gobierno departamental antes de tomar cualquier decisión.

Cifra

50% de la población en la vereda Fondas está dedicada a la minería y el resto de la comunidad a la agricultura, especialmente a la producción de café, cabuya y panela.

Escalafón

Zonas de minería restringida en los municipios:

- Dentro del perímetro urbano.
- Áreas ocupadas por construcciones rurales.
- Zonas de interés arqueológico, histórico o cultural.
- En las playas, zonas de bajamar y trayectos fluviales.
- Zonas mineras indígenas, comunidades negras o mixtas.