Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Una nueva base militar en Colombia ampliaría el alcance del Pentágono a través de América Latina
John Lindsay-Poland / Miércoles 3 de junio de 2009
 

El presupuesto del Pentágono presentado al Congreso el 7 de mayo incluye 46 millones de dólares para el desarrollo de una nueva base militar estadounidense en Palanquero, Colombia.

La justificación oficial sostiene que el Departamento de Defensa busca "una serie de arreglos de acceso para operaciones de contingencia, logística y entrenamiento en América Central y del Sur".

La instalación militar en Colombia dará a los militares de Estados Unidos una capacidad aumentada para intervenir en la mayor parte de América Latina. El plan está siendo acelerado en medio de tensas relaciones entre Washington con Venezuela, Bolivia y Ecuador, y a pesar de una larga historia y de recientes revelaciones sobre el atroz récord contra derechos humanos por parte de militares colombianos.

El presidente Obama dijo a los líderes del Hemisferio el mes pasado que "si nuestra única interacción con muchos de estos países es la prohibición a las drogas —si nuestra única interacción es militar— entonces, podemos no estar desarrollando las conexiones que con el tiempo pueden aumentar nuestra influencia y tener un efecto benéfico" [1].

En esto Obama está acertado. Esta base alimentaría una política fracasada respecto a las drogas, apoyaría a un ejército abusivo y reforzaría una trágica historia de interacción militar de EU en la región. Esta opción es errónea y antieconómica y el Congreso debería descartarla.

Las nuevas instalaciones en Palanquero (Colombia) no se limitarán a operaciones antinarcóticos, ni siquiera a operaciones en la región Andina, según un documento de planeamiento del Comando de Movilidad Aérea (AMC). El Comando Sur de EU (South Com) apunta a establecer una base con "alcance de movilidad aérea al continente sudamericano" además de una capacidad para operaciones antinarcóticos hasta el año 2025 [2].

Con ayuda del Comando de Transportes y AMC, el Comando Sur indicó que "casi la mitad del continente puede ser cubierto por un C-17 sin recarga de combustible" desde Palanquero. Si hay combustible disponible en su lugar de destino, "un C-17 podría cubrir todo el continente, con excepción de la región del Cabo de Hornos", escribieron los que planearon el AMC [3].

Un vocero de la embajada de Estados Unidos en Bogotá dijo que las negociaciones para esta base no han concluido aún.

El Comando Sur está también buscando acceso a un lugar en la Guayana Francesa que permitiera a las aeronaves militares alcanzar lugares en África, vía la Isla Ascensión, según el AMC [4]. El Comando Sur aparentemente buscó el uso de instalaciones en Recife (Brasil) con el mismo propósito, pero "las relaciones políticas con Brasil no son favorables para el acuerdo necesario", escribió AMC.

El contrato de alquiler para la "Ubicación de Operaciones Hacia Adelante" de EU en Manta (Ecuador) expira en noviembre del 2009, y Ecuador notificó a Washington el año pasado que no renovaría el contrato. Las instalaciones en Manta fueron autorizadas únicamente para conducir operaciones antidrogas. Sin embargo según voceros militares, el tráfico de drogas en el Pacífico —donde patrullaban aeronaves desde Manta— se ha incrementado en los últimos años [5].

Las fuerzas de EU en Manta también llevaron a cabo operaciones para arrestar a ecuatorianos indocumentados a bordo de naves en aguas ecuatorianas. Pero la documentación pública de las operaciones de EU conducidas desde Manta no indican el uso de aeronaves de carga C-17, de modo que su uso en Palanquero aparentemente representaría una capacidad militar estadounidense expandida en la región.

La "misión avance furtivo" en la propuesta para operaciones en el continente desde Colombia es también evidente en el pedido de ayuda al extranjero del presidente Obama para Colombia. Mientras que el pedido de presupuesto de 508 millones de dólares tácitamente reconoce el fracaso de la política contra las drogas del Plan Colombia, al recortar fondos para la fumigación de cultivos de coca, la Casa Blanca está solicitando un aumento para equipos de contrainsurgencia y entrenamiento del ejército colombiano [6].

Organizaciones de derechos humanos y líderes políticos de Colombia y Estados Unidos han objetado el financiamiento continuado del ejército colombiano [7], especialmente luego de las revelaciones de que el Ejército, según se dice, asesinó a más de mil civiles alegando que eran guerrilleros muertos en combate, con el fin de aumentar el número de bajas [8].

La base Palanquero, que alberga una unidad de la Fuerza Aérea Colombiana, fue prohibida de recibir ayuda de EU durante cinco años debido a su papel en un ataque en 1998 que mató a 17 civiles, incluyendo a seis niños, por los efectos de las bombas racimo hechas en Estados Unidos [9]. Los EU reasumieron su ayuda a la unidad el año pasado.

Fuentes del Ministerio de Defensa colombiano también señalaron que Colombia estaba tratando de obtener aumentos en la ayuda militar de Estados Unidos como parte de las negociaciones de base [10].

Palanquero ofrece a los militares de EU una infraestructura sofisticada —una pista de diez mil pies (3.048 metros), hangares que albergan cien aeronaves, alojamiento para dos mil hombres, restaurantes, casinos, supermercado, y un sistema de radar instalados por el propio Estados Unidos en la década del 90 [11].

Activistas colombianos también señalan que una nueva base en Palanquero reforzaría la ya existente presencia militar estadounidense en otras bases de Colombia, tales como Tres Esquinas y Tolemaida. "La militarización de Palanquero es un obstáculo para las efectivas y visionarias iniciativas de paz, tales como promueven comunidades de todo el país, así como para intercambios humanitarios desarrollados por Colombianos Para la Paz", dice Danilo Rueda de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz [12].

"Las bases militares colombianas donde hay soldados extranjeros —especialmente de EU— dan la evidencia tangible de que en este país no hay ni soberanía, ni autonomía ni independencia", dice la Red Juvenil de Medellín. La base Palanquero, dice la Red Juvenil, "es el lobby político, el pago y la mentira legalizadas para que el conflicto armado generado por la inequidad social pueda ser traspasado a otros" [13].

La ley de EU limita el número de soldados estadounidenses uniformados operando en Colombia a 800, y el número de contratistas a 600. Hasta el año pasado un número significativo de ellos eran personal de inteligencia asignado al esfuerzo para rescatar a tres contratistas militares estadounidenses secuestrados por las guerrillas de izquierda FARC.

Con el rescate el año pasado de los tres contratistas, mucho personal de inteligencia de EU partió de Colombia, dejando espacio para soldados para llevar a cabo operaciones en la base o bases nuevas proyectadas por EU.

El ex ministro de Defensa y candidato a presidente Rafael Pardo se opone a la base. "Que el gobierno colombiano solicitara una base de EU ahora sería un grave error", dice [14].

Reemplazar una base militar que fue creada para la fallida guerra contra las drogas por otra base para intervenir en América del Sur y apoyar al abusivo ejército colombiano sería, asimismo, un serio error para los Estados Unidos.

Versión original: New Military Base in Colombia Would Spread Pentagon Reach Throughout Latin America. Traducción por: María Etchart

[1] CNN, "Obama: Summit of the Americas ’productive’", 19 de abril, 2009

[2] White Paper, Air Mobility Command, Global En Route Strategy", p. 22, un documento preparatorio para un simposio de la Fuerza Aerea en 2009 – AFRICOM

[3] Ibid.

[4] "Global En Route Strategy," p. 22.

[5] Chris Kraul, "Cocaine Culture Creeps into Ecuador", Los Angeles Times, 5 de octubre, 2007

[6] Adam Isacson, "First Peek at the Obama Administration’s 2010 Aid Request", 7 de mayo, 2009; ver también: http://www.state.gov/f/releases/iab/fy2010/index.htm.

[7] En febrero, 46 organizaciones nacionales y regionales de los EU instaron a Obama a terminar con el apoyo financiero a Colombia, mientras una carta de más de cien líderes colombianos instó a una reformulación de la política con énfasis en la promoción de un fin negociado del conflicto armado, http://www.forcolombia.org/monthlyupdate/march2009#president.

[8] Nadja Drost, "In Colombia, Suspicious Deaths", Global Post, 11 de mayo 2009. Ver también: "426 militares han sido detenidos por ejecuciones extrajudiciales", Semana, 11 de mayo, 2009

[9] Congregación Intereclesial de Justicia y Paz, "Masacre en Santo Domingo, 13 de diciembre de 1998".

[10] "Con traslado de base de Manta", El Tiempo, 18 de abril 2009

[11] "¿De Manta a Palanquero?", Cambio, 2 November 2008

[12] Declaración de Danilo Rueda, mayo 2009

[13] Declaración de la Red Juvenil de Medellín, mayo 2009

[14] "De Manta a Palanquero?"