Agencia Prensa Rural

Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Guardias dan golpiza a prisioneras en Valledupar (Cesar)
 

La Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos, se permite denunciar ante la comunidad Nacional e Internacional los siguientes hechos:

Hoy 24 de noviembre de 2009, en horas de la tarde, recibimos una llamada de una recluida del Establecimiento Penitenciario y Carcelario de Alta y Mediana Seguridad de Valledupar (Cesar), más conocida como La Tramacua, quien nos comunicó una vez más las degradantes condiciones a las que reiteradamente siguen siendo sometidas las detenidas de la Torre 9, quienes denuncian las agresiones que recibieron hoy por parte de la guardia y el personal de custodia.

En horas de la mañana la guardia irrumpe de manera agresiva en la torre 9, adelantando un operativo de allanamiento al mando del cabo Rivera.

La interna María del Carmen Rodríguez se dirige al personal que adelanta el operativo para que le permitieran hablar con la directora o con quien estuviese al mando del operativo, pues la manera como se presentó el operativo presentaba irregularidades. Como respuesta a su intención, el personal de custodia arremete de manera violenta contra su humanidad, siendo víctima de una golpiza e insultos que nos demuestran una vez más que para el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) no existe el respeto a la dignidad humana.

Hay que resaltar que el personal de custodia que adelantó el operativo era compuesto por personal masculino, violando el principio internacional que señala que las mujeres detenidas deben ser tratadas únicamente por personal femenino, lo que acentúa la situación de vulnerabilidad a las que son sometidas las mujeres en las cárceles y refleja la grave crisis humanitaria que se vive en los centros de reclusión de Colombia.

Algunas internas, al ver que su compañera María del Carmen Rodríguez está siendo golpeada, reaccionan tratando de intervenir para evitar que su compañera siga siendo maltratada. La respuesta de la guardia (encabezada por el cavo Rivera, el dragoneante Muñoz y el guardia Madero, entre muchos otros) fue una vez más con golpizas y afirmaciones denigrantes a su condición de género.

Fue entonces cuando Esmeralda Echeverri, representante de las mujeres privadas de libertad al Comité de Derechos Humanos del centro de reclusión, quien ha venido denunciando la grave y sistemática violación de los derechos de las mujeres recluidas en la Torre 9 del Establecimiento de Alta Seguridad de Valledupar, se aproxima para intervenir y mediar en la situación, pero el personal de custodia, indiscriminadamente y sin tener en cuenta la calidad de representante de derechos humanos, también arremete contra ella.

Esta lamentable situación contraviene las normas nacionales e internacionales que buscan garantizar el derecho de todas las personas a proteger los derechos y pone en evidencia una vez más los actos de represión contra los defensores de derechos humanos, y por lo tanto el incumplimiento de las obligaciones internacionales adquiridas por el estado colombiano.

Con este hecho, las demás internas de la torre 9 deciden intervenir. La guardia inmediatamente ordena la entrada de más personal para reprimir al resto de internas, lanzando gases lacrimógenos sin tener en cuenta que dentro de las recluidas hay una mujer en estado de embarazo y algunas detenidas que sufren problemas respiratorios.

Una vez esta lamentable situación fue resuelta, la directora del Establecimiento Penitenciario y Carcelario de Alta y Mediana Seguridad de Valledupar (Cesar), Imelda López, ingresó a la torre y ordenó remitir al puesto de sanidad a Yolanda Ardila, Lismarina Toro, Nieves Maestre, Viviana Díaz, Mónica Forero, Esmeralda Echeverri y Karina Reales, quienes resultaron heridas como producto de la violenta represión ejercida por la guardia.

Esto muestra una vez más las irregularidades existentes en el Inpec y en sus centros penitenciarios y carcelarios, situación que desde antaño nuestra fundación ha denunciado.

En conclusión, a la reincidente y sistemática crisis humanitaria en la que ha incurrido el Inpec, y en conexidad con el derecho a la vida y a la dignidad humana, las detenidas en la Tramacua y nuestra Fundación, en virtud de la labor que desarrollamos en la defensa de los derechos humanos, ante esta situación solicitamos:

- Como consecuencia de las continuas y repetidas denuncias de las recluidas en la Torre 9 del Establecimiento Penitenciario y Carcelario de Alta y Mediana Seguridad de Valledupar (Cesar), solicitamos el cierre inmediato de éste, ya que desconoce los derechos a la vida en condiciones dignas, a la salud, a la integridad física, y no garantiza los más elementales derechos como mujeres en condiciones de reclusión en pro de superar las irregularidades que se vienen presentando en el penal Valledupar y se les brinde un tratamiento acorde a la dignidad humana y a lo dispuesto en la ley 65 de 1993.