Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño
:: Antioquia, Colombia ::
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

S.O.S. por el nordeste antioqueño
Amenazas y señalamientos del ejército a campesinos del nordeste antioqueño
Denuncia publica urgente por amenazas de aguilas negras y ejercito
 
Temas relacionados

Informamos a la opinión publica nacional e internacional que el día de hoy, 9 de mayo de 2007, en la vereda Puerto Nuevo Ité, municipio de Remedios, Antioquia, en el lugar conocido como La Troja, dos hombres armados vestidos de negro, quienes se identificaron como miembros del grupo paramilitar “águilas negras”, llegaron a la casa de Henry Hoyos, presidente de la junta de acción comunal de esta vereda, amenazándolo para que desalojara el lugar en cinco minutos.

La comunidad también denuncia que con las tropas del batallón Calibío patrulla el señor Jesús Piñeros, antiguo residente de la vereda Puerto Nuevo Ité, quien se desmovilizó recientemente sin haber pertenecido a ningún grupo armado y actúa ahora como informante del ejército señalando a los campesinos.

Estos hechos se configuran en una alerta temprana sobre la grave situación que están enfrentando actualmente las comunidades del Nordeste Antioqueño ya que en este momento, en Puerto Nuevo Ité, se encuentran refugiados 400 campesinos quienes tuvieron que desplazarse forzadamente, debido a las amenazas y el asesinato de 6 habitantes de la región en los últimos 5 meses, perpetrados directamente por tropas del batallón Calibío.

Hacemos un llamado a las organizaciones sociales nacionales e internacionales, sindicales, defensoras de los derechos humanos, campesinas, estudiantiles, indígenas, afro-descendientes y populares para que se solidaricen con las comunidades amenazadas del Nordeste Antioqueño y levanten su voz de protesta, ante las instituciones pertinentes para esclarecer y acabar con los hechos violentos que sistemáticamente vienen cometiendo las fuerzas militares del Estado colombiano.

Exigimos al Estado colombiano:

* El respeto por los derechos humanos y el cumplimiento de las normas del Derecho internacional Humanitario.

* Garantizar las condiciones de vida digna de la comunidad que se encuentra en el campamento humanitario de refugio interno.

* Que se adelanten las investigaciones pertinentes y se castigue a los responsables directos e indirectos de los hechos violatorios de los derechos humanos.