Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Libia
Miles de estadounidenses se manifestaron contra la invasión por parte de su país a Libia
Resumen Latinoamericano / Martes 22 de marzo de 2011
 

Nueva York, marzo 21 - Los manifestaciones se desarrollaron en las ciudades de Washington DC, Providente, Chicago, Kansas City, San Francisco, Los Ángeles, Nueva York, al conmemorarse el sábado el octavo aniversario del ataque a Irak.

"El propósito de esta marcha es detener esta guerra inmoral (en Iraq) y empezar la batalla aquí, en nuestro país, por los derechos humanos, de los trabajadores y de los inmigrantes", comentó en Los Ángeles James Lafferty, director del National Lawyers Guilt.

"Ahora quieren ir por el petróleo a Libia, ya es suficiente, el dinero de los contribuyentes debe ser usado para aliviar las heridas de este pueblo, y construir escuelas, puentes, hospitales", manifestó.

Por su parte, Dede Miller, representante de Gold Star Families for Peace y quien perdió a un sobrino en Irak, afirmó que el costo de las guerras asciende a casi 6.000 soldados estadounidenses muertos y alrededor de 41.000 con trastornos mentales.

"Hemos gastado miles de millones de dólares que bien podrían haberse usado para el sistema de salud, educación y programas sociales de los que estamos tan necesitados en nuestro país", subrayó.

En Providence, Rhode Island, los manifestantes gritaban al presidente "Obama detén esta guerra, detén la islamofobia. Queremos dinero para trabajos, no para la guerra".

"Nuestra demanda es: Estados Unidos fuera del Oriente Medio", afirmó Shaun Joseph, un estudiante universitario.

En San Francisco cientos de personas marcharon de la Plaza de Naciones Unidas a Union Square coreando consignas contra esos conflictos.

Mientras, en Nueva York los manifestantes portaron ataúdes en recuerdo a las víctimas y carteles en rechazo a las guerras y en Washington fueron arrestadas 113 personas tras congregarse por igual motivo frente a la Casa Blanca.

Las protestas fueron convocadas por diversas organizaciones como Code Pink y Veteranos de Iraq contra la Guerra, así como grupos religiosos y sindicales.