Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra
:: Magdalena Medio, Colombia ::
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Combates entre el ejército y el ELN en el caserío de Cerro Azul dejan un muerto, un herido y daños materiales y psicológicos en la población civil
 

Se produjo un enfrentamiento armado el pasado 9 de Abril entre efectivos del Batallón Ricaurte y guerrilleros del ELN. El combate se llevó a cabo dentro del caserío de la vereda Cerro Azul, en San Pablo, sur de Bolívar, en territorio de la Zona de Reserva Campesina del Valle del Río Cimitarra. Según versiones de la comunidad a los subversivos los venían persiguiendo y el ejército esperó a que estuvieran dentro de la comunidad para realizar el enfrentamiento.

Como resultado del combate fue dado de baja a un guerrillero, alias Brayan. El levantamiento del cadaver lo realizó la Sijín de Barrancabermeja, porque el CTI de la Fiscalía no pudo ir hasta allá por mal tiempo para el helicóptero. Fue capturado otro guerrillero, que quedó herido y que fue trasladado a la ciudad de Bucaramanga.

También se presentaron daños en viviendas de civiles, en los inmuebles y en enseres de habitación de los campesinos. Un artefacto explosivo cayó en una casa, en el cuarto de los niños, estos y sus padres afortunadamente no se encontraban en la casa. El ejército se comprometió a reparar a la señora propietaria los daños de su vivienda, a darle 25 láminas de zinc, 1 colchón, un toldillo, hasta la fecha no ha cumplido.

Antes y después del combate el ejército maltrató a la población civil. Los militares amenazaron e insultaron al vicepresidente de la Junta de Acción Comunal JAC de Cerro Azul, lo señalaron de ser guerrillero. El ejército también atropelló y estigmatizó a los otros líderes comunitarios miembros de la JAC. La comunidad de Cerro Azul manifiesta estar cansada de los atropellos del ejército. Existe en la población un temor generalizado y la posibilidad de un desplazamiento masivo.

Debido a esta grave situación humanitaria se realizó el 12 de Abril, en el Municipio de San Pablo, un comité municipal de atención a población desplazada, donde asistieron numerosas instituciones locales y regionales. No asistieron miembros del ejército.

En el comité se analizó la situación de Cerro Azul y se expusieron las quejas de las comunidades que asistieron, además el personero informó que desde el primero de enero al 28 de marzo habian 138 quejas por desplazamiento y del primero de abril al día 12 de Abril iban 7 casos. En total son 145 casos de desplazamiento. La mayoría de los casos de desplazamiento están asociados a los combates que se produjeron en La Pedregosa, entre guerrilla y ejército, y por las reuniones convocadas, primero por las FARC y posteriormente por paramilitares en la vereda Pozo Azul.

El juez municipal le entregó al representante de Acción Social un informe en que notifica que su despacho tiene 30 acciones de tutela de la población desplazada y 9 desacatos por incumplimeinto y que en cualquier momento puede haber cárcel para funcionarios de Acción Social.

Las siguientes son las propuestas del comité de emergencia:

• La elaboración de un informe para presentarlo el 15 de abril en Cantagallo, al que acudirán altos funcionarios del ejército y la policía.

• Activar el plan de contingencia inmediatamente.

• Realizar un informe para presentarlo a la mesa nacional de prevención y se propone una mesa regional de prevención para el 19 de Abril (tentativa).

• Hacer llegar el informe al Comité internacional de la Cruz Roja - CICR

• Actualizar el mapa de riesgo del municipio.( 10 de mayo)

• Activar el Sistema de Alertas Tempranast (que aun no tiene coordinador en la defensoría)

• Hacer una verificación de las infracciones al derecho internacional humanitario en Cerro Azul, el 7 de Mayo.

La Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra – ACVC condena enfáticamente las infracciones al DIH cometidas en La Pedregosa, Pozo Azul y Cerro Azul, que generan zozobra y desplazamiento forzado y hace un reiterado llamado a las partes del conflicto armado, en este caso al ejército y los grupos paramilitares, así como a las guerrillas de las FARC y el ELN a observar el DIH y el principio de distinción. Las infracciones al DIH de las partes de la guerra ponen en peligro a la población civil. Incluso la guerra tiene normas, el estado colombiano ha firmado los protocolos internacionales que la regulan y las guerrillas deben observar y respetar las decisiones de la población civil y de sus organizaciones.