Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Dice Mesa Catalana por la Paz y los Derechos Humanos en Colombia en carta al gobierno español
Es preocupante el creciente accionar paramilitar en Colombia
 

Reproducimos la carta que hoy mandó la Taula Catalana por Colombia al gobierno español, mostrando su preocupación por las recientes amenazas a organizaciones del Magdalena Medio y, en general, por la creciente presencia de las Águilas Negras en Colombia, a pesar del proceso de supuesta desmovilización.

Barcelona, 7 de agosto de 2007

Sr. Francisco Javier Sandomingo

Director General para Iberoamérica del

Ministerio de Asuntos Exteriores de España.

Respetado señor:

Desde la Taula Catalana per la Pau i els DDHH a Colòmbia hemos seguido muy atentamente el proceso de desmovilización de los grupos paramilitares en Colombia, iniciado hace ahora dos años.

Probablemente estará de acuerdo con nosotros en que se trata de un proceso muy delicado. Para que avance, igual que ha sucedido en otros procesos de desmovilización en el mundo, es necesaria una considerable dosis de tolerancia.

Pero, pese a tener esto muy presente, no podemos dejar de mostrarle nuestra extrema preocupación por las informaciones que, especialmente en los últimos días, la Taula ha ido recibiendo. Esas informaciones certifican que la presencia y el accionar del grupo paramilitar autodenominado Águilas Negras en Colombia son un hecho sistemático y creciente, y ello en pleno proceso de desmovilización de los grupos paramilitares.

Como muestra de ello, son ejemplos muy recientes:

- El pasado 2 de agosto circuló un panfleto por la ciudad de Barrancabermeja (región del Magdalena Medio) en el que el autodenominado Comando Central de las Águilas Negras nombra objetivo militar a un grupo de organizaciones sociales y sindicales de esa región colombiana, así como a varias personas pertenecientes a éstas. Algunas de las organizaciones son la Organización Femenina Popular (OFP) –que es contraparte de la Taula Catalana-, la Unión Sindical Obrera (USO) o la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra (ACVC).

- El 30 de julio, un correo electrónico firmado por “Águilas Negras de Bosa” amenazó la vida del señor Rigoberto Jiménez, dirigente de la Comisión Nacional de Desplazados (CND) y de los integrantes de la Corporación Jurídica Yira Castro, organización colombiana de DDHH que trabaja junto a las víctimas de crímenes de Estado. Éste era el tercer mensaje amenazador que recibía la CND y el segundo de la Corporación Jurídica en menos de 10 días.

Como evidencia de que estos no son casos aislados, en las últimas semanas han sido también amenazados por grupos que se denominan Águilas Negras los habitantes de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó y los del Norte del Tolima, lugar donde las Águilas Negras han difundido un comunicado anunciando el reclutamiento de jóvenes, amenazando de muerte a los transportadores y declarando objetivo militar a varios pobladores, además de hacer presencia casi permanente en algunas veredas de esa zona. Asimismo, el 31 de julio, Héctor Torres, integrante de la Comisión de Derechos Humanos del Bajo Ariari, Meta, sufrió un intento de asesinato por parte de civiles armados que se identificaron como Águilas Negras.

Igualmente, el pasado 23 de julio, la señora Elizabeth Yangana, integrante de la Ruta Pacífica de las Mujeres, organización contraparte de la Taula Catalana, sufrió un intento de secuestro en Popayán, Cauca por un hombre sin identificar, perteneciente muy posiblemente a un nuevo grupo paramilitar que opera en esta región.

Además de estos ejemplos, que son una mínima muestra del accionar de las Águilas Negras y de los nuevos grupos paramilitares, nos parece muy preocupante que, en distintos estudios e informes elaborados por la Organización de Estados Americanos, Indepaz o International Crisis Group, se asegure que existen por lo menos 22 nuevos grupos paramilitares emergentes en Colombia, integrados por más de 5.000 combatientes.

Ante la gravedad de estos sucesos y de los que la presencia de las Águilas Negras y otro grupos paramilitares puedan causar en el futuro, solicitamos respetuosamente al Gobierno español que intervenga con carácter de urgencia ante las autoridades colombianas correspondientes para que:

- Se investiguen los hechos relatados y se juzgue a sus autores materiales e intelectuales.

- Los/as integrantes de las organizaciones sociales y sindicales del Magdalena Medio así como las de la Corporación Jurídica Yira Castro, la Comisión Nacional de Desplazados y la Ruta Pacífica de las Mujeres puedan ejercer su tarea con plenas garantías para su integridad física y psicológica.

- Ponga todo cuanto esté en sus manos para que la desmovilización de los grupos paramilitares sea efectiva y total y, en aplicación de la Ley de Justicia y Paz, las víctimas de éstos conozcan la verdad y la justicia y sean reparadas de forma integral.

Atentamente,

Taula Catalana per la Pau i els DDHH a Colòmbia

CC.

Sr. Sergio Caramagna- Jefe de la MAPP/EOA en Colombia

Sra. Noemí Sanín- Embajadora de Colombia en España

Sr. Fernando Fernández-Arias- Director Oficina de DDHH del MAE

Sra. Elena Valenciano- Secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE