Agencia Prensa Rural

Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Conmemoración y acompañamiento a las víctimas de la masacre del Nilo
Movimiento Sin Tierra Nietos de Manuel Quintín Lame / Miércoles 7 de diciembre de 2011
 

La mañana del 16 de diciembre de 1991 el sol tardaba en romper la neblina que envolvía la finca del Nilo. Esa mañana el frio acechó de forma inesperada esta tierra del suroccidente colombiano, en las laderas de los Andes, donde el clima es más clemente, donde el sol calienta y la tierra es más productiva.

La vigilia del 16 de diciembre de 1991 tuvo un sabor distinto de los otros, llevaba consigo un extraño sentimiento de esperanza mezclado con el miedo ante nuevas mentiras y falsas promesas. Hacia cuatro años varias familias ocupaban "el Nilo" y llevaban cuatro años negociando con los presuntos propietarios de esa tierra la obtención del derecho a volverlas productivas sin ser considerados bandidos. Y día tras día obtuvieron la aprobación de esta cesión por parte de su propietaria histórica, la señora Betty Mora, pero un nuevo propietario reclamaba sus derechos sobre esa tierra.

Una sociedad de inversiones, EL Nilo Ltda., parecía tener todos los papeles en regla para declararse el legítimo propietario de esa tierra disputada. El 16 de diciembre de 1991 los líderes de la ocupación fueron invitados a hablar con los nuevos propietarios, y, a pesar de las amenazas recibidas por parte de matones armados de la compañía EL Nilo Ltda., aceptaron la invitación. Pues para los indígenas Nasa "hacer caminar la palabra" significa más que una estrategia política, es lo que han decidido ser. Así, el 16 de diciembre 1991 fueron unas 80 personas las que decidieron responder a aquella llamada enseguida y escuchar a este nuevo interlocutor. Pero triste y dolorosa fue la sorpresa que les esperaba. Al encuentro llegaron sólo varios hombres armados con fusiles, algunos vestían los colores de las fuerzas de seguridad pública colombiana, policía y ejército. Cercaron la comunidad, reunieron a los líderes de la ocupación, y, acto seguido fusilaron 20 personas y dispararon indiscriminadamente a quienes trataron de huir y protegerse. Antes de dejar el Nilo, incendiaron todas las casas que fueron construidas en esos años e huyeron. Y pensar que debían haber discutido sobre como reconocer las mejoras que los ocupantes habían aportado al terreno. Pero eso fue la masacre del Nilo en Colombia, y era el 16 de diciembre de 1991.

El drama recorrió el país en un par de horas. Todos los periódicos hablaron de la tragedia y el entonces Presidente Gaviria prometió que los artífices de la masacre no quedarían impunes. El Consejo Regional del Cauca (CRIC) inició una acción legal contra el estado, pero el abogado que se ocupo del caso fue asesinado a los pocos días. Sin embargo, el entonces jefe de Policía del Cauca, Uriel Salazar Jaramillo, justificó el uso de la violencia por la conducta ilegal de los indígenas Nasa y por su continua presión sobre la propiedad privada de la tierra. Solo ocho años mas tarde, en 1998, el Estado reconoció públicamente su responsabilidad por la masacre, pero solo algunos ejecutores materiales junto a políticos de bajo rango, fueron incriminados. Por otra parte, tras 20 años, los compromisos asumidos por el Gobierno para la reparación de las víctimas son aun tan sólo una hoja de papel llena de firmas.

El estado, reconociendo el valor de la tierra por la identidad de la población indígena, en 2005 prometió la distribución de 15.663 hectáreas. Hasta hoy tan solo se han distribuido 5.296. Otras tierras fueron prometidas y nunca asignadas en otros departamentos como el Meta o el Putumayo, siendo zonas que no representan la ancestralidad Nasa, y donde muchos no quieren trasladarse. Así el Gobierno espera y no tiene prisa: el Cauca es demasiado importante para dejarlo en manos de unos pocos indígenas, demasiado rico en recursos porque la tierra no puede ser regalada tan fácilmente. El 16 de diciembre del 2011 marcharemos entonces para recordar todo esto y mucho más. Juntos repetiremos que la tierra es nuestra y que no se debe tocar, y relanzaremos así el desafío al gobierno, al neoliberalismo y a las multinacionales. Afrontaremos con valentía una nueva fase de defensa del territorio regresando a las raíces de la guerra colombiana: la tierra. Lo haremos con nuestro cuerpo sin armas.

La propuesta que hacemos es de organizar un evento llamado ’Ocupa la Memoria’ donde se junten acciones y movilizaciones a nivel nacional e internacional.

CONVOCAMOS

Hacemos un llamado para que organizaciones colombianas y internacionales nos apoyen durante nuestra marcha desde Santander de Quilichao hasta la finca El Nilo con acciones en contra del silencio para acordar las victimas de la masacre de el Nilo y todas las masacres que han ocurrido y siguen ocurriendo en nuestro país, Colombia.

Por este medio también queremos hacer un llamado a la unidad entre indígenas, campesinos y afro colombianos porque la tierra es de quien la trabaja, la respeta, la ama y es tarea de tod@s defenderla de la voracidad de este sistema económico que solo ve en ella dinero. El mismo sistema que conjuntamente a su aparato militar esta rompiendo la unidad de los pueblos ensayando aquí en Colombia y en Cauca métodos y técnicas innovadoras para apoderarse de los territorios con toda sus riquezas naturales y recursos. Por esta razón la convocatoria tiene abierto un espacio inclusivo en donde puedan juntarse todas aquellas organizaciones que comparten los principios fundamentales de este llamado.

Ayúda nos a detener este perverso plan, esto es el momento histórico para construir un nuevo país desde sus bases.

El 16 de diciembre esperamos ser muchos y escuchar sus voces que se levantan en varias partes de este país y también de este lindo planeta porque al final todo somos hijos de la misma madre tierra.

NO OLVIDAMOS!!! from Ocupa La Memoria on Vimeo.


Adopta una chiva! from Ocupa La Memoria on Vimeo.