Agencia Prensa Rural

Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Presa de conciencia desde enero de 2011. Su delito: disentir
Carta de solidaridad con la situación judicial de la poetisa Angye Gaona y los perseguidos políticos
Red de Artistas Populares del Suroccidente / Jueves 19 de enero de 2012
 

“Para la libertad sangro, lucho, pervivo. Para la libertad, mis ojos y mis manos, como un árbol carnal, generoso y cautivo, doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas, y entro en los hospitales, y entro en los algodones como en las azucenas. ”

MIGUEL HERNÁNDEZ

La Red de Artistas Populares del Suroccidente, RAPSO, la Fundación Escénica y Cultural EL TEATRO VIVE, organizaciones culturales independientes de Colombia y sin ánimo de lucro, cuyos principios son entre otros, la defensa del patrimonio cultural del país y la defensa de los artistas populares comprometidos en aportar al desarrollo de políticas culturales, esto quiere decir, transformadores y críticos de la realidad en este mundo agobiado por la iniquidad neoliberal y capitalista, les hace llegar a cada uno de ustedes, con todo el respeto que nos caracteriza, este mensaje de solidaridad con su situación de persecución judicial. Sabemos que el actual régimen colombiano les ha perseguido, y ahora pretende hacerles prisioneros físicos y sicológicos de este sistema que solo promueve la muerte y la injusticia, como a otros compañeros y compañeras comprometidos con el cambio social que urgentemente requiere el país.

Sabemos que en Colombia se han alcanzado cifras muy altas de perseguidos por el Estado y de presos políticos: la monstruosa suma de hombres y mujeres encarcelados es resultado de la represión ejercida por el estado colombiano contra el pensamiento crítico, las libertades sindicales y la lucha social. Hoy ya son más de 7.500 presos y presas políticos, compañeros dignos, prisioneros del régimen con el argumento de la calumnia, la mentira y montajes judiciales: sindicalistas, estudiantes, campesinos, defensores de DDHH, ambientalistas, académicos, abogados, maestros, y ahora se propone este Estado perseguir a los artistas populares, por el simple hecho de pensar en una patria donde todos y todas podamos vivir dignamente y en paz con justicia social.

El Estado colombiano actúa bajo las blasfemias y montajes para desestabilizar y destruir a las organizaciones sociales y culturales que trabajan y avanzan para el cambio social. Pero hemos de decir que la persecución, la penalización, no pueden marchitar la vida de nuestros artistas que llevan a través de sus versos, colores y movimientos la vida misma que sueña con un mundo mejor posible. Ante esto compañerxs nuestro total respaldo, creemos en sus actos y vidas en libertad que enaltecen una Colombia mejor. Les necesitamos libres para engrandecer la vida y la patria. Sus versos y actos obedecen a las alas de pájaros que cantan y vuelan sobre el venidero e inaplazable cambio social colombiano.

Las acciones de compañeros artistas valientes, y de la unidad de nuestro pueblo salvaran a millones de colombianos de la injusticia que reina en el territorio colombiano. Sus luchas, son las luchas de la humanidad que trabajan contra las injusticias en las naciones más pobres del planeta, que sufren diariamente los abusos de las superpotencias.

En virtud de estas razones exigimos a las autoridades analicen los “supuesto delitos” de la poetisa Angie Gaona y los compañeros, Julián Aldoni Domínguez, William Rivera y Araceli Cañaveral teniendo en cuenta la situación real que está viviendo el pueblo colombiano. Que los compañeros y compañeras que serán juzgados sólo son defensores de nuestro territorio, gestores de vida y cultura; en contraposición a intereses económicos del capital con la complicidad de jueces, abogados, policías y el poder político que intentan despojarlos de su libertad, y sus sueños a través de la criminalización, el uso de la violencia, negando el acceso a la verdadera justicia.

Como organizaciones culturales, humanistas defenderemos día a día y con el mismo coraje de cada uno de ustedes las causas justas que unen a Colombia y a la humanidad.