Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

¡Ya basta de injusticia! reclaman familias de presos políticos
Neyder Jhoan Salazar Torres / Viernes 11 de enero de 2013
 

Clementina Angulo recuerda con nostalgia el segundo recibimiento del año nuevo sin la presencia de su hijo, sin embargo fue un sentimiento de felicidad que la embargó al recibir la primera llamada del año; la de Carlos Lugo cantautor detenido junto a otros jóvenes universitarios, y líderes sociales por presuntos nexos con la Farc y que los familiares califican como una persecución política cargada de montajes judiciales.

Una nueva audiencia en la etapa de juicio que se debía desarrollar en Florencia fue aplazada, se trata de la audiencia preparatoria que se viene dilatando, se extiende y con esto los días de cárcel se hacen eternos, cumpliendo 16 meses de captura. El juicio oral ya se ha aplazado cinco veces para los nueve universitarios, líderes y activistas de derechos que fueron capturados el dos de octubre del 2011 sin que se conozcan las pruebas de la Fiscalía. Situación que ha hecho que Omar Marín capturado en Florencia haya apelado a una audiencia de vencimiento de términos.

Persecución

Por cada intento de audiencia los presos de la penitenciaria de Las Heliconias llegan encadenados de pies y manos, por lo que sus allegados califican como indignante, ya que no son ningunos delincuentes. Los familiares rechazan que se cumplan 16 meses privados de la libertad sin que el proceso avance; al dilatarse las audiencias, no se genera fallo y aun así los detenidos están recluidos en penitenciarías y no en cárceles, es el caso de los únicos sindicados y no condenados, Carlos Lugo y Jorge Eliécer Gaitán. El ente acusador sostiene que los detenidos son parte de las redes de apoyo al terrorismo de la columna móvil Teófilo Forero Castro.

El abogado José Luis Velazco defensor de Lugo y Gaitán, reconoce que hay una sindicación por rebelión, pero predomina la presunción de inocencia, “tenemos la convicción que no son culpables, pues los medios recaudados dan cuenta de la equivocación de la Fiscalía y los órganos de inteligencia del Estado, “se está haciendo una persecución contra líderes sociales, comunales y artistas que desarrollan una actividad política y gremial licita”.

Agrega que al parecer como este proceso indica, no han cesado las prácticas del Estado de caserías de brujas contra activistas, luchadores y defensores de derechos humanos; buscan contener los esfuerzos y expresiones de luchas legitimas populares, ajustadas a la Constitución y la Ley”. Tal es el caso presentado en los últimos días con la detención arbitraria de Manuel Antonio Pequi, Coordinador de la guardia indígena de la Asociación de Cabildos del Norte del Cauca.

Jorge Eliecer Gaitán estaba en octavo semestres de Derecho y como integrante del Comité Ejecutivo Nacional de la Federación de Estudiantes Universitarios participaba de las movilizaciones estudiantiles contra la reforma educativa de la Ley 30. También era representante legal de la Corporación de Derechos Humanos ‘José Antonio Galán’ que acompañó los procesos de movilizaciones agrarias en el sur del país.

Jorge Eliecer Gaitán es hijo de una madre cabeza de hogar con más de 60 años que se ve altamente afectada, sufre por su hijo encerrado entre las rejas. Sus días en la prisión se le nota en los kilos que ha perdido, sin duda el encierro lo ha afectado como reconoce su hermana. Es el hermano menor de cinco mujeres, llenando de fortaleza y moral a su familia. Yensi Gaitán, hermana de Jorge le parece injusto el proceso que adelantan contra su hermano que reconoce como inocente, “si no tiene prueba y no han encontrado nada porque no los han liberado rápido, no lo hacen por negligencia porque no tienen pruebas y por eso no lo han condenado, siguen sin solucionar nada”.

La familia manifestó que es un caso de persecución contra los universitarios, truncando su carrera de derecho, ya que este año se hubiera graduado como abogado. Reconociendo además que estudiar en la universidad pública y defender los derechos no es un delito, “El Gobierno dice si los juzgamos y condenamos, el resto no van a seguir “haciendo lo mismo” en contra del Estado, pero los castigan por nada y por ningún delito”.

El cantautor social y el líder campesino

Darío Sierra es agricultor, persona humilde y campesina que ha venido trabajando por los intereses sociales de la comunidad como líder. Antes de ser capturado era presidente de juntas de acción comunal, impulsado proyectos en el campo para el beneficio de las comunidades. Su madre María Castro reconoce que el Gobierno es el que comete terrorismo a la juventud y a la niñez, “mi hijo es padre de familia tiene ocho hijos, quedaron abandonados; ahora lloran sin su padre, y cuando lo ven encadenados de pies y manos como si fuera terrorista. Pero el terror y terrorismo lo está haciendo el mismo Gobierno ante la niñez porque ellos son los que están sufriendo por la falta de amor del padre y las condiciones con que es tratado; ellos se van a criar con miedo y con el terror de que por ser humildes se lo llevan para la cárcel”.

La persecución y criminalización de líderes sociales hace parte de una política para desarticular los procesos sociales y organizativos que desestabilizan el modelo del gobierno. Tal es el caso de las posiciones críticas que se hacen evidentes en las canciones de tinte político del cantautor de música social, Carlos Lugo; lo que evidencia la persecución política a los dirigentes y ciudadanos que piensan diferente. Por eso su madre Clementina Angulo llamó a la libertad de su hijo y a no más injusticia que condena a un rebelde de ideales, “Carlos estamos contigo, hoy más que nunca nuestros corazones están unidos y nuestras oraciones por su libertad”.

¿Condenan para ejemplificar?

Estos detenidos hacen parte de las continuas y masivas capturas que se han venido dando para afectar a los procesos organizativos sociales y comunitarios, reducir la acción de la movilización de sectores opositores al Gobierno. Sus capturas se realizaron de manera simultánea en el Huila y Caquetá, pero se legalizó en Bogotá por los delitos de rebelión, concierto para delinquir y administración de recursos procedentes de actividades terroristas.

La hija de Jorge Eliécer Gaitán, Gloria Amparo Gaitán que informó sobre el proceso a un medio local, manifestó que todo lo que no está conforme con el establecimiento y el sistema que gobierna, se sindica como subversivo y es mirado con sospecha. Por eso ve que estos casos hacen parte de un montaje como escarmiento para callar a la juventud que está inconforme y actúa revolucionaria, “estos muchachos están presionándolos para que se declaren culpables, es una forma de producir escarmiento en el resto de las gentes; un caso ejemplarizante para los demás estudiantes que no sigan el camino de la rebeldía".

El abogado José Luis Velazco haciendo referencia al caso Lugo y Gaitán aclara como un hecho de suposición y deducción se busca ejemplarizar bajo la detención, “el proceso de Jorge busca ejemplificar vía de contención a otras personas que estén desarrollando actividades, para que dichas actividades por más licitadas y ajustadas a Ley no las desarrollen y por miedo se abstengan a su libre ejercicio de actividad política o gremial”.

La audiencia preparatoria contra los nueve universitarios, líderes comunales y activistas de derechos humanos se realizará el 18 de enero. Se espera la realización de la audiencia para las 8 y media de la mañana, ya que en las anteriores los abogados que no asistieron han presentado sus respectivas constancias.