Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Las FARC entregaron al soldado Josué Álvarez Meneses
El soldado fue liberado en el departamento de Nariño, al sur-occidente del país. Este es el tercer retenido entregado por el grupo insurgente luego que el viernes cumplieran con la liberación de Victor Alfonso González y Cristian Camilo Yale.
TeleSUR / Domingo 17 de febrero de 2013
 

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) entregaron este sábado al tercer uniformado retenido, Josué Álvarez Meneses, quien fue retenido luego de un enfrentamiento registrado el pasado mes de enero en el marco del conflicto armado que atraviesa el país.

Josue Álvarez Meneses al ser liberado, visiblemente emocionado, expresó en declaraciones exclusivas para teleSUR que lo respetaron “me respetaron la vida y todo”.

Desde el lugar de la entrega, el enviado especial de teleSUR a la zona Paúl Bacares informó que el solado sería examinado por los médicos que acompañan la Misión Humanitaria.

Por su parte el corresponsal Milton Henao reportó desde Policarpa, al noroccidente del departamento de Nariño, que el traslado hacia el lugar de la entrega requirió que 20 horas de camino, primero en vehículo, luego unos caballos, "por eso la misión dijo en la mañana que el camino era largo".

En la ciudad de Bogotá (capital) se le harán otros chequeos médicos.

El soldado Josué Álvarez, de 19 años de edad, fue entregado en el departamento de Nariño, al sur-occidente del país, según informó la defensora de Derechos Humanos Piedad Cordoba quien encabeza el colectivo de Colombianos y Colombianas por la Paz (CCP).

Álvarez es el tercer uniformado entregado por la guerrilla después de que este viernes fueran liberados los policías colombianos Victor Alfonso González de 26 años y Cristian Camilo Yate de 21 en el Valle del Cauca, suroeste de Colombia.

Según Córdoba, “este gesto humanitario es un aporte para la paz de este país”. La defensora de los derechos humanos subrayó que la liberación de los uniformados permite rodear la mesa de diálogo instalada en Cuba por el Gobierno colombiano y las FARC y respaldar el trabajo que han hecho desde sectores que buscan acabar con la guerra.