Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Las Zonas de Reserva Campesina: herramienta para desconcentrar la tenencia de la tierra y abrir un nuevo espacio social que logre la paz
El artículo 81 de la ley 160 de 1994 le dio vida jurídica a las Las Zonas de Reserva Campesina. Las ZRC están amparadas en un instrumento legal
Crónica del Quindío / Jueves 4 de abril de 2013
 

El país se asustó cuando en la mesa de negociación del cese del conflicto armado en Colombia una de las partes habló de las Zonas de Reserva Campesina ZRC. El ministro de Agricultura las calificó de ‘republiquetas independientes’ y varios altos funcionarios del Estado, incluyendo a miembros de la fuerza pública, y otros sectores de opinión, entre ellos el expresidente Uribe y el presidente de Fedegán José Félix Lafaurie, advirtieron que las Farc lo que buscan es que se les entregue medio país para gobernar.

Pareciera que ninguno de ellos conociera que las ZRC es un instrumento legal creado por el gobierno. El artículo 81 de la ley 160 de 1994 señala que las zonas de colonización y aquellas en donde predomine la existencia de tierras baldías son Zonas de Reserva Campesina. Y existen en varias partes: Antioquia, Guaviare, Cauca, Santander, etc.

Después, el gobierno expidió el Decreto 1777 de 1996, que reglamenta parcialmente lo consignado en la ley 160 en relación con las ZRC.

Allí se dice que estas zonas tienen como objetivo “controlar la expansión inadecuada de la frontera agropecuaria del país; evitar y corregir los fenómenos de concentración; crear las condiciones para la consolidación y desarrollo sostenible de la economía campesina; regular la ocupación y aprovechamiento de las tierras baldías, dando preferencia en su adjudicación a los campesinos de escasos recursos; crear y construir una propuesta integral de desarrollo humano sostenible, de ordenamiento territorial y de gestión política…”.

También dice la ley que el Estado debe “promover y encauzar recursos y programas que definan un propósito común de desarrollo en estas regiones…”.

La misma ley también prevé la creación de Zonas de Desarrollo Empresarial ZDE reguladas por acuerdo del Incora. El propósito de este acuerdo es proteger y promover la inversión de capital privado, herramienta de la cual echó mano el exministro de Agricultura Felipe Arias para otorgarles a grandes empresas agropecuarias, nacionales y multinacionales, enormes extensiones de baldíos para su explotación.

Precisamente, lo que en la mesa de negociación se ha puesto como propuesta de discusión es que en vez de entregarles esos baldíos y otras tierras en conflicto a las multinacionales agropecuarias, se las den a los campesinos que carecen de tierra o que tienen posesión de hecho de ellas, creando para tal fin Zonas de Reserva Campesina. Con este fin, se frena la concentración de la tierra en pocas manos, la expansión de la frontera agrícola, y se protegen las áreas de reserva ambiental.

Todo esto lo que quiere decir es que esto de las ZRC no son una propuesta ni un invento de las Farc, sino del gobierno, que está en nuestra legislación, que es una herramienta creada para desconcentrar la tenaz tenencia de la tierra en Colombia y abrir un nuevo espacio social que logre la paz.

Qué lástima que el debate no se haga desde la argumentación seria, mirando los verdaderos intereses de la nación de pobres en que vivimos. Qué lástima que no se piense a largo plazo en la paz, y solo miremos el cortoplacismo de la politiquería electoral.