Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

350 presos políticos anuncian huelga de hambre en solidaridad con la movilización en el Catatumbo
Agencia Prensa Rural / Miércoles 19 de junio de 2013
 

En una conversación teléfonica que Prensa Rural pudo mantener con los presos del patio 10 de la cárcel Modelo de Cúcuta, William del Carmen Mora, comunicador social víctima de falso positivo judicial y vocero de los presos políticos del Catatumbo, leyó el comunicado público por el cual se declaran en “desobediencia pacífica” en solidaridad con los compañeros y compañeras represaliadas en el Catatumbo, durante las protestas en demanda de la Zona de Reserva Campesina.

William Mora aseguró que son 350 presos los que va a adelantar esa protesta de manera inmediata, desde esta misma mañana.

A continuación reproducimos el comunicado:

Comunicado Público

Los presos del patio 10, patio asignado a sindicados al interior del complejo penitenciario y carcelario de Cúcuta y su área metropolitana, informamos a la opinión pública y la sociedad de Cúcuteña, organizaciones sociales y todos los campesinos y dirigentes de la región del Catatumbo:

A partir del miércoles 19 de junio, entramos en desobediencia pacifica, como es la huelga de hambre, la no atención de abogados y la no salida a acudir a audiencias judiciales.

Hemos decidido realizar esta actividad como presos, en apoyo y solidaridad al gran movimiento y movilización campesina que en este momento, están llevando a cabo los campesinos de Catatumbo.

Pedimos al Gobierno Nacional que acuda al llamado hecho por los lideres de paro campesino, para que se sienten y sean escuchadas sus propuestas para dar solución a la crisis en que, hoy, están sometidos los pobladores de esta importante región del país como es el Catatumbo.

Comunicado 2

Saludo a los lideres de las organizaciones campesinas, población campesina en general y delegación del gobierno nacional:

Nosotros los pesos del patio 1,2 y 10 de la cárcel de Cúcuta nos unimos, a través de huelga de hambre, a no salir a actividades como redención de penas, no atención de abogados, no salir a audiencias judiciales; a ese gran esfuerzo organizativo que están llevando a cabo los campesinos del Catatumbo, defendiendo el territorio y el derecho de construir nuevas alternativas para dignificar la vida en el campo.

Nosotros los presos que hemos visto llegar, y a la vez hemos recibido en nuestros patios, al interior de esta cárcel con alto número de pobladores del Catatumbo, tenemos gran preocupación en que sea ésta la oportunidad para manifestarle al estado colombiano que cese la política del plan político-militar creado contra la región del Catatumbo y sus pobladores.

A diario estos campesinos llegan al interior de las cárceles a engrosar el alto número de hacinamiento y a sufrir todas las inclemencias al que el gobierno los somete al interior de estas mazmorras.

Cada uno de los campesinos que vemos llegar vienen acompañados de un encausamiento judicial que, según la ley, fue legislado para combatir el narcotráfico como es el delito de ley 30 que convierte a unos humildes campesinos, jurídicamente, en narcotraficantes. Este es un presente más de la política irresponsable de los gobiernos de turno del estado colombiano.

Nuestros campesinos de la región del Catatumbo se vieron obligados a tomar la decisión de sembrar la mata de coca aún sabiendo que es un cultivo ilegal pero, por necesidad y sintiendo el abandono del estado colombiano se ven obligado a cultivar esa planta de uso ilícito. Todo por no tener una política agraria que le de desarrollo y bienestar al campo y población rural. Es por ello que es de suma importancia la creación de la reserva campesina en la región del Catatatumbo.

Las fuerzas militares han venido usando la mala práctica de los falsos positivos, usando versiones manipuladas por las fuerzas militares y fiscalía a través de los desmovilizados. No son más que una herramienta de los organismos militares y judiciales para reprimir y encarcelar a los pobladores de esa región.

Para demostrar en este comunicado los falsos positivos que hemos mencionado, les ponemos como ejemplo uno de los cientos de casos de falsos positivos en la región del Catatumbo, como es el caso y proceso judicial armado desde el batallón del municipio del El Tarra contra el periodista William del Carmen Mora Trujillo que, a continuación, dejamos con ustedes para que sea escuchado:

“Soy del Catatumbo, hijo de campesinos que, con gran esfuerzo, dedicación y sacrificio he sacado mi carrera de comunicador adelante no contando con recursos.

Con mis conocimientos como periodista, he estado viviendo y sintiendo en carne propia la problemática de nuestros campesinos en la región del Catatumbo y, a pesar de mi superación personal, soy campesino y seguiré siéndolo a mucho honor, llevando la voz de todos aquellos desfavorecidos, para que sea escuchada ante los medios de comunicación.

Es complicado y muy difícil, ejercer el derecho al periodismo en la región del Catatumbo y más cuando el gobierno la ha caracterizado como zona roja. Ya no es la zona, somos nosotros como pobladores de la región, ya que nos estigmatizan de que todos somos guerrilleros por el solo hecho de pedir al gobierno más atención a nuestra región, a nuestros campesinos y queriendo dejar un futuro mejor para nuestros hijos.

Ese es mi triste caso como periodista, donde las únicas armas que he tenido son los micrófonos, prestando un servicio a la región del Catatumbo y llevando alegría a cada uno de los hogares campesinos.

Estoy en medio de dos posiciones, el Estado y los grupos armados. El Estado me captura por ser guerrillero y arma falsas pruebas en mi contra. La guerrilla dice que soy colaborador del Estado.

En conclusión, el derecho al periodismo en la región del Catatumbo ya no es un derecho ni una opción.

Soy completamente inocente y tengo todas las pruebas para demostrarlo. Lo único que le pido al Estado es que no juegue con la dignidad de nuestra población civil del Catatumbo con falsos positivos.

Exijo como ciudadano colombiano, como campesino y periodista que se nos respeten los derechos que, como ciudadanos, poseemos

Como afectado, siendo falso positivo, los invito a ustedes campesinos a que denunciemos y no nos quedemos callados antes los atropellos que durante años se han dado”.

Como propuesta de la población campesina presa, sugerimos crear una mesa integrada por delegados del gobierno nacional y dirigentes campesinos para hacerle seguimiento a la cantidad de capturados que hoy nos encontramos presos, siendo nuestros procesos judiciales falsos positivos.