Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Santos limita el derecho de manifestación al campesinado en Ocaña
Agencia Prensa Rural / Miércoles 26 de junio de 2013
 

El estado de excepción continúa en Ocaña, donde el primer síntoma fue la autorización, por parte del presidente Juan Manuel Santos, de disparar fuego real sobre la población civil desarmada.

Son ya 4 los asesinados por parte de la fuerza pública en 3 días, situación que nunca había sucedido antes en ninguna marcha campesina, ni siquiera en las peores épocas del paramilitarismo de estado.

Los campesinos empiezan a llamar a ese episodio negro “La masacre de Ocaña” perpetrada, en esta nueva modalidad de represión, por la Fuerza Pública sin necesidad del paramilitarismo de estado.

La intención en el día de hoy, por parte de los campesinos, era adelantar una movilización por la paz y en repudio de los asesinatos perpetrados por la Fuerza Pública, que avanzara por la vía hacía la entrada de Ocaña, pero la fuerza pública bloquea, a esta hora, esa ruta.

Se limita nuevamente uno de los derechos reconocidos en la constitución del 91, en este caso el derecho de manifestación, en clara violación a los Derechos Humanos, como ya se había violado el principal de los derechos del ciudadano, el derecho a la vida.

La policía se encuentra acantonada en la entrada del Aeropuerto de Ocaña, con orden presidencial, de impedir el tránsito del campesinado por esa vía. La concertración se encuentra a 400 metros de donde la fuerza pública hace presencia y hay gran tensión en la zona.

Fuentes presenciales avisan de la presencia de varias tanquetas y de gran cantidad de agentes del ESMAD. De la misma manera hacen presencia en la zona policía contraguerrilla y ejército nacional.

El tratamiento que el estado colombiano ha dado a la protesta en el Catatumbo, cada vez se parece menos a las garantías que ofrece un estado de social de derecho y se acerca peligrosamente a las dictaduras que en otros tiempos dominaban el espacio político en América Latina.