Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

En Francia
Sábado 5 de abril: manifestación nacional contra la xenofobia de estado
Coordination Populaire Colombienne à Paris / Lunes 31 de marzo de 2008
 

La cita de los latinos está frente al McDonald’s de la Place d’Italie (no para hacerle buena publicidad...). Es importante que vengamos todos, franceses y extranjeros, con o sin papeles.

El 5 de abril en París a las 14h30, marcharemos a partir de la Place d’Italie para protestar contra la política de inmigración indigna y asesina y reclamar un cambio radical que permita construir una sociedad francesa respetuosa de los derechos de todos y de sus compromisos internacionales.

Francia está gobernada hoy por una derecha dura y cínica que no cesa de proclamar sin vergüenza su “humanismo” pero que mantiene una política en contra de la inmigración estigmatizándola como la responsable de todos los males que padece el país. Señalados de esa manera, los extranjeros –con o sin papeles- se han convertido en chivos expiatorios que viven en la era del recelo institucionalizado. Así se desvía a la opinión pública de los verdaderos problemas: repartición de la riqueza, desigualdades, mantenimiento de los servicios públicos y de la solidaridad, jubilación, vivienda, salud, seguridad social, lucha contra la precariedad…

Las consecuencias de esa política (con cinco leyes desde 2002) son múltiples: negación del derecho al asilo, ataques contra la ayuda médica del estado, pruebas ADN, restricción del derecho de entrada y de residencia para los extranjeros con la limitación drástica del reagrupamiento familiar, cuotas… negación de los derechos fundamentales.

Los “sin papeles” y sus hijos, tanto los niños como los jóvenes mayores y los estudiantes viven en el miedo permanente del control policíaco y de la expulsión. Esos hombres y esas mujeres cuyo único “crimen” es el de no tener papeles, están encerrados en condiciones vergonzosas en centros de retención administrativa (CRA), esos “horrores de la República” que fueron denunciados en el informe Mermaz del 2001. En 2007, esos centros han visto pasar a cerca de 300 menores, hasta recién nacidos, más de 24 mil sin papeles han sido expulsados hacia sus países de origen en donde para muchos de ellos la vida está amenazada, sus familias se ven destrozadas y los niños expulsados de la escuela.

A lo largo de esta año, las prefecturas y los servicios de policía han utilizado todos los medios y estrategias para detener, encerrar en retención y expulsar sin cesar. Todo es válido para aumentar la cifra de expulsiones: controles, redadas vergonzosas de la gente que tiene facciones “diferentes” en los transportes y en las calles, allanamientos en los lugares de trabajo, en las tiendas, en los colegios y los liceos, hasta en las residencias de migrantes (el 12 de febrero, al foyer Terres au Curé, en París 13°), convocatorias tramposas, interpelaciones en el domicilio….

Esa política del aumento de la cifra de expulsiones mata. Así, por ejemplo, John Maïna, 19 años, se ahorcó al recibir el rechazo definitivo de su pedido de asilo. Esa política criminaliza la solidaridad por diligencias judiciales a los ciudadanos que se oponen a las expulsiones. Esa política invita a la delación a los trabajadores públicos y sociales así como a los inspectores del trabajo.

En ese clima de sospecha y de estigmatización, todos los extranjeros, regulares o no, son afectados y designados como indeseables. Un proyecto de directiva europea que será examinado en mayo, prevé extender la retención a 18 meses y la interdicción de territorio a cinco años para los expulsados. Una verdadera xenofobia de estado se instala en nuestro país.

Porque no queremos ni podemos soportar lo inaceptable, afirmamos que otra política de inmigración es necesaria, una política que respete los derechos fundamentales de todos los seres humanos: derecho de asilo, derecho a vivir en familia, derecho a la educación y a la vida privada, derecho a la salud, derecho de los niños, derecho a tener derechos… Tantos derechos que Francia está obligada a aplicar ya que ratificó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Convención de Ginebra, la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos del Niño, la Convención Europea de los Derechos Humanos.

La política que se practica actualmente es indigna. ¡Hay que cambiarla!

Manifestemos el 5 de abril en París por una sociedad fraterna y solidaria.

La xenofobia de estado mata

Manifestación nacional

Sábado 5 de abril 2008

14h30 Place d’Italie

Franceses, migrantes: igualdad, solidaridad

Convocantes:

- UCIJ (Unidos contra la inmigración "deshechable")
- RESF (Red Educación Sin Fronteras)
- Colectivos de Sin Papeles

Traducción del comunicado : CPCP