Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Erradicaciones violentas, forzadas y no concertadas reinician en Tibú (Norte de Santander)
Agencia Prensa Rural / Lunes 12 de agosto de 2013
 

Desde el pasado sábado 3 de agosto se vienen presentando agresiones contra los campesinos por parte de la Fuerza Pública debido a la reanudación de la erradicación forzada, violenta y no consensuada de los cultivos de uso ilícito.

La Fuerza de Tarea Conjunta Vulcano viene escoltando a una treintena de erradicadores en las veredas Monteadentro, Caño Guaudas, La India y Guadalupe, del corregimiento La Gabarra, municipio de Tibú. Esas comunidades suman un total de 300 familias que se han visto obligadas a cultivar y raspar mata de coca, ante el abandono estatal y la ausencia de proyectos para la sustitución de ese tipo de cultivos, a pesar de las propuestas que la Asociación Campesina del Catatumbo viene presentando al Estado colombiano a través del plan de desarrollo sostenible de la zona de reserva campesina y los planes pilotos.

Los campesinos están realizando asentamientos en los campos de coca para defender su sustento, y se han presentado agresiones de los soldados contra los campesinos. La Fuerza Pública ha llegado a disparar fuego real contra los civiles, en diferentes ocasiones, y en la vereda Guadalupe, un desconocido vestido con camuflado, pero sin ninguna identificación, está intimidando gravemente a los campesinos que se oponen a la actuación de los soldados. El desconocido está maltratando y agrediendo a los campesinos en resistencia con bombas aturdidoras y gases lacrimógenos y llegó a decir que cuando acabe todo “ya se verá cuantos muertos habrán” en una clara amenaza.

De la misma manera la FTC Vulcano está llevando a cabo empadronamientos forzados en las zonas del conflicto, fotografiando a los campesinos con una actitud amenazante e intimidatoria. Los mandos y soldados están diciendo que el que proteste más le pondrán una “cruz roja”.

El capitán Rojas de la FTC Vulcano, a pesar de que no tiene ningún tipo de competencia en materia de erradicaciones, ni ningún tipo de poder de decisión, convocó a los campesinos de las veredas cercanas a La Trocha, Micapilá y Monteadentro, para proponer un acuerdo ilegal e irregular.

Se viene proponiendo que la mitad de la extensión cultivada de coca sea erradicada y la otra mitad permanezca. Afirmó que la orden que tiene es la de erradicar la totalidad de las plantaciones de uso ilícito.

Por su parte, un oficial desconocido, autodenominado teniente Montes, está intentando hacer el mismo acuerdo con los campesinos de las veredas Riochiquito y Guadalupe.

La Asociación Campesina del Catatumbo rechaza la actuación del Estado colombiano e interpreta este reinicio de las erradicaciones como una provocación con el objetivo de minar la mesa de negociación que inicia en el día de hoy en la ciudad de Cúcuta, y desgastar al campesinado organizado, logrando así una posición de fuerza que nunca tuvieron, ni tienen, desde el inicio de la crisis.

Rechazamos la criminalización que se ejerce continuamente contra el campesinado de las zonas cocaleras y recordamos que el cultivo de la mata de coca es la última alternativa que le quedó al campesinado para poder sustentar sus familias ante el abandono total y miserable del Estado colombiano.

Reiteramos que el campesinado del Catatumbo sí tiene alternativas a las plantaciones de uso ilícito pero el estado se ha echo a la tarea de desconocer e intentar reventar el proyecto de desarrollo integral que representa la iniciativa agraria de paz de la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo.

Responsabilizamos al estado colombiano por cualquier riesgo contra la integridad de nuestros campesinos y exigimos que se deje de violar los Derechos Humanos y el DIH. Por último recordamos que cualquier acción pacífica que el campesinado, en su libertad, decida realizar será firmemente apoyada por la Asociación Campesina del Catatumbo.