Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Los medios masivos replican solamente los argumentos del gobierno
 

En el segundo día del Paro Nacional Agrario y Popular, las comunidades y sectores convocantes mantienen su firmeza y decisión de continuar indefinidamente las diferentes acciones de protesta y movilización que lleven al Gobierno Nacional a dar respuesta al pliego de peticiones.

Pareciese que los medios masivos de comunicación ven otra realidad. Como una constante, se presentan noticias en las que se recalca sobre bloqueos de vías, policías heridos y poca participación.

Lo que está pasando en los puntos de concentración no está siendo reportado e informado por los medios masivos; manifestantes heridos por acción de la policía, persecución y estigmatización, empadronamientos y detenciones ilegales, son hechos que han venido pasando desde el domingo pero no han sido conocidos por la mayoría de colombianos.

Nada se ha dicho del menor Alejandro Vargas que resultó herido por un impacto de bala en el abdomen, esto en manifestaciones en la vía Buga-Tuluá. Mucho menos conocido es el hecho en que Luis Martínez, campesino antioqueño, resultó herido por un disparo en el municipio de Segovia.

Otra constante en los medios masivos de comunicación, es el hecho de que han venido replicando los argumentos del gobierno nacional, que asegura que el Paro Nacional no ha sido de la magnitud que se esperaba. Son bastantes las noticias que indican que los niveles de participación son bajos y que solo en 4 departamentos se mantienen bloqueos.

La realidad es otra, pues en 15 de los 32 departamentos que conforman el territorio nacional se tiene conocimiento de violaciones a los Derechos Humanos de los manifestantes (Ver BOLETÍN DE DERECHOS HUMANOS No. 02). Resulta preocupante que los medios masivos disfracen la realidad con un manto de tranquilidad cuando lo que está pasando hoy en Colombia también es producto de la indignación que produce ese tipo de desinformación.

El Paro Nacional Agrario y Popular continuará hasta que el Gobierno responda a las peticiones de los manifestantes. Esto implica acciones por parte de estos, lo que así mismo implicará el cubrimiento de esos sucesos que poca resonancia tienen en los medios masivos, donde la verdad es tergiversada y la realidad convertida en fábula.

Desde la Alianza de Medios y Periodistas por la Paz la labor de cubrimiento y reportaje de los hechos que se den en el marco del paro no cesará. Los comunicadores comprometidos con la paz continuarán con su trabajo por la veracidad y por darle visibilidad a quienes por décadas han sido sometidos al olvido y abandono.