Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

La insurrección de Ubaté
Horacio Duque Giraldo / Sábado 24 de agosto de 2013
 

Ubaté, Segovia, Anorí, Marmato, Samacá, Algeciras, Saravena y cientos de pequeños pueblos son los protagonistas de la mayor rebelión antineoliberal en la historia de Colombia.

Ubaté es un pequeña población del departamento de Cundinamarca, ubicada a pocos kilómetros de Bogotá. Allí viven cerca de 25 mil personas que se ocupan en actividades ganaderas, carboneras y agrícolas.

En la actual coyuntura de paros, semiinsurrecciones e insurrecciones antineoliberales, este poblado ha sido epicentro de vibrantes acciones de la población contra el gobierno del señor Santos y su modelo económico de explotación y despojo que favorece a las grandes multinacionales de los países imperialistas.

En Ubaté ha ocurrido por estos días una verdadera insurrección general que aún no termina, en la que se han presentado violentos enfrentamientos con la Policía y su Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), el principal recurso de la camarilla dominante para aplastar la revuelta general que está ocurriendo a raíz del paro agrario nacional convocado por varias organizaciones campesinas.

La huelga campesina, que está plenamente justificada, tiene su origen en las catastróficas consecuencias de los tratados de libre comercio firmados con otras naciones en perjuicio de toda la nación, en el régimen agrario señorial que prevalece en el campo y en las fuerzas populares desatadas por los diálogos de paz de La Habana entre la guerrilla campesina revolucionaria de las FARC y el gobierno oligárquico del señor Santos.

Lo de Ubaté revive en la memoria colectiva de millones de colombianos otros momentos álgidos de la revuelta popular histórica nacional, como la revolución de los comuneros de 1783, el 10 de julio de 1810, las guerras de la Independencia, la rebelión de los artesanos de 1854, el 9 de abril de 1948, el paro cívico de septiembre de 1977 y la invicta lucha guerrillera de los últimos 50 años contra el poder de la voraz oligarquía colombiana.

La Ceja, 23 de agosto de 2013