Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Paro Nacional Agrario y Popular. Video
Paro, bloqueo y algo más...en Sáchica
Bloqueo de la vía Villa de Leyva - Sáchica
Guillermo Torres Mojica / Domingo 25 de agosto de 2013
 

Lo que nunca hubiéramos imaginado, la paz de la cual hacíamos alarde y de la cual disfrutábamos ha sido alterada. Y de qué manera. Sin darnos cuenta y sin poder hacer absolutamente nada por evitarlo, estamos envueltos en acontecimientos inéditos que van a dejar una huella indeleble en el hasta hace unos pocos días el paradisíaco Valle de Saquencipá.

Todo se inició con un paro, uno de tantos, de esos que solo veíamos en televisión o escuchábamos en la radio. Todo lo veíamos con nuestro lente personalizado y nuestro orgullo de vivir en el mejor “vividero de Colombia”.

Sin embargo, no nos dábamos cuenta que a nuestro alrededor día a día nuestros campesinos se hacían cada vez más pobres, que la políticas aperturistas de libre comercio los iban ahogando lentamente e iban menguando su capacidad de producción enfrentada ante los poderosos intereses internacionales, que con la complicidad de los diferentes gobiernos neoliberales que desde 1990 hasta el presente los condenaba a la ruina. Que de una manera metódica y calculada, se iban imponiendo todas las estrategias de las grandes multinacionales para acabar con las semillas nativas e imponer sus semillas transgénicas y su paquete tecnológico de obligatoria aplicación.

Que haciendo caso a la banca multilateral mundial, se iba subiendo los precios de los combustibles exponencialmente, hasta llevarnos a pagar los precios más caros de la región, siendo nosotros exportadores del recurso. Que les fueron poco a poco imponiendo los precios de los agroquímicos y fertilizantes hasta llegar a ser los más escandalosamente costosos por lo menos en el ámbito latinoamericano. Que mientras aquí nuestros campesinos heroicamente a pérdida continuaban produciendo a costa de su propio patrimonio y degradación social, allá en los países desarrollados se financian a los productores agropecuarios con más del cincuenta por ciento del valor de las cosechas. Que para acabar de completar, todo esto ocurrió con la aprobación y anuencia de nuestra clase dirigente y en las narices de todos nosotros a los cuales no nos tocaba directamente.

Y llegó el día, cuando por casualidad o por ser la gota que rebosa la copa, ellos, los últimos en la escala social, los olvidados, los sumisos, los invisibles, los manoseados por los políticos de turno, nos dicen…no más. Y emprenden por su cuenta y aprovechando la coyuntura una protesta que no tiene antecedentes. Entonces vemos como el departamento de Boyacá, el que nunca participó de la guerra, el que se caracterizó desde la colonia por su pasividad y su obediencia, de la noche a la mañana se levanta y produce los acontecimientos que nos tienen en vilo.

Nunca en la historia reciente el departamento se había visto paralizado como se encuentra el día de hoy, nunca habíamos visto los campesinos aquí en la Provincia, en pie de lucha y dispuestos a todo como lo atestiguan los hechos ocurridos el día de ayer (23 de agosto) en Sáchica nuestro municipio vecino, ejemplo que puede ser peligrosamente replicado si el gobierno no entiende el clamor popular y la justicia de su protesta.

Visitando la zona encontramos escenas inéditas, como el taponamiento de vía que nos comunica con Tunja, la quema y destrucción total del peaje de Invías, el levantamiento popular de los sachiquenses, quienes fueron agredidos brutalmente por el ESMAD en la noche del 23, cuando ejercían su derecho constitucional de la protesta de manera pacífica, dejando varios heridos, pero lo que es peor, sembrando la semilla del odio en los corazones de inocentes campesinos, todos ellos trabajadores humildes acompañados de sus mujeres y sus hijos.

Estado del peaje de Sáchica

Al entrevistar a sus líderes y a gente del común todos coinciden en lo mismo. Están reventados, no aguantan más, están pasando hambre y la competencia de sus productos contra los importados es desigual e inequitativa. El precio de los combustibles, de los insumos agropecuarios y del transporte siempre en alza, contrasta con los precios bajos y siempre a la baja de sus productos. Muy seguramente es lo mismo lo que piensan no solo los campesinos del Alto Ricaurte sino todos los campesinos colombianos.

Por el momento, un espíritu de solidaridad y comprensión con nuestros campesinos es latente en todos los que convivimos en la Provincia del Alto Ricaurte. Por supuesto rechazamos de plano la violencia venga de donde viniere porque ella trae más violencia. Debemos conservar la calma y estar preparados para algunos días de tensión. Evidentemente nos encontramos en una situación de riesgo, bajo la amenaza de acontecimientos impredecibles, donde la infiltración de agentes externos debe ser denunciada de inmediato y nos corresponde como ciudadanos alertar a las autoridades cualquier actividad sospechosa.

Nos esperan días de profunda reflexión sobre el acontecer local, regional y nacional, sobre circunstancias que superan nuestro estrecho circulo personal y nos obligan a pensar como comunidad, como nación, a mirar un poco más allá de nuestros intereses meramente personales. Y ojalá que la ocasión nos sirva para mirar con otros ojos a nuestros compatriotas campesinos, aquellos de quien dependemos directamente puesto que producen los alimentos con los cuales sostenemos nuestra vida y la de los nuestros.
Por el momento, conservemos la calma, la serenidad, la compostura y la paciencia. Presionemos por todos los medios que podamos al gobierno para que encuentre pronto salida a esta encrucijada, teniendo presente como prioridad la defensa de los intereses de nuestros compatriotas, anteponiéndolos a los de las grandes multinacionales. Finalmente necesitamos estar unidos y solidarios para afrontar cualquiera de los avatares que puedan aparecer en el desarrollo de los acontecimientos.

Orlando Piraquive

PERSONERO MUNICIPAL DE SÁCHICA, BOYACÁ

"Los campesinos han estado en pie de lucha sin tomar vías de hecho defendiendo la comunidad. En ningún momento el municipio de Sáchica hemos estado en contra de la Policía Nacional. El día de ayer (22 de agosto) a las 7 de la noche bajó el ESMAD aquí por nuestro Municipio y fueron totalmente agresivos, abusivos con la gente del pueblo, abusivos con la gente que nos da de comer, con la gente campesina que es la que trabaja la tierra y lleva la comida a las grandes ciudades de nuestro país. Agredieron a toda la comunidad, a los niños, a un muchacho le rompieron un brazo, otro muchacho está hospitalizado en Villa de Leyva y sin otro motivo arrancaron aquí por todos los otros municipios hasta Chiquinquirá abusando de la gente campesina y la gente trabajadora de este departamento."

Miguel Angel Abril García
ALCALDE MUNICIPAL DE SÁCHICA, BOYACÁ

"La familia de Sáchica somos personas honestas, trabajadoras, humildes, que tenemos el 80% del campesinado reventado"
"Qué queremos decirle al Gobierno Nacional: Boyacá está colapsada"
"Pido a la Policía Nacional que cuando vengan respeten los protocolos y no agredir a la comunidad"

REPRESENTANTE DEL GREMIO ALFARERO

"El pueblo basicamente Boyacá y especialmente la zona del Alto Ricaurte incluyendo acá Sáchica, es una zona muy pacífica. Pero una zona pacífica cuando siente hambre, cuando siente dolor, cuando siente tristeza y abandono pues hay que explotar y hay que reventar por algún lado. Ojalá el pueblo colombiano nos apoye y nos ayude y estamos dispuestos a colaborar."

COCINERO DEL PARO EN SÁCHICA

"Estoy cocinandole pa´to el campesinao. Papa, yuca, lo que llegue!"