Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Lanzamiento de Constituyente Agrominera del Magdalena Medio
Constituyentes por la paz / Jueves 19 de septiembre de 2013
 

La concentración de las comunidades agrarias y mineras en el marco del gran Paro Nacional Agrario y Popular, es muestra del descontento de la sociedad civil, frente a las políticas económicas que ha diseñado el Gobierno Nacional en beneficio de las grandes corporaciones multinacionales y en detrimento de la seguridad alimentaria y la vida digna de las comunidades campesinas y mineras.

Gracias a ese descontento y a la firme decisión de las comunidades agromineras de entrar en un Paro Nacional, podemos decir hoy que hemos logrado el primer punto de nuestro pliego de peticiones: La Instalación de una Mesa Nacional de Interlocución y Acuerdo para tratar las problemáticas que afectan gravemente la vida en el campo. La creación de la MIA constituye un paso importante en la construcción de un nuevo modelo de desarrollo con enfoque territorial para el campo y sobre todo para la construcción de la Paz.

El logro de a paz ha sido una demanda histórica del campesinado, como principal víctima del conflicto social y armado del país. Hoy nos encontramos en un escenario de diálogos de paz donde la sociedad civil no ha tenido participación política, y aunque el primer punto de la agenda de diálogos era el agrario, no se tuvo en cuenta a este sector para la construcción del acuerdo. No se puede construir paz, ni tampoco soluciones reales para la ruralidad sin las voces de los campesinos y sus propuestas económicas, políticas y sociales. Parte de estas propuestas para un campo en paz, cuestionan el modelo de desarrollo y económico imperante.

Si bien el pliego de peticiones del paro exige soluciones a algunos de problemas más inmediatos de los campesinos, la construcción de la paz y los cambios en el modelo económico que se requieren solo son posibles por medio de una reestructuración del Estado y la sociedad en su conjunto. Esta reestructuración que no sólo servirá para solucionar los problemas estructurales del agro, sino de otros sectores y de la vida nacional en general, es la Asamblea Nacional Constituyente. Este espacio de refundación nacional es mandato por el poder primario es decir el pueblo. La llave de la paz la tiene el pueblo y es él quien puede exigir y garantizar que los acuerdos y las salidas políticas para poner fin al conflicto social y armado, sean reales y duraderas , garantizadas por una nueva constitución política.

Esta nueva constitución deberá contener las aspiraciones reales del pueblo, aspiraciones históricas de paz. Por eso hoy hacemos el lanzamiento de la Constituyente Agrominera del Magdalena Medio. Esta constituyente es parte del proceso de las Constituyentes por la Paz con Justicia Social, que inició desde el 2011 cuando se desarrolló en la ciudad de Barrancabermeja el Encuentro Nacional de Comunidades Campesinas, Afrodescendientes e Indígenas por la Tierra y la Paz.

Discutiremos en torno a las necesidades y soluciones que tienen las comunidades presentes en el paro, para que así podamos construir el mandato de la constituyente agrominera y le podamos decir al Estado qué elementos, estrategias y políticas debe desarrollar e implementar para la agricultura y la minería en la región. De esta manera, con la participación y compromiso de cada una y cada uno de los que están presentes construiremos como en muchas otras regiones un mandato que irá abonando el terreno para construir la paz que tanto anhelamos.