Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Genocidio de la Unión Patriótica
“Nos queda la tarea de reconstruir y reorganizar la Unión Patriótica”: Gloria Inés Ramírez
Camilo Raigozo / Sábado 12 de octubre de 2013
 

Así lo manifestó el pasado jueves 10 de octubre, en el acto de instalación del “Día Nacional por la Dignidad de las Víctimas del Genocidio contra la Unión Patriótica”, la senadora Gloria Inés Ramírez, sobreviviente del genocidio contra ese partido político.

El evento fue organizado por la Corporación Reiniciar y la Coordinación Nacional de Víctimas del Genocidio contra la Unión Patriótica, en Bogotá durante los días 9, 10 y 11 de octubre.

“Como sobreviviente que soy del genocidio contra la Unión Patriótica, valoro muchísimo todo lo que se haga para mantener viva la memoria de las víctimas, para conseguir que los derechos a la verdad, la justicia y la reparación integral, sean plenamente reconocidos como garantía de no repetición de la tragedia”, dijo entre otros puntos Ramírez.

La senadora recordó que la UP nació en 1984 como uno de los acuerdos de La Uribe suscritos entre el gobierno de Belisario Betancur y las FARC EP y que participó por primera vez en elecciones en 1986 y obteniendo “una votación sin precedentes”.

Foto: Cristy Lozano Tautiva

En esa ocasión fueron elegidos por la UP 14 congresistas, varios gobernadores y un numeroso grupo de diputados y concejales, lo que le dio derecho a tener 25 alcaldes municipales.

El influjo de la Unión Patriótica fue, decisivo en el avance de la unidad en otros campos, como la creación de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia CUT, en noviembre de 1986, que significó un gran paso en la superación de 40 años de división del movimiento sindical.

“Estos hechos, unidos a los planes de la burguesía de imponer el modelo neoliberal, fueron lo que desataron la ofensiva criminal de la ultraderecha y el militarismo. Por eso, no es casual que las dos organizaciones más victimizadas hayan sido la Unión Patriótica y la CUT”, expresó la congresista de izquierda.

A renglón seguido anotó que, “la tesis de que la causa del exterminio fue la llamada ‘combinación de las formas de lucha’ es una invención calumniosa que pretende culpabilizar a las víctimas de su propia tragedia o, lo que es más grave, convertirlas en victimarias, mientras los verdaderos responsables son protegidos por la impunidad”.

Ante el auditorio que la escuchaba en silencio, la senadora recalcó que estos hechos dolorosos no deben repetirse, por lo que rechazó tajantemente las mentiras que el régimen urde contra la UP y ahora también contra la Marcha Patriótica, a la cual le han venido asesinado dirigentes y militantes.

Destacó también el momento histórico que atraviesa el país con las conversaciones que se desarrolla en La Habana entre el Gobierno y las FARC-EP y pidió que se extiendan al ELN y al EPL.

“No se trata, como lo pregonan algunos, de una concesión generosa del gobierno de Santos, sino del resultado de largos años de lucha por la salida negociada al conflicto social y armado que ha golpeado a nuestro país por espacio de medio siglo”, expresó Ramírez Ríos.

“Las víctimas del conflicto, que conocen como nadie los horrores de la guerra, tienen la autoridad moral para asumir el deber político de situarse en la primera fila en la lucha para defender el proceso de paz”, exaltó la legisladora.

Explicó que esa responsabilidad es mayor para las víctimas del genocidio contra la Unión Patriótica, “porque representan no sólo al sector más numeroso, sino el más consciente y comprometido con la construcción de una sociedad justa y democrática en una patria libre”.

Adujo igualmente que la restitución de la personería jurídica a la UP es un acto de justicia tardía, que se produce once años después de interpuesta la demanda contra las resoluciones del Consejo Nacional Electoral.

“Falta lo más importante, que es la reparación integral, tanto individual como colectiva, de las víctimas, y esa es una tarea en la que debemos continuar comprometiendo todos nuestros esfuerzos.

“Nos queda, ahora, la tarea de reconstruir y reorganizar la Unión Patriótica para que pueda contribuir a la unidad de la izquierda y los sectores progresistas y democráticos y para que juegue el papel que le corresponde en las luchas de nuestro pueblo por los cambios que necesita la sociedad colombiana”, afirmó Ramírez Ríos.

Foto: Cristy Lozano Tautiva

Finalmente la senadora expresó que “Estamos viviendo un momento crucial de nuestra historia en el que es preciso movilizar todos nuestros recursos y todas nuestras energías para que el proceso de diálogo que se adelanta en La Habana culmine en un acuerdo de paz.

“Tenemos la certeza de que podemos contar con las víctimas y familiares del genocidio contra la Unión Patriótica, para honrar la memoria de nuestros muertos y construir el país justo, democrático y soberano que ellos soñaron”.

El viernes 11 de octubre la senadora Gloria Inés Ramírez participó con las familias de las víctimas en la marcha hasta la Plaza de Bolívar, donde se desarrollaron diversos actos culturales, políticos y se realizó el cierre del evento.

En la Plaza, al menos 3.000 sillas se quedaron vacías, pues quienes las iban a ocupar fueron asesinados por el régimen criminal que padece Colombia.

Foto: Cristy Lozano Tautiva