Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

El paramilitarismo no desapareció con los acuerdos de Ralito: Gloria Inés Ramírez
Constancia de condena al asesinato de sobrevivientes de la Unión Patriótica
Gloria Inés Ramírez / Miércoles 16 de octubre de 2013
 

En el día de hoy fueron asesinados en el municipio de Algeciras (Huila) los esposos Milciades Cano Trujillo y Nancy Vargas. En relación con este execrable crimen, en mi condición de Senadora de la República elegida por el Polo Democrático Alternativo, me permito dejar en la sesión plenaria del Senado de la República la siguiente
 

Constancia

Los esposos Cano Vargas fueron acribillados a bala por sicarios que los esperaban cerca de su finca ubicada en el área rural de Algeciras, en momentos en que regresaban del pueblo de hacer mercado. Eran sobrevivientes del genocidio contra la Unión Patriótica, pertenecían a la Asociación de Trabajadores del Campo y habían participado activamente en el paro de los caficultores. Así mismo, estaban vinculados a la Marcha Patriótica.

Estos datos indican claramente que se trata de un crimen político cuya autoría material exigimos que sea establecida cuanto antes por las autoridades para que no vaya a quedar en la impunidad.

En cuanto a la autoría intelectual, esta no se limita a los determinadores. También les cabe responsabilidad a los que dicen respetar el derecho a la protesta social pero ordenan descargar contra ella la más brutal represión, descalifican con toda clase de epítetos las movilizaciones populares, señalan y macartizan a sus dirigentes y crean un ambiente envenenado, propicio a la acción de los criminales. Comparten, igualmente, la responsabilidad quienes desde las más altas esferas del gobierno sindican calumniosamente a la Marcha Patriótica de tener vínculos con las FARC, como lo hicieron en otra época con la Unión Patriótica, con los trágicos resultados que el país y el mundo conocen.

En los últimos tiempos han arreciado los asesinatos de líderes de restitución de tierras y proliferan las amenazas de las bandas paramilitares contra sindicalistas, investigadores sociales, defensores de derechos humanos y dirigentes populares y de izquierda, incluidos miembros del Congreso de la República, sin que se vea la acción decidida, eficaz y oportuna del gobierno para proteger la vida e integridad de los amenazados.

Al país no se le debe seguir engañando con la mentira de que el paramilitarismo desapareció con los acuerdos de Ralito, cuando lo que se constata todos los días, incluso por organismos internacionales, es que está en expansión a lo largo y ancho del territorio nacional y que actúa cada vez con mayor agresividad.

Como lo hemos manifestado en otras ocasiones, vemos con mucha preocupación que en la medida en que avanzan las conversaciones de La Habana se hace más evidente el sabotaje de la ultraderecha dirigido a frustrar a punta de crímenes la posibilidad de un acuerdo de paz.

No menos alarmante es que en momentos en que se ha iniciado de hecho la campaña electoral se agudice la persecución contra los militantes de la oposición política de izquierda, por lo que exigimos que se nos otorguen las garantías a que tenemos derecho y que se adopten medidas para que en las próximas elecciones no se repitan los vergonzosos episodios de la “parapolítica”.

Condeno de la manera más airada el asesinato de los esposos Cano Vargas, les hago llegar a sus familiares y compañeros mi profundo sentimiento de pesar y solidaridad y exijo que este hecho no vaya a quedar, como miles de crímenes contra la Unión Patriótica, bajo el amparo de la impunidad.

Gloria Inés Ramírez Ríos
Senadora de la República elegida por el PDA

Bogotá, D.C., 15 de octubre de 2013