Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Garantizar la soberanía alimentaria
Para Jaime Caycedo Turriago, secretario general del Partido Comunista Colombiano y candidato a la Cámara por Bogotá, las zonas de reserva campesina garantizan la producción agrícola nacional
Semanario Voz / Miércoles 12 de febrero de 2014
 

A propósito del silencio del Incoder frente al incumplimiento de la ley 160 de 1994 en la cual se establece que “el Estado debe promover el acceso progresivo a la propiedad de la tierra de los trabajadores agrarios y a otros servicios públicos rurales, con el fin de mejorar el ingreso y la calidad de vida de la población campesina, con el objetivo de promover y consolidar la paz, a través de mecanismos encaminados a lograr la justicia social, la democracia participativa y el bienestar de la población campesina”, Jaime Caycedo Turriago, candidato a la Cámara por Bogotá, le contó a VOZ cómo ve el tema de la soberanía alimentaria, que va ligado a la conformación de zonas de reserva campesina, incluida la de Sumapaz en la capital de la República.

–Colombia está importando alrededor de 13 millones de toneladas anuales de alimentos, habiendo sido en los años 80 un país autosuficiente en materia alimentaria. ¿Por qué se ha llegado a eso?

–“Primero, porque el campesinado está sometido a una guerra que lo desplaza, se ve obligado a buscar un refugio interno. En segundo lugar, porque muchas regiones agrarias productoras de alimentos han sido reconvertidas en zonas productoras de monocultivos, fundamentalmente orientados a la producción de agrocombustibles”.

“Y en tercer lugar porque muchas zonas agrarias y de pequeña ganadería están siendo reconvertidas hacia la explotación minera, y por ello se está produciendo un desplazamiento de la producción agrícola y agropecuaria, por ausencia de terrenos y por el copamiento de la minería. Cada vez tenemos menos personas vinculadas al campo para la producción de alimentos”.

–¿Qué pasos se han dado Bogotá?

–“En el caso de Bogotá, en mi experiencia como concejal se dio un paso importante y fundamental, cuando impulsamos, entre otros temas, el acuerdo 465 de 2011 mediante el cual la ciudad asume la iniciativa de favorecer la constitución de zonas de reserva campesina en el perímetro rural del Distrito Capital, vinculado naturalmente a la organización del campesinado, de defensa de su derecho a la tierra, del agua y de los recursos naturales, bajo la iniciativa de las propias masas campesinas”.

–¿Cuáles son las ventajas de que los campesinos del Sumapaz y de otras regiones cercanas provean de comida al Distrito Capital?

–“La producción agroalimentaria en condiciones de suministro muy cercano de la ciudad, alimentos frescos, saludables, a bajo costo, evitando, en la medida de lo posible, los intermediarios para que puedan llegar a los consumidores sin los sobrecostos que ya conocemos, como los de los acaparadores”.

–¿Qué papel juega la zona de reserva campesina en la soberanía alimentaria?

–“Este modelo de zonas de reserva campesinas como la que se está conformando actualmente en Sumapaz, puede seguir como modelo en otras ciudades del país y en otros departamentos para que no se pierda la autosuficiencia alimentaria y para que haya la garantía de soberanía, es decir que nuestro país no quede situado en condiciones de dependencia del mercado mundial, y que podamos recuperar esa capacidad de autosuficiencia alimentaria”.

“Esto nos lleva a otro tema que es la lucha contra el hambre, que debe ser uno de los objetivos más importantes en el mejoramiento de la calidad de vida de las familias, de los hogares urbanos de Bogotá en donde hay franjas de ciudadanía que no tienen suficiente para acceder a una nutrición adecuada, especialmente para la niñez, los jóvenes y adolescentes que están en edad escolar”.