Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Magangué en la mira de inversionistas para cultivar palma aceitera
Se abre paso megaproyecto de palma aceitera y producción de aceite en el sur de Bolívar. El proyecto sugiere una inversión de $167 mil millones y generaría unos cuatro mil empleos directos y cerca de 20 mil indirectos.
Magangué Hoy y sus Regiones / Martes 8 de julio de 2008
 

La segunda ciudad del departamento de Bolívar está en la mira de inversionistas colombianos y europeos que tienen planeado un megaproyecto para la siembra de 18 mil hectáreas de palma aceitera y la construcción de una moderna planta productora de aceite se abre camino para el sur de Bolívar.

La información la suministró Óscar Márquez Buitrago, representante del grupo de empresas colombianas y europeas interesadas en gestionar este proyecto de desarrollo económico local, quien dijo que el departamento y los municipios serían socios estratégicos.

Márquez Buitrago precisó que el proyecto requeriría una inversión de 167 mil millones de pesos y generaría alrededor de cuatro mil empleos directos, en una dinámica que se espera propicie toda una cadena de empleos indirectos calculados en cerca de 20 mil plazas.

El proyecto contempla la construcción de una planta para la extracción de aceite de palma en uno de los municipios del sur del departamento, cuya producción ya tendría mercado asegurado, pues uno de los socios europeos garantiza la comercialización de 111 mil toneladas del producto.

Según los primeros estudios del grupo empresarial, algunos de los municipios que podrían ser objeto de atención del proyecto son Tiquisio, Achí, Altos del Rosario, Magangué, Montecristo y Barranco de Loba. Aunque Óscar Márquez advirtió que todo se dará “en una lógica que habrá que consultar con la Gobernación, los alcaldes y las propias comunidades”.

El empresario dijo que el proyecto venía siendo estudiado desde hace más de un año, pero la decisión se dinamizó en virtud de la recuperación de la seguridad en el departamento y más aún tras la liberación de Íngrid Betancourt y los otros 14 secuestrados el pasado 3 de julio.