Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Delegados de Antioquia salieron a la Cumbre
80 representantes del sector rural y urbano de diferentes regiones de Antioquia se desplazan a la capital al gran encuentro de unidad nacional.
Agencia Prensa Rural / Sábado 15 de marzo de 2014
 

Hoy están llegando a Bogotá 80 delegados desde lejanas regiones de Antioquia y la misma ciudad, llevan una esperanza de unidad y encuentro con el resto del país; con montañas, valles y ríos en común, cada uno con sus ojos luminosos de sol, olor a tierra y a calles húmedas.

Todos saben que Bogotá está fría, por eso sus morrales están gordos de abrigo, unos con talegos en mano cargados de alimento para el viaje. La guardia indígena lleva cuatro delegados que estarán protegiendo el trayecto y el encuentro. Asociaciones campesinas y procesos sociales de la ciudad serán la representación de los antioqueños en estos dos días de socialización de las precumbres y las propuestas que llevan para el gobierno nacional. Son dos buses los que salieron con sus asientos repletos de seres que buscan un país digno y acorde con los espíritus que lo habitan, que son elevados, sabios y poderosos.

Mañana domingo saldrá la caravana con 22 buses más, es decir que unas mil personas estarán en la movilización del lunes 17 representando a Antioquia. Artistas de Medellín serán los encargados de convertir ese camino en una fiesta, una celebración de la vida, del encuentro, de la hermandad.

El estado debe pronunciarse ante la magnitud de colombianos inconformes, conscientes del atropello que el mismo estado tiene durante décadas, de la violencia con que son despojados de sus territorios, tanto en el campo como en la ciudad, de la imposición de megaproyectos que son mal manejados por los intereses económicos de unos cuántos coterráneos y muchos extranjeros, que casi son los dueños de este país, del agotamiento de los recursos naturales y de cientos de acciones que van en contra de la vida y del fluir natural, que mutilan procesos sociales y culturales que son milenarios, que pertenecen a estar tierras y son su historia.

Sin embargo se continúa con ese hostigamientos al campesino, al afro, al indígena, a todo el que no esté de acuerdo con la imposición del estado. Igual que en el paro de agosto del año pasado, se violan los derechos a la libre movilización y protesta. El 13 de marzo, el bus en que se desplazaban delegados del departamento de Nariño fue atacado por tres hombres que escondían sus rostros y estaban armados, quitaron las pertenencias a todos e intimidaron con amenazas, cuchillos y pistolas. La policía llegó dos horas después.

Ayer en Medellín, mientras la gente esperaba los buses en el teatro Pablo Tobón Uribe, en el centro, unos hombres de civil grababan con cámaras de celular y a escondidas los rostros de los que allí confluíamos. Apenas fueron observados por algunos muy atentos, estos hombres salieron huyendo. También un grupo de cuatro hombres con gafas oscuras y celulares en mano estaban vigilando el lugar desde varios puntos, de los cuales se podía desconfiar fácilmente por sus rodeos y miradas, en un momento, cuando los delegados los observaban también, se disgregó el grupo.

Durante el camino los pararon 11 veces, la última fue entrando a Bogotá. Los compañeros de derechos humanos y de comunicaciones registraban lo que hacía que la policía se alterara y los dejara un rato detenidos en carretera, supuestamente revisando los papeles del conductor.

La tarde de salida estaba lluviosa en Medellín. Los delegados de las regiones se organizaron rápidamente apenas llegó el bus, los de la ciudad se demoraron un largo rato más esperando a unos que se les olvidó la hora de encuentro. Mientras, otros hacían malabares, fumaban sus cigarrillos, conversaban, leían, se saludaban, se presentaban y todos con una gran sonrisa llena de aportes a esta gran Cumbre.