Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Arrestan a seis militares por ‘falso positivo’ en Santander
El caso se registró el 27 de marzo de 2006 en zona rural del municipio de Sabana de Torres, Santander. Ocho años después, los militares fueron llamados a responder por el hecho.
Vanguardia Liberal / Viernes 21 de marzo de 2014
 

Un juez de control de garantías dictó medida de aseguramiento contra un sargento y cinco soldados del Ejército, por los delitos de homicidio en persona protegida y fabricación, tráfico y porte de armas de fuego y explosivos de las Fuerzas Militares.

Los hechos en mención se registraron el 27 de marzo de 2006, en la vereda La Rodada, jurisdicción del municipio de Sabana de Torres, donde según la Quinta Brigada del Ejército, un presunto guerrillero del frente 20 de las Farc murió en combate. El occiso era Benicio Muñoz Cáceres, a quien en su momento el Ejército presentó como alias ‘Peluco’.

Sin embargo, años después, tras una infranqueable lucha en busca de la verdad, liderada por la familia de Muñoz Cáceres, la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía encontró evidencias que permiten inferir que no habría sido una muerte en combate sino, al parecer, una ejecución extrajudicial.

Una de las evidencias, que llevó a la Fiscalía a pensar que la muerte de Muñoz Cáceres no se produjo en un enfrentamiento armado con el Ejército, es que en el sitio donde fue hallado el cuerpo sin vida, no había rastros de una situación de combate. Por tal razón, los investigadores presumen que la escena habría sido alterada.

Los seis militares fueron presentados en audiencia pública ante un juez de control de garantías, en el Centro de Servicios Judiciales de Bucaramanga. Pese a que no aceptaron los cargos que la Fiscalía les imputó, el juez les dictó medida de aseguramiento en las instalaciones de la Quinta Brigada del Ejército.

“Él no era guerrillero”

De acuerdo con los familiares de Benicio Muñoz Cáceres residía en el municipio de Floridablanca, donde vivía con su esposa y sus dos hijos, que para la fecha de los hechos tenían 8 y 13 años.

“El día que lo mataron él se fue para la finca a contar el ganado, unas 70 reses que allí teníamos. Como a eso de las 6:00 de la tarde llegaron varios tipos armados, vestidos de civil, y se lo llevaron. Al otro día fue que apareció muerto y el Ejército dijo que era alias ‘Peluco’, guerrillero del frente 20 de las Farc”, dijo en su momento un familiar de la víctima.

Tras la muerte de Benicio Muñoz Cáceres, su familia tuvo que librar lo que ellos llaman “una persecución”, ya que en el 2007 el hermano y el papá de Muñoz Cáceres fueron encarcelados por ser presuntos auxiliadores de la guerrilla.

Con 70 años, el papá de Benicio Muñoz Cáceres purgó seis meses de prisión en la Cárcel Modelo de Bucaramanga y finalmente fue absuelto.

El hermano de la víctima fatal estuvo preso tres años en la Cárcel de Mediana Seguridad de Palogordo, en Girón y tras la investigación de la Fiscalía, también fue absuelto.

Los ‘falsos positivos’ en Santander

El Juzgado Segundo Penal del Circuito Especializado de Bucaramanga condenó a 46 años a diez militares acusados del homicidio de tres hombres, el 28 de marzo de 2002, en el municipio de El Playón, Santander, quienes fueron presentados como miembros de una banda criminal.

El Juzgado Tercero Penal del Circuito de Bucaramanga con función de conocimiento condenó a penas entre 28 y 55 años a ocho militares vinculados a una doble ejecución extrajudicial ocurrida en Cimitarra, Santander, en marzo de 2008.