Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra
:: Magdalena Medio, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Mesa comunal por la vida digna del Nordeste Antioqueño
 

Luego de varios días y horas de viaje para llegar hasta la vereda las Guaguas, municipio de Segovia, se llevó a cabo la segunda sesión de la Mesa Comunal por la Vida Digna, el día 27 de marzo. En esta oportunidad, las comunidades campesinas e indígenas pusieron en evidencia la falta de inversión social, que se traduce en carencias fundamentales para el logro de una vida digna. Sin embargo, este espacio también fue aprovechado para conocer más de cerca y compartir temas relacionados con el funcionamiento, estructura y la normatividad de las Juntas de Acción Comunal.

Por su parte, los días 30 y 31 de marzo se reunieron los delegados y delegadas para encontrarse en la Mesa Comunal por la Vida Digna de Remedios, en el barrio el Llano, casco urbano del municipio. Allí, se compartieron similares percepciones de los campesinos y pobladores urbanos sobre la situación social: precariedad en salud, educación, agua potable, infraestructura y un largo etcétera de necesidades.

Posterior a la celebración de la Mesa Comunal, integrantes de la Policía Nacional se dirigieron a la presidenta de Junta de Acción Comunal del barrio El Llano, interrogándole acerca de quiénes eran los organizadores del evento; cómo se financiaba, qué objetivo tenía y reclamando que algunos asistentes no hacían parte del municipio.

Como Mesa Comunal, denunciamos este hecho que atenta contra los derechos políticos básicos con que debe contar cualquier ciudadano. Manifestamos que a pesar de haber adquirido un compromiso con las comunidades campesinas, el alcalde municipal de Remedios, Jorge Eliécer Gil, se mostró reacio a brindar un sitio adecuado y seguro para efectuar el evento programado. A última hora el lugar de celebración de la sesión de Mesa debió ubicarse de manera improvisada.

Frente a la solicitud de los delegados de la Mesa Comunal ante el alcalde municipal, de escuchar atentamente las solicitudes de los campesinos, el mandatario local se negó a hacer presencia en este espacio, poniendo de esta forma en duda su real compromiso con las comunidades remedianas.

Poca inversión social y muchos recursos

El abandono estatal y, en este caso, de las administraciones municipales, es una situación injustificada e inaudita, toda vez que estos entes territoriales reciben importantes recursos para destinar a los sectores de educación, salud, agua potable, saneamiento básico, entre otros. Segovia es uno de los municipios antioqueños con más recursos por cuenta de las regalías provenientes de la explotación del oro - 10.213 millones de pesos, para las vigencias 2013 y 2014 -. Por concepto del Sistema General de Participaciones (SGP), vigencia 2014, este municipio recibe de parte del Gobierno Central poco más de 9.977 millones de pesos.

Remedios también recibe numerosas cantidades de recursos por concepto de regalías, esto es, $6.333 millones de pesos para las vigencias 2013 y 2014. Por concepto de SGP, vigencia 2014, le han sido girados alrededor de $8.424 millones de pesos [1].

La pregunta que se hacen de los pobladores del nordeste antioqueño es qué se hace con los recursos que reciben los municipios; las administraciones hacen rendiciones de cuentas, dan informes de gestión, pero la inversión social, concreta y real en los territorios, jamás se observa ni en las veredas ni en los barrios. Por esta razón, la Mesa Comunal por la vida digna exige a las administraciones municipales, poner la cara ante las comunidades, escuchar sus inquietudes y cumplir con sus programas de gobierno. De lo contrario, el único medio que queda válido para exigir los derechos son las vías de hecho, como sucede actualmente en estos municipios.