Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Hostigan a delegaciones de campesinos que se desplazan a movilizaciones del paro agrario
 

La Coordinación Agrominera del Noroccidente y el Magdalena Medio informa que el día 7 de mayo de 2014 aproximadamente a las 9 de la mañana en el corregimiento la Cruzada, ubicado entre los municipios de Segovia y Remedios, Nordeste Antioqueño, dos policías, quienes no se identificaron y tampoco portaban placa ni apellido en el uniforme, se movilizaban en una moto blanca particular sin placas ni insignias de la institución, abordaron al señor Milton Mahecha Hincapié, miembro de la ACVC, argumentando que tenían una orden de detener a los encargados de las marchas y disolverlas si llegaban a propiciarse, afirmaron que si salían siquiera 20 personas a marchar, tenían la orden de detenerlo por incitar a la protesta. Durante una hora lo tuvieron allí retenido sin devolverle su cédula de ciudadanía.

Del mismo modo la policía le informó a Milton que Teleantioquia le mostró a la policía el video y las fotos de la denuncia por parte del campesinado.
En el transcurso de la detención lo interrogaron sobre la proveniencia de los recursos a lo que él argumentó que las comunidades y las juntas de acción comunal aportaban el dinero para su transporte, alimentación y los gastos requeridos.

Desde el día 6 de mayo, hombres de civil están fotografiando a los delegados de las organizaciones campesinas de la ACVC y CAHUCOPANA y hostigando constantemente a Milton Mahecha persiguiéndolo, tanto miembros de la policía como civiles motorizados.

Otro de los hechos que genera preocupación es la constante vigilancia y persecución de las personas que entran y salen de la oficina de Cahucopana ubicada en la ciudad de Medellín, el último hecho sucedió el día 7 de mayo cuando algunos compañeros, tras salir de una reunión, un hombre de civil que se desplazaba en una moto DT negra paso muy despacio, se detuvo, los miró detalladamente y posterior a ello siguió su camino al percatarse que los compañeros se fueron por una calle en contravía.

La Asociación Campesina de Ituango (ASCIT) informó que trescientas personas se declararon en asamblea para evaluar los pasos a seguir debido al impedimento de salir a la movilización en Medellín por las declaraciones dadas por la Alcaldía de esa ciudad y de la gobernación de Antioquia. Así mismo, fue cancelada la vuelta Antioquia por temor de agresión a los ciclistas según la gobernación, la cual tenía prevista la segunda etapa desde Yarumal a Ituango.

La Asociación de Hermandades Agroecológicas y Mineras de Guamocó comunicaron que 120 personas del Municipio del Bagre salieron a la movilización programada para los días 7,8 y 9 en la ciudad de Medellín y solo alcanzaron a llegar hasta Cáceres donde la policía los detuvo y les obligó a retornar bajo amenazas de judicialización.

La Coordinación Agrominera del Noroccidente y el Magdalena Medio comunicó el día 6 de mayo que se reunió con la Alcaldía de Medellín para coordinar las movilizaciones campesinas que se realizarían en la ciudad los días 7, 8 y 9 de mayo. Las autoridades civiles y altos militares señalaron que la ciudad no cuenta con la capacidad para recibir este tipo de eventos. Agregaron que las vías por las que realizarían las movilizaciones no podrían ser dispuestas para ello y señalaron que las organizaciones campesinas no cuentan con la capacidad logística para atender el personal que se dispone a marchar poniendo en riesgo la vida y la integridad física de ciudadanos y campesinos.

En este mismo comunicado se denunció que campesinos de los municipios de Segovia y Remedios fueron bloqueados y asediados por la policía, mientras que militares de la base El Pollo, con jurisdicción en Remedios, retuvieron a campesinos que salían de la vereda Plaza Nueva, además militares de la base de entrenamiento de la Cuarta Brigada de los Llanos de Cuiba impidieron el paso de la delegación del municipio de Ituango.

La Coordinación Agrominera, espacio de articulación y coordinación de organizaciones campesinas y mineras provenientes de diferentes regiones de Antioquia, Córdoba, Magdalena Medio y Urabá, ha visto el crecimiento sistemático de la violación de los derechos humanos y la infracción al Derecho Internacional Humanitario en cada uno de nuestros lugares de trabajo, por lo que nos vimos en la obligación de activar alerta temprana el día 28 de marzo de 2014 en búsqueda de que se iniciaran las investigaciones pertinentes además de que cesaran tales acciones.