Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Un frente para la paz
Sectores políticos y sociales ratificaron su apoyo al proceso de paz
Hernán Camacho / Miércoles 11 de junio de 2014
 

En un nuevo intento de unidad de buena parte de las fuerzas políticas de izquierda, acompañadas por sectores sociales del país, se formalizó el frente amplio por la paz en Bogotá. La cita, motivada por la coyuntura electoral que enfrenta la disyuntiva entre paz y guerra, estuvo marcada por la diversidad de expresiones y con ella la perspectiva de gestarse una fuerza política con objetivo inaplazable y perentorio de defender el proceso de paz entre la guerrilla de las FARC-EP y el gobierno nacional y propiciar la iniciación de diálogos con el ELN.

El movimiento social y político Marcha Patriótica, el Partido Comunista Colombiano, la Unión Patriótica, sectores del Progresismo, demócratas del Partido Verde, Poder Ciudadano, movimiento indígena y afrodescendientes, entre otros sectores, advirtieron que el frente apoya el voto por la paz en la segunda vuelta presidencial con la única exigencia de continuar el proceso de conversaciones amenazado con la presencia de Óscar Iván Zuluaga en la contienda. Pero su talante siempre será de oposición.

Los protagonistas

Las apreciaciones de los voceros de los sectores participantes indican que el naciente frente amplio puede crecer y tener vida después de las elecciones y convertirse en una fuerza realmente importante para el futuro de la política nacional. Ser una alternativa de poder para los colombianos.

Gabriel Becerra, miembro de la dirección nacional de la Unión Patriótica, dice que el frente amplio por la paz exige ir más allá de la coincidencia en defender la solución política en la coyuntura electoral. “Desde las perspectivas de la Unión Patriótica y el Partido Comunista Colombiano, el frente amplio debe estar a la izquierda marcando diferencias a los sectores de la unidad nacional y la política tradicional. Nosotros pensamos que en Colombia hay espacio para una alternativa teniendo en cuenta el sistema político que se expresó en el voto en blanco y en la abstención y la contradicción del régimen político”, indicó.

No es un cheque en blanco

El frente amplio por la paz puede convertirse en aquella fuerza política que encabece la movilización en favor del proceso de paz y construcción de una plataforma mínima que permita avanzar en sintonía con las mayorías del país. El frente amplio no forzará unidades ideológicas sino coincidencias con los discursos de apertura democrática y reformas sustanciales.

En ese sentido, el vocero de Marcha Patriótica David Flórez dijo que el frente amplio no es exclusivamente para la victoria del candidato presidente Juan Manuel Santos, todo lo contrario:

“Él tendrá que entender que la gente no votó por su propuesta neoliberal sino única y exclusivamente por el proceso de paz y en esa medida debe ser más consecuente con el propio proceso, debe avanzar con gestos reales como el cese al fuego bilateral, que resulta inaplazable, y una gran pedagogía de lo que se ha alcanzado hasta ahora”, subrayó Flórez, quien dio a conocer en rueda de prensa la declaración oficial de ese movimiento en donde invita a conformar el frente amplio para la defensa del proceso de paz y saluda a las organizaciones que, haciendo parte de Marcha Patriótica, han manifestado su preferencia electoral por quien inició el proceso de La Habana.

“Hay que enamorar a la sociedad colombiana con el proceso de paz y eso se hace dejando de perseguir al movimiento social pero también planteando una iniciativa legislativa acorde a los intereses de la gran mayoría de colombianos, y creo que el primer examen de su actuar luego de ser escogido presidente para el próximo periodo es un Plan Nacional de Desarrollo con enfoque de paz. No es posible un Plan con la cuantía militar tan alta como el de ahora”, recalcó David Flórez.

Las organizaciones Marcha Patriótica, Partido Comunista y Unión Patriótica destacaron que harán pedagogía del proceso de paz y de los puntos acordados en una gira nacional. Al respecto, David Flórez explicó: “Vamos a ir a las regiones a hacer pedagogía de paz a explicar los alcances de un frente amplio que tenga protagonismo antes, durante el día de elecciones y después”.

Cerrar el paso al fascismo

El recién elegido representante a la Cámara por Bogotá, Alirio Uribe, se hizo presente en el acto y señaló la importancia de fortalecer un frente por la paz capaz de detener la amenazada estabilidad en la vecina Venezuela o las provocaciones contra Nicaragua gestadas en Colombia y desde el uribismo: “La extrema derecha colombiana es punta de lanza de la violencia en el continente. Por eso la importancia de votar en contra de Óscar Iván Zuluaga”.

En eso coincide el líder campesino César Jerez, quien advierte que, de ganar el candidato Óscar Iván Zuluaga, “retornamos a uno de los periodos más oscuros del país, una etapa de poder político gansteril donde lo que importa es la acumulación y la ganancia con el todo vale, donde las detenciones masivas, las desapariciones y persecuciones reaparecen. Y por eso es importante la propuesta del frente amplio para cerrarle el paso al fascismo y el autoritarismo en Colombia”.

Las fuerzas del frente

El ex secretario de Gobierno de Bogotá y vocero del progresismo, Guillermo Alfonso Jaramillo, dice que el reto del frente amplio debe ser convertirse en una fuerza política batalladora para consolidar la paz de Colombia. “Viene la firma de la paz, viene el referendo y un gobierno de reconciliación nacional que permita darse un posconflicto que desemboque en una asamblea nacional constituyente que enrute al país para la nueva Colombia. Todo eso es el trabajo del frente amplio. Somos una fuerza de cuatro millones de colombianos que le apostamos a la paz juntando todas las fuerzas que hoy conforman el frente”.

A su turno Piedad Córdoba, vocera de Marcha Patriótica y líder de Poder Ciudadano, conminó a entender el significado de lo que se juega el país y las fuerzas de oposición para los próximos dos años. “La paz es el principio ético del país”, enfatizó. Y agregó: “Tenemos el compromiso de lograr ser alternativa de poder para el país. Le hace falta a Colombia un pacto social de tipo constituyente que ratifique lo que se reclama en las calles: los cambios sociales. Todo un movimiento constituyente porque están todas las expresiones populares, desde las mujeres, los jóvenes, las negritudes, los indígenas, todos los que estamos en lucha permanente contra la guerra y contra la injusticia”.

Por último intervino Iván Cepeda, quien demandó unidad en las fuerzas de izquierda para articular con las fuerzas demócratas y sociales que se han movilizado en el país por cambios sustanciales: “Yo he dicho que la izquierda tiene un imperativo histórico con la unidad por encima de cualquier cálculo de conveniencia política. Es la única opción que tenemos para salir de la tradicional manera de dirigir el país que tienen las élites. Sea cual sea el resultado del próximo domingo de elecciones es salir a las calles y exigir que el proceso de paz con las FARC termine en buen puerto y las conversaciones con el ELN inicien cuanto antes”.

El reto del frente amplio es la unidad y la consecución de consensos con la intención de estar a la cabeza de un gran movimiento social dinamizador para un escenario futuro que consolide la unidad de la izquierda. Éste nuevo intento demanda afinidad política de sus fuerzas en torno a lo que muchos denominaron “meterle pueblo al proceso”.