Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Julio 11-14 de 2014
Mandato cafetero
Primera Cumbre Cafetera por la tierra, el territorio, el café y la paz con justicia social
Coordinadora de cultivadores de café / Lunes 21 de julio de 2014
 

Recorriendo trochas y caminos, desde diversos lugares del suroccidente Colombiano, nos reunimos en el corregimiento de Villanueva, municipio de Colón, departamento de Nariño, los días 11, 12, 13 y 14 de Julio de 2014, los cafeteros excluidos, los cafeteros pobres que día a día vivimos la crisis desatada por el capital en nuestro territorio.

Hemos intercambiado experiencias, saberes e historias que nos permiten manifestar que el monopolio del café por parte de los señores de la tierra, ha causado despojo, violencia y muerte; En realidad, el producto emblemático de la economía Colombiana se ha configurado mediante una política de guerra contra el campesino.

El café nos ha sido usurpado, nos imponen su precio desde el mercado bursátil internacional, nos imponen su producción y comercialización, nos han impuesto una política agraria que va en contra de nuestra economía campesina, que deteriora el campo, que acaba con nuestras fincas, que destruye el ecosistema, que finalmente se encarga de evitar que el productor campesino controle el proceso productivo y las condiciones para la realización de su trabajo.
Pretenden, estos señores de la tierra, que nuestro trabajo les proporcione riqueza y ellos solo nos otorgan migajas para que miserablemente nuestras familias sobrevivan.

Hemos dicho basta. Nuestra tierra, nuestro trabajo, nuestro café es para la vida, no para la muerte ni para la guerra. Nos sumamos al clamor del pueblo colombiano por la paz, pero nuestra paz es con justicia social, la paz con hambre no es paz, la paz sin que los campesinos definan la política agraria es perpetuar el modelo de despojo y de guerra.

Unidos los caficultores, organizados los campesinos, construiremos una Colombia popular, no más despojo, no más desarraigo, sigue viva la voz de nuestros padres y abuelos, la voz de los que antes lucharon, sigue vivo el anhelo de una reforma agraria integral que nos permita a las comunidades rurales definir la política agraria.

Fruto de un importante debate realizado mediante la deliberación popular, los cafeteros y cafeteras manifestamos que:

 Reconocemos y respaldamos el proceso de paz que se desarrolla en la Habana Cuba entre el gobierno y las Farc- Ep, al igual que los posibles diálogos a realizarse entre el gobierno y el ELN, y la exigencia de dialogo
con el EPL. Exigimos el cese bilateral al fuego como una garantía para el desarrollo de cada proceso de dialogo.

 Le exigimos al gobierno los siguientes hechos de paz:

- El congelamiento de la agenda legislativa.

- La no realización de tratados comerciales internacionales.

- La desmilitarización de territorios campesinos

 Convocamos a todo el pueblo colombiano a exigir una Asamblea Nacional Constituyente como una propuesta que permita construir un nuevo pacto social y político para la paz con justicia social.

 Rechazamos el Pacto Agrario nacional y reconocemos como escenario de unidad representativa del agro colombiano la Cumbre Nacional Agraria, campesina, étnica y popular.

 Rechazamos los Tratados de Libre Comercio –TLC-, la Alianza del Pacifico y las Concesiones que ha firmado el gobierno nacional y que han vendido al país reduciendo al campesinado a producir materia prima, vendiéndola a precios irrisorios; privando al país de la soberanía alimentaria y la autonomía de producción y comercialización.

 Exigimos el reconocimiento del campesinado como actor social y sujeto político y de derechos. Así mismo, exigimos al gobierno nacional el reconocimiento de la Declaración Universal de los Derechos Campesinos, propuesta por la Vía campesina y avalada por la Organización de Naciones Unidas (ONU).

 Consideramos que la pronta solución a la crisis cafetera y del agro contribuirá a la consecución de una paz con justicia social estable y duradera, es urgente una reforma agraria integral, democrática que se caracterice por apoyar e incentiva la economía campesina

 El bajo precio del café genera migración de la mano de obra campesina y desintegración del núcleo familiar, es urgente por ello estabilizar su precio.

 El precio del café, es definido de acuerdo al mercado bursátil internacional, sin tener en cuenta la economía campesina, por tanto mandatamos que el precio del café debe definirse de acuerdo a los costos de producción y en pesos Colombianos, exigimos la liberación del café de la bolsa de valores.

 Los factores de calidad se constituyen como un engaño al campesinado, dado que se obliga al cafetero a vender su producto a un menor precio, cuando en realidad la Federación mezcla el café, por tanto rechazamos los criterios que impone la Federación Nacional de Cafeteros para modificar el precio del café porque van en contravía de la economía campesina.

 Exigimos la Condonación total de las deudas adquiridas por pequeños y medianos productores agropecuarios con el sistema financiero. Es prioritario definir una política de subsidios para pequeños y medianos productores a través de la banca pública.

 Debe existir Control de los precios de fertilizantes, insecticidas, abonos y demás insumos agropecuarios con congelamiento de precios

 Las comunidades campesinas deben ser soberanas en la producción y comercialización del café, debemos procesar nuestro producto buscando la
recuperación del mercado interno, local, regional y nacional buscando mecanismos que permitan el intercambio internacional desde la cooperación y la solidaridad entre los pueblos.

 Rechazamos la política impulsada por la Federación Nacional de cafeteros, puesto que no representa los intereses de medianos y pequeños productores. Exigimos la creación de una organización donde participen las familias productoras de café y que responda a las necesidades de la población campesina.

 Se debe procurar que los jóvenes campesinos caficultores adquieran conocimientos para difundirlos en su comunidad y evitar que se impongan procesos y prácticas que no tengan en cuenta los saberes que han sido transmitidos de generación en generación por parte de los campesinos.

 Todos los campesinos que intervienen en el proceso productivo del café tanto productores como recolectores son los que deben definir la política cafetera, no debe existir discriminación alguna por parte del Estado a quienes no poseen cedula cafetera.

 Es necesario recuperar la agricultura orgánica y agroecológica, independizándonos del mercado de las semillas y los insumos agroquímicos que arrasan con nuestra tierra y el medio ambiente. Es importante crear bancos de semillas tradicionales para intercambiarlas entre las comunidades rurales.

 La economía campesina debe fortalecerse a través de la defensa de la soberanía alimentaria, definiremos así: qué cultivar, qué consumir, qué ofrecer y cómo transformar nuestros productos.

 El monopolio de los diferentes cultivos ha acabado con los alimentos, ha sido una estrategia del gobierno para acabar con los todos los productos de la canasta familiar, generando dependencia de grandes empresarios y de multinacionales que ofrecen alimentos, por ello no podemos permitir que en nuestros territorios el café se convierta en un monocultivo.

 Hacemos el llamado a todos los campesinos y campesinas a recuperar la integralidad de las fincas familiares campesinas, de esta manera contaremos con los alimentos básicos para nuestra alimentación y se evitará que nuestras fincas funcionen de acuerdo a los intereses del mercado, para ello se deben establecer estrategias y proyectos de soberanía alimentaria.

 El territorio es el lugar donde convivimos diariamente, donde cultivamos y cosechamos, es la cultura, es la vida, es el suelo, es el subsuelo, instamos a todas las comunidades campesinas a defender nuestros territorios, a impulsar la constitución de las Zonas de Reserva Campesina como una figura jurídica que nos permite proteger nuestros territorio para garantizar nuestra soberanía.

 Debe crearse mecanismos de protección a los jornaleros, quienes viven diariamente los efectos de la crisis agraria, estableciéndose unas exigencias
concretas que permitan el mejoramiento de sus condiciones laborales y de
vida.

 Exigimos inversión social en la población rural, nuestros derechos a la
salud, a la educación, a la seguridad social y demás derechos económicos, sociales y culturales deben materializarse.

 Reiteramos nuestro total compromiso con la lucha popular del pueblo colombiano por la vida, por la tierra y en contra del desarraigo, creemos que los caminos de unidad son los únicos que pueden posibilitar la construcción de un modelo económico, social y político que dé cabida a todos y todas las colombianas. Hacemos el llamado a todos los productores agropecuarios del país a unirse, organizarse y resistir.

ORGANIZACIONES PARTICIPANTES:

FENSUAGRO

ASTRACAN LEYVA

ASTRACAN ROSARIO

ASTRACAVA

ASPROUNION

CNA LA UNION

AGROPATIA

ASTRACAN COLON

ASTRACAN LA FLORIDA

ASOCIACION CAMPESINA DE ARGELIA ASOCIACION CAMPESINA DE INZA

PROCESO CAMPESINO ARBOLEDA

PROCESO CAMPESINO SAN PABLO

ASOCIACIÓN NACIONAL DE ZONAS DE RESERVA CAMPESINA - ANZORC

PROCESO CAMPESINO CAJIBIO

PROCESO CAMPESINO EL TAMBO APEMECAFE

ANUC NARIÑO