Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

La lucha por la tierra no se detiene
En el Catatumbo se celebró con éxito el IV Encuentro de Zonas de Reserva Campesina. El Incoder y el Ministerio de Agricultura estuvieron ausentes
Agencia Prensa Rural / Miércoles 24 de septiembre de 2014
 

Del 18 al 21 de septiembre se realizó en el municipio de Tibú (Norte de Santander), el IV Encuentro Nacional de Zonas de Reserva Campesina, con la formulación de la consigna “sostener nuestra lucha por el territorio”.

El evento reunió, según los organizadores, a unas ocho mil personas provenientes de varias regiones del país. Participaron delegados de más de 50 procesos organizativos campesinos colombianos, así como estudiantes, académicos, cooperantes internacionales y miembros de otros sectores sociales.

Aunque el encuentro saludó la labor de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional en el diseño de la seguridad del evento y en el cumplimiento de los compromisos adquiridos con el movimiento campesino, se resaltó la ausencia de las instituciones del Estado, como el Incoder y el Ministerio de Agricultura.

Pese a que en todos los encuentros anteriores habían estado presentes delegados de dichas entidades, las encargadas de tramitar los temas agrarios, en esta ocasión dejaron la silla vacía.

“El propio ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, se comprometió a asistir al encuentro, incumpliendo con su palabra. El gerente general del Incoder y las directivas responsables de las zonas de reserva campesina, así como la totalidad de entidades estatales fueron invitadas sin que hicieran presencia”, manifestaron los asistentes al cuarto encuentro.

Dicha ausencia se le adjudica a “un veto persistente sobre la figura”, el cual sería la causa de que la declaratoria de nuevas reservas campesinas en el país se haya truncado en los últimos años.

Reserva campesina de hecho

Una de las zonas de reserva campesina (ZRC) cuya declaratoria ha sido bloqueada en las oficinas de las entidades oficiales es la del Catatumbo, sede de este cuarto encuentro.

Los campesinos de esa región reunidos en Tibú declararon públicamente la “Zona de reserva campesina de hecho del Catatumbo”, anuncio que implica que sus pobladores implementarán la figura a la espera de que se formalice jurídicamente, pues ya se surtieron todos los trámites requeridos.

El proceso de conformación de la ZRC del Catatumbo lleva estancado cinco años y fue una de las exigencias del paro agrario y popular que durante 52 días movilizó la región el año pasado.

Propuestas programáticas

En este cuarto encuentro se avanzó especialmente en la formulación de la propuesta de territorios interculturales.

“Hacemos un llamado de urgencia para avanzar en esta vía de lucha unitaria por el territorio, la soberanía y la justicia, enfrentando con urgencia el abordaje de los conflictos territoriales interculturales más complejos”, se consagró en la declaración final.

Además, se convocó a “tramitar por la vía del diálogo los conflictos territoriales entre afrocolombianos, indígenas y campesinado”.

Otros temas que se abordaron en el evento fueron el del impulso a los derechos campesinos, las alternativas a los cultivos de uso ilícito y el papel de la mujer en las luchas agrarias.

También el de las reservas campesinas como semillero de paz, la economía campesina y la explotación minero-energética. (Ver “Declaración política del IV Encuentro Nacional de Zonas de Reserva Campesina”.

Al evento asistió Iván Cepeda, senador del Polo Democrático, quien arribó a Tibú luego de realizar un exitoso debate sobre el paramilitarismo la semana pasada. Cepeda prometió llevar el tema de las ZRC al Congreso.

También estuvo presente Piedad Córdoba, defensora de derechos humanos y vocera del movimiento Marcha Patriótica, quien saludó este esfuerzo de lucha campesina.

ZRC y paz

En el evento se rechazó la postura del gobierno nacional de vincular el proceso de las ZRC a la implementación de los acuerdos con la guerrilla de las FARC.

“Repudiamos que el gobierno siga condicionado el cumplimiento de su obligación con las Zonas de Reserva Campesina a los desarrollos de las negociaciones con las FARC”, manifestó el encuentro.

“Al margen de estas, el Estado tiene una deuda histórica con el campesinado en general, que defiende las zonas de reserva campesina”, se agregó.

Aunque las ZRC fue uno de los puntos clave del acuerdo agrario de los diálogos de La Habana, la implementación de esta figura no debe quedar supeditada a la negociación con las FARC.

Sin embargo, el cuarto encuentro reiteró el rol que deben jugar las reservas campesinas en la paz de Colombia. “La zona de reserva campesina es un semillero de paz que debe aprovecharse mediante una estrategia de educación rural campesina e intercultural”, se expresó.

“La paz que queremos es la que reconoce nuestros derechos, nuestra autonomía territorial y la convivencia armónica entre los pueblos afrodescendientes, indígenas y campesinos”, agregó la declaración final.

Intento de saboteo

El 20 de septiembre fue expulsado del encuentro el abogado uribista Jaime Restrepo, reconocido por su trayectoria en injuriar y calumniar a organizaciones y personalidades del movimiento popular.

Restrepo ingresó irregularmente al evento, armado y distribuyendo un panfleto con señalamientos contra las zonas de reserva campesina. Entre el abucheo de la multitud fue detenido por los organizadores del evento y entregado a la Policía.

Dicho abogado es reconocido por “retar a duelo” al senador Iván Cepeda, así como mantener vínculos con organizaciones fascistas.

Su intento de estropear el encuentro campesino fue neutralizado y el evento siguió adelante sin ningún contratiempo. Tampoco se registraron inconvenientes logísticos ni alteraciones del orden público, y los asistentes a la reunión retornaron en calma a sus lugares de origen.