Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Dicen trabajadores de la industria azucarera:
Rechazamos las declaraciones del ministro Palacios
Exigimos una mesa de negociación que permita una salida pacífica al conflicto
 
Diego Palacios Betancourt, ministro de Protección Social.

Los trabajadores corteros, picadores y sembradores de campo, cosecha y fábrica que laboran para la agroindustria de la caña de azúcar del valle geográfico del río Cauca, representados en la comisión negociadora del Movimiento 14 de Junio, rechazamos las declaraciones del ministro de la Protección Social, Diego Palacios Betancourt, en la plenaria del Senado de la República, el pasado martes 23 de septiembre.

Los trabajadores que nos hemos declarado en asamblea permanente y en cese de actividades en los ingenios azucareros, no somos violentos ni estamos vinculados con ningún tipo de grupos o intereses ajenos a las reclamaciones justas y pacíficas de nuestros derechos laborales, consagrados en la Ley y la Constitución.

No es cierto que los trabajadores hayamos impedido el acceso a las instalaciones de personal que labora en ellas o que tiene su residencia en estos sitios. Los trabajadores que se encuentran en asamblea permanente hemos construido acuerdos de convivencia pacífica en estas instalaciones, con la tutela de la Policía y el Ejército, para evitar cualquier tipo de problemas en este sentido con estas personas. En ningún momento, ni nuestros voceros ni el Movimiento 14 de Junio han orientado la afectación de la seguridad de las instalaciones de los ingenios, como lo ha señalado de manera falsa el ministro de la Protección Social, Diego Palacios B. Hemos recalcado ante los medios de comunicación y las autoridades que nuestro movimiento es pacífico y que está orientado a construir una mesa de negociación con Asocaña para resolver la grave problemática de los trabajadores que laboran en la industria azucarera.

Hacemos un nuevo llamado al gremio Asocaña y a su presidente Luis Fernando Londoño Capurro, para que se instale una mesa de negociación que permita resolver este grave conflicto laboral y social. De igual manera, hacemos un llamado al Gobierno Nacional para que permita una salida negociada a esta situación antes que promover una salida de fuerza con graves consecuencias. Nuestros trabajadores están decididos a permanecer en esta justa protesta y exigimos de todas las autoridades el respeto por nuestras vidas y los derechos humanos y constitucionales de nosotros y nuestras familias.