Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño
:: Antioquia, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

En el segundo aniversario de Cahucopana
Seguimos construyendo futuro
Cahucopana / Lunes 4 de diciembre de 2006
 

Somos orgullosamente campesinos. Nos sentimos orgullosos de lo que somos, de tener una tierra en donde vivir y trabajar, de sembrar con nuestras manos las semillas que más adelante se convertirán con nuestros cuidados en los frutos que le darán de comer no sólo a los nuestros sino también a los otros, esos que a veces ni nos miran. Ser campesino en un país como el nuestro suele ser un milagro diario en donde el sobrevivir se convierte en una batalla constante contra el desarraigo. ¿O cómo llamarle a los desalojos violentos que viven las comunidades campesinas, afrocolombianos e indígenas auspiciados por el estado? Este desarraigo se da por entregarle nuestra tierra y nuestra riqueza a los extranjeros que supuestamente van a traer el progreso. Pero también se da a causa de que la clase dirigente sea la principal auspiciadora del fenómeno paramilitar que tanta sangre nos ha hecho derramar.

Este modelo “de desarrollo” que se nos pretende imponer se ha estructurado en función de grandes proyectos agroindustriales o megaproyectos económicos por los cuales nos han despojado de nuestras tierras. Esos grandes proyectos son los que deshabitan los campos y sobresaturan las ciudades con miles de familias excluidas que son obligadas a sobrevivir en la periferia citadina.

Para el campesino, sufrir el desarraigo es como negar el dolor de vivir con el corazón oprimido al tener que abandonarlo todo, y después sacar la fortaleza para continuar con esa segunda oportunidad obligada. Y sin embargo, todo desencadena lo mismo: la concentración de la tierra y la generación de más manos baratas en la gran ciudad.

Pero aún así nos sentimos orgullosos, porque desde nuestras comunidades y desde hace ya dos años de organizarnos, venimos labrando una historia de resistencia activa y de lucha frontal contra este modelo que nos margina y nos desplaza. Porque estamos convencidos de que Cahucopana se constituye en una esperanza y una apuesta del campesinado en la construcción de un futuro donde el permanecer en nuestras tierras sea sinónimo de dignidad. ¡Feliz segundo aniversario!

Trayectoria de Cahucopana

La Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño (Cahucopana) es una organización campesina fundada el 4 de diciembre de 2004, que nace con el objetivo de luchar por resolver la crisis humanitaria y de derechos humanos que agobia a las comunidades campesinas de la región. Por ello, despliega un trabajo integral por la defensa y el respeto de los derechos humanos, la convivencia y la vida digna de las comunidades campesinas del nordeste antioqueño colombiano.

La Corporación ha desarrollado proyectos de carácter educativo con la comunidad campesina de las zonas rurales de Segovia y Remedios, con el objetivo de sensibilizar y concientizar a todo el campesinado acerca de la necesidad de organizarse y generar formas alternativas de resistencia. Este objetivo se ha cumplido con el desarrollo de talleres de formación en materia de derechos humanos, derecho internacional humanitario y organización social y comunitaria. Fruto de este trabajo, ha sido la conformación de equipos de acción humanitaria sectoriales, los cuales se conforman uno por cada tres veredas, con la participación de los líderes de las juntas de acción comunal y de la comunidad en general.

Ante la grave situación humanitaria que se vive en el nordeste antioqueño, representada en bloqueos económicos, alimentarios y sanitarios, la constante militarización, las indignas y precarias condiciones de vida a las que tienen que enfrentarse los pobladores de la región, Cahucopana ha hecho un llamado a la comunidad nacional e internacional para que se solidaricen con el campesinado del Nordeste y los ha convocado a las acciones humanitarias, que se han realizado en tres ocasiones. La acción humanitaria es un espacio en el cual se ha logrado romper con el bloqueo sobre la región, permitiendo la entrada de alimentos, de brigadas de salud, y de las organizaciones sociales que han podido verificar las denuncias sobre las graves violaciones a los derechos humanos.

Con la población juvenil, se ha trazado un plan educativo en comunicación alternativa. Para cumplir con tal objetivo se han desarrollado giras-talleres por diferentes veredas del Nordeste, con el propósito de convocar a jóvenes y brindarles capacitación en el manejo de cámaras de video, edición, guión, manejo de cámaras fotográficas y prensa escrita. Fruto de este trabajo ha sido la conformación del equipo juvenil de comunicación alternativa de la corporación: Abriendo Trocha.

Igualmente, en el marco del conflicto interno, la corporación ha trabajado por el reconocimiento del campesinado como población civil, razón por la cual se han convocado dos refugios temporales en momentos donde la confrontación pone en riesgo de desplazamiento a estas comunidades. Es así como en mayo del año 2005 en la vereda Lejanías, y en agosto de 2006 en la vereda Altos de Manila, Cahucopana convocó a los campesinos de estas veredas y de las veredas aledañas a un refugio temporal, a causa del eminente riesgo de desplazamiento en que se encontraban las comunidades campesinas por la llegada de las tropas del Ejército Nacional, sus constantes abusos contra la población civil, las amenazas proferidas por las tropas, además de los enfrentamientos armados que varias veredas del Nordeste han tenido que vivir.