Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Reconocen que FARC cumple con el cese al fuego unilateral
La guerra en Colombia se está desescalando y poco a poco se van creando condiciones para un acuerdo final que abra paso a una nueva etapa duradera de paz.
Hernán Durango / Lunes 29 de diciembre de 2014
 

La guerra en Colombia se está desescalando y poco a poco se van creando condiciones para un acuerdo final que abra paso a una nueva etapa duradera de paz. En días pasados el comandante del Ejército Nacional, general Jaime Lasprilla, reconoció ante la prensa que las FARC están cumpliendo con el cese al fuego unilateral. De igual forma se pronunció el Frente Amplio por la Paz y la Democracia que aglutina a los movimientos de izquierda, cuyos principales voceros ratificaron que las FARC están haciendo realidad su anuncio del pasado 17 de diciembre y que se inició el día 20.

El comandante del Ejército Nacional, general Jaime Lasprilla, señaló con respecto al cese al fuego y a las hostilidades de la guerrilla que “hasta el momento no tienen conocimiento de que las FARC hayan incumplido”.

En días pasados el Defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, se refirió a lo mismo y afirmó que “no hemos tenido en las 36 regionales algún reporte que haga referencia a ese incumplimiento, por lo que consideramos que hasta el día de hoy se ha cumplido cabalmente el cese de esas actividades”.

El Frente Amplio por la Paz y la Democracia es un conglomerado de indígenas, afrodescendientes, campesinos y diversos sectores sociales y políticos que fue propuesto por la guerrilla como uno de los veedores del cumplimiento del alto el fuego, y pese a que no se ha delegado dicha tarea a ningún organismo, el Frente ya tiene su primera evaluación.

“Hasta el momento hemos observado el cumplimiento muy satisfactorio del cese unilateral del fuego declarado por las FARC, lo que redunda en beneficio de la vida e integridad de las comunidades”, sostiene el Frente Amplio en un comunicado divulgado hoy.

Para realizar esta afirmación, la organización ha mantenido reuniones durante estos primeros nueve días con la Defensoría del Pueblo, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Iglesia católica.

Con ellos acordaron mantener un “diálogo permanente y acciones conjuntas” destinadas a “fortalecer el proceso de cese unilateral del fuego y hostilidades” así como una reducción de la intensidad del conflicto armado.

Al anunciar el cese el fuego unilateral e indefinido, que comenzó el 20 de diciembre, las FARC solicitaron una veeduría internacional y añadieron que, en caso de continuar las operaciones militares contra ellos, lo darían por terminado.

En respuesta, el Gobierno colombiano acogió con reticencias este comunicado pero no aceptó las condiciones de la guerrilla, pese a lo cual el cese el fuego comenzó en la fecha prevista.

Para mantener este alto el fuego y bajar la intensidad del conflicto, el Frente Amplio por la Paz, que aseguró ser optimista, insistió en que el cese debe transformarse en bilateral por parte del Gobierno de Juan Manuel Santos “lo más pronto posible”.

Asimismo, junto al proceso de paz abierto con las FARC en La Habana hace poco más de dos años, solicitan el Ejecutivo que “inicie las negociaciones con las otras insurgencias colombianas”, como la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), con la que hasta el momento se han realizado diálogos exploratorios.

La izquierda anunció que entregarán “informes periódicos” para dar cuenta de su verificación, para lo cual colaborarán con “instancias nacionales e internacionales”.

Como verificadores, la guerrilla solicitó, además del Frente Amplio por la Paz, a la Unasur, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que posee gran experiencia en operaciones de liberación de secuestrados por el grupo armado.