Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Porque amamos el Catatumbo
"Defendemos la vida, la naturaleza, el territorio y la cultura"
 

“En tiempos pasados el territorio del Pueblo Indígena Barí cubría toda la región del Catatumbo hasta el lago de Maracaibo, en Venezuela; pero hemos sufrido la pérdida constante de nuestro territorio y de nuestras comunidades.

Por la explotación de las compañías petroleras, los indígenas sufrimos el aniquilamiento, el desplazamiento y la usurpación de nuestro territorio, y para el 1983 los indígenas Bari habíamos perdido el 90% de nuestro territorio – LA RAZON DE NUESTRO EXISTIR- y hemos sufrido una considerable reducción demográfica causada por la violenta invasión; Los Barí antes éramos numerosos ahora solo habitamos en Colombia aproximadamente 3.200.

En la actualidad el territorio de indígenas y campesinos en el Catatumbo continúa siendo amenazado, hoy en día por invasores más poderosos, cuya intención es la exploración y explotación de petróleo y carbón a cielo abierto, debido a que nuestro territorio es rico en biodiversidad, minerales, hidrocarburos y recurso hídrico, con la incursión de multinacionales y empresas que ocasionan: no solo la reducción del territorio, sino la perdida de valores naturales y culturales, poniendo en riesgo la pervivencia de la etnia Barí y de los campesinos; pues tales incursiones se vienen presentando con un constante y marcado desconocimiento e irrespeto por lo consagrado en la Constitución y las leyes nacionales e internacionales de protección a los pueblos indígenas y a los habitantes del Catatumbo.

Los habitantes del Catatumbo soportábamos además, las consecuencias de una guerra que no es nuestra, las incursiones de los grupos Paramilitares, la Militarización, las Fumigaciones, las violaciones de derechos humanos, las infracciones al Derecho Internacional Humanitario, cometidos por la Fuerza Publica y los actores armados.

Por eso dentro de nuestras principales tareas esta la de conservar nuestra cultura, proteger y defender nuestro territorio, proteger la naturaleza y, mantener las costumbres y prácticas culturales tradicionales y ancestrales, porque es donde está nuestra alimentación, y la de los habitantes del Departamento, es el medio de vivir con la madre naturaleza, de mantener la relación con los seres sagrados y con los espíritus. NUESTRA UNICA POSIBILIDAD DE VIVIR.